Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un sarcófago fenicio del siglo V antes de Cristo fue hallado en un solar de Cádiz

Sólo hay diez piezas arqueológicas de este carácter en todo el mundo

Al remover la tierra para la edificación de un solar de la calle de Ruiz de Alda, de Cádiz, se ha encontrado un sarcófago antropoide fenicio del siglo V antes de Cristo, perteneciente a una mujer, pareja del hallado también en Cádiz, en Punta de Vaca, a finales del siglo pasado. El hallazgo se produjo el pasado viernes por los trabajadores de la empresa que va a edificar en el solar, al remover la tierra con una pala mecánica. Esto le ha producido al sarcófago algunos leves desperfectos y el desprendimiento de los pies, aunque al parecer no va a haber problemas para la restauración. El lunes por la mañana se personaron en el lugar especialistas del Museo de Bellas Artes de Cádiz, que se apercibieron de la importancia del hallazgo. El sarcófago fue encontrado a unos dos metros y medio de profundidad.

A pesar de que el sarcófago descubierto ahora puede considerarse como pareja del hallado en Punta de Vaca, el primero es polícromo a diferencia de éste, aunque sólo quedan restos de color en la cabellera de la mujer. Este sarcófago tiene más relieve y está mejor pulimentado, siendo una pieza de mejor acabado artístico. Está construido en mármol, pesa algo más de una tonelada y media y mide 2,20 metros de largo por 86 centímetros de ancho y 45 centímetros de altura.Los dos sarcófagos parecen hechos en el mismo taller, lo que viene a demostrar la existencia en Cádiz de uno muy importante, el más antiguo dedicado a la fabricación de esculturas de tamaño natural existente en Europa occidental. Probablemente utilizaría para sus trabajos mármol de Alicante. Confirma a su vez la importancia de la ciudad de Cádiz en esa época, ya que sólo se han encontrado diez sarcófagos como este en todo el mundo: en la franja costera de Tiro y Sidón (la actual Líbano), Cartago y la propia Cádiz. De todos éstos, sólo tres son de mujer, que se encuentran en los museos de Beirut, Cartago y El Louvre. Los dos sarcófagos encontrados en Cádiz tienen los rasgos más helenizantes de los que se conocen y constituyen las dos únicas piezas de artesanía fenicia encontradas en la Península.

Una sacerdotisa

El sarcófago descubierto ahora puede que sea de una sacerdotisa del templo de Astarté o Istar, que fue la gran deidad del mundo fenicio y cuyo templo estaba en Cádiz, donde actualmente se encuentra la torre Tabira. Los sacerdotes de estos templos tenían el privilegio de recibir herencias, como los de los templos de Olimpia y Delfos. En el interior del sarcófago es probable que haya una cala de madera aromática, posiblemente palo de rosa o cedro, pero muy deteriorada. Asimismo es probable que haya un ajuar compuesto por anillos, pendientes y collares. No se ha podido comprobar todavía el interior del sarcófago, ya que los técnicos del Museo de Bellas Artes procedieron nada más llegar a echar arena en el interior para evitar el deterioro o robo de algún objeto.Ayer por la mañana fue trasladado al edificio del museo el sarcófago, que ha sido colocado en el salón de la entrada para proceder a examinar el interior y a limpiarlo concienzudamente. La cubierta podrá ser expuesta al público la próxima semana, una vez restaurada, y el resto tardará algo más de un mes, por los mencionados trabajos de limpieza e investigación y para buscar su instalación definitiva en la sala de arqueología del Museo de Cádiz. Se van a analizar también las materias orgánicas para hacer un estudio antropométrico.

El director del Museo Provincial de Bellas Artes, Ramón Corzo, ha asegurado que este es uno de los descubrimientos más importantes de lo que va de siglo en España, comparándolo con la Dama de Elche. Ramón Corzo afirma que este hallazgo es producto del control que se está llevando en Cádiz.

Se da la circunstancia de que en el solar donde se ha descubierto el sarcófago estaba el chalé donde vivió un antiguo director del Museo de Bellas Artes de Cádiz, inquieto arqueólogo, Pelayo Quintero, que llegó a excavar sin resultados los jardines, ya que el sarcófago se ha encontrado debajo de donde estaba la vivienda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de octubre de 1980