Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Greene, Borges, Sciascia y Naipaul, entre los probables Nobel de este año

Mañana se concede el máximo galardón literario del mundo

Los consabidos candidatos Jorge Luis Borges y Graham Greene, además de otros que pueden sonar como nuevos, entre los que se hallan el italiano Sciascia, el caribeño Naipaul y la francesa Simone de Beauvoir, parece que se disputan este año el Premio Nobel de Literatura, el más importante de los galardones literarios que se concede en el mundo. La incógnita se despejará mañana, y entonces puede ocurrir lo que ha pasado otras veces y lo que temen los propios candidatos: que el vencedor sea un escritor de fama escondida.

Un portavoz de la Academia Sueca ha anunciado oficialmente que el Premio Nobel de Literatura del presente año será concedido mañana al mediodía. Al día siguiente será anunciado el de Medicina; el de la Paz, el 13; el de Física y Química, el 14, y el 15, el de Economía. La ceremonia de entrega se celebrará, como es habitual, el 10 de diciembre, aniversario de la muerte de Alfred Nobel. Cada uno de los premiados recibirá la cantidad de 880.000 coronas suecas (unos quince millones de pesetas).Tradicionalmente, el Nobel de Literatura es concedido un jueves del mes de octubre, pero ya hace algunos años que la Academia Sueca se apresura a concederlo el primer jueves del mes, sin duda, para evitar la proliferación de rumores. El secreto de los finalistas ha sido bien guardado este año, ya que los nombres citados con mayor frecuencia proceden más de especulaciones que de verdaderas filtraciones. La lista de los propuestos es larga e incluye unos 150 nombres.

Hay, pese a todo, nombres que se repiten insistentemente. El hecho de que en las tres últimas convocatorias la Academia haya galardonado la obra de escritores relativamente poco conocidos en el mundo (el poeta español Vicente Aleixandre, el novelista polaco-norteamericano, escritor en yiddish, Bashevis Singer y el poeta griego Odiseus Elytis) ha hecho pensar que, en esta ocasión, el premiado podría ser un escritor ya consagrado.

Y de este modo vuelve a sonar el nombre del novelista británico Graham Greene -que este año ha publicado un nuevo libro, Doctor Fisher de Ginebra, aunque no haya repetido el éxito mundial que alcanzó el anterior con El factor humano-, eterno aspirante; se habla también de su compatriota la escritora Doris Lessing, también finalista estos últimos años. Lo cierto es que las mujeres premiadas son pocas, y se ha acusado a la Academia de misoginia. Otra mujer, Simone de Beauvoir, podría resultar premiada precisamente en el año de la muerte de su compañero Jean Paul Sartre; pero el jurado podría temer que la escritora rechazara el galardón, tal y como hizo el propio Sartre en 1964.

Hace tiempo que la literatura en lengua francesa no ha sido galardonada, y no por falta de aspirantes, como Leopold Sedar Senghor -que, al ser un político en activo, no recibe todas las adhesiones-, Claude Simon o Michel Tournier, la más firme esperanza de la joven narrativa gala.

Otros nombres son el del novelista norteamericano Norman Mailer, el del italiano Leonardo Sciascia y el del narrador británico, de origen indio y nacido en Trinidad, Vidiadar Surajprasad Naipaul, que ha trasladado las historias de su tierra del Caribe, entre el folklore, el humor y la fantasía populista, a novelas espléndidamente escritas.

Ante la acusación de premiar ilustres desconocidos, la Academia reclama el privilegio de sus elecciones. El director de la Fundación Nobel, Stig Ramel, declaraba recientemente: «La misión de un premio internacional es también la de coronar grades escritores que han escrito su obra en lenguas de difusión limitada». Lo cual, sin duda, es también una manera de defenderse contra eventuales acusaciones de comercíalismo, dados los grandes montajes industriales que suceden a la concesión del galardón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de octubre de 1980