Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vuelven las acusaciones de mafioso contra Frank Sinatra

Washington

La publicación este mes, en Estados Unidos, de la novela El último mafioso ha reactualizado viejas especulaciones sobre las relaciones del cantante y actor norteamericano Frank Sinatra con el mundo del crimen organizado.Pero, mientras tanto, impasible a los rumores, el célebre cantante se dedica a preparar los últimos detalles de la gran gala de inauguración de la presidencia de Ronald Reagan el 20 de enero próximo.

Recientemente, Sinatra ha pedido permiso para volver al mundo del juego en Las Vegas, como relaciones públicas del hotel-casino Caesar's Palace. En el papel en que solicita la autorización da como referencia a su amigo Ronald Reagan.

La licencia para operar en Las Vegas le fue revocada al cantante en 1963, ante alegaciones de que mantenía tratos con Sam Giancanna, una de las más prominentes figuras del crimen organizado en Chicago.

The lasta mafioso (El último mafioso), una novela de Ovid Demaris basada en el archivo personal de Jimmy Frantiano, criminal confeso y durante muchos años miembro de la familia, ha vuelto a colocar el nombre de Sinatra en posible relación con el submundo del crimen organizado.

A lo largo de los años, numerosos libros y artículos han establecido posibles lazos entre La Voz y criminales como Joseph Fishetti, sobrino de Al Capone y jefe de la mafia de Miami, y Lucky Luciano, mafioso en el exilio, a quien Sinatra fue a visitar a Cuba en 1947.

La boda

Sidney Korshak, abogado de Beverly Hills, descrito por la Comisión del Crimen de California como ligado a la mafia durante «más de treinta años», asistió como invitado a la boda de Sinatra,con su cuarta esposa, Bárbara Marx.La mujer de Korshak hizo de dama de honor, y a la boda acudió Ronald Wilson Reagan, ahora presidente electo de Estados Unidos, interrumpiendo su campaña política.

Frank Sinatra fue amigo personal de John Kennedy, Spiro Agnew, Richard Nixon, Hubert Humphrey y Gerald Ford, y ahora lo es de Ronald Reagan.

Durante veinte años, desde que en 1959 ayudara al presidente Kennedy a poner en marcha su campaña política, La Voz ha recaudado fondos para cientos de políticos.

Sus relaciones con Ronald Reagan se remontan a dos décadas, y el cantante apoyó, pública y económicamente, la campaña del actual presidente electo norteamericano para su reelección como gobernador del estado de California.

Cuando Reagan decidió dar una gran fiesta en Washington para celebrar su toma de posesión, acudió a Frank Sinatra para que le organizara todos los detalles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de enero de 1981