Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Breznev invita a Willy Brandt a Moscú

El presidente del Partido Socialdemócrata de la República Federal de Alemania (SPD), Willy Brandt, ha sido invitado a Moscú por el secretario general del Partido Comunista soviético, Leónidas Breznev. La invitación ha sido reiterada en los últimos días y Brandt decidirá la próxima semana la fecha del viaje, que casi con seguridad tendrá lugar el próximo verano, antes de la visita de Breznev a Bonn.En un momento en que la agencia oficial soviética Tass ha iniciado un ataque, con fuerte artillería dialéctica, contra el canciller federal alemán, Helmut Schmidt, trascendió en Bonn la información del viaje de Brandt a Moscú.

Para la Unión Soviética, y más concretamente para Breznev, Brandt es en estos momentos un interlocutor muy interesante por su posición clave dentro de la socialdemocracia alemana y sus excelentes relaciones con el presidente francés, François Mitterrand.

Hace sólo unos días se dio en Bonn la noticia de la carta del Partido Comunista soviético al SPD sobre el tema del rearme atómico con cohetes de alcance medio en Europa. Fuentes del SPD declararon que la carta no contenía ningún elemento nuevo y se limitaba a repetir las posiciones conocidas soviéticas sobre la necesidad de iniciar negociaciones de desarme. Brandt goza de prestigio en la URSS, tiene un buen contacto con Breznev desde los tiempos de la Ostpolitik y ocupa una posición importante en el SPD, donde es el factor integrador de la izquierda del partido, cada día más opuesta a la instalación de los cohetes atómicos sobre el territorio de la RFA. Brandt podría jugar el papel de mediador en esta complicada situación de desconfianza entre Europa y la URSS, y al mismo tiempo sondear el terreno para la visita de Breznev a Bonn.

La visita de Brandt a Moscú no estaría exenta de dificultades. No es dificil presumir que la Administración norteamericana de Ronald Reagan vería con desconfianza la visita de Brandt, uno de los protagonistas de la política de distensión, que hoy en Washington está condenada como un instrumento de la Unión Soviética.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de mayo de 1981