Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moscú califica de "militarista y antisoviético" el discurso de Carter en Filadelfia .

En una enérgica respuesta, a través de la agencia oficial de noticias, los dirigentes soviéticos han calificado el último discurso del presidente Carter en Filadelfia de «rabioso militarismo y antisovietismo», y subrayan las abundantes «alegaciones calumniosas contra la URSS». El despacho de Tass señala que por primera vez el presidente de Estados Unidos hace una declaración formal de guerra fría. La respuesta oficial a Carter se la dará el propio Breznev en un discurso que, al parecer, pronunciará el próximo martes en la capital polaca con motivo de la celebración del 25º aniversario del Pacto de Varsovia.

También se espera que dentro de 48 horas se encuentre en la capital polaca el ministro de Defensa soviético, D. Ustinov, cuya ausencia se ha notado en la última semana, al no participar en el acto cívico del Primero de Mayo en la plaza Roja, en las conmemoraciones del 35º aniversario del final de la segunda guerra mundial.El que apareciera su firma en un extenso artículo publicado en Pravda el pasado día 9 no desmiente en absoluto que posiblemente se encuentre. enfermo, pues, sin duda, en estas dos ocasiones era normal su presencia, junto a la de los demás dirigentes. Por otra parte, el discurso pronunciado para celebrar el triunfo sobre los invasores nazis fue leído ante los Konsomoles (jóvenes comunistas) por el primer viceministro de Defensa.

"Desconsideración"

En relación con el discurso de Carter en Filadelfia, la agencia oficial de noticias soviética, Tass, le acusó de aprovecharse del 35º aniversario del final de la segunda guerra mundial para atacar a la Unión Soviética, sin consideración para los veinte millones de muertos que costó a la URSS el triunfo sobre el fascismo.

Como era previsible, en Moscú se rebaten las acusaciones del presidente norteamericano sobre Afganistán, alegando que el último paso dado por las tropas soviéticas fue una «asistencia solicitada por el pueblo afgano». Tass, por el contrario, acusa a Estados Unidos de sus febriles esfuerzos militaristas, que han desembocado en «agresivas acciones contra pueblos soberanos».

En su defensa, los soviéticos consideran que la política pacífica de la URSS se intenta desacreditar «por los que desean mirar todo el mundo como si fuera su propia finca particular, y la quieren administrar en beneficio de sus estrechos intereses egoístas».

Tras citar una frase del presidente Carter en la que calificaba la intervención soviética en Afganistán de «desafío más importante desde el principio de la guerra fría», la agencia Tass reprocha a Carter el «intentar achacar a la Unión Soviética los proyectos norteamericanos de imposición de un diktat político y militar en las regiones de Oriente Próximo, del golfo Pérsico y del sur de Asia».

Ataques a China

Los ataques soviéticos no sólo iban dirigidos contra Estados Unidos, sino también contra China. En la nota, Tass establece que «resultaría muy interesante saber cómo evaluarían sus necesidades defensivas los generales y políticos norteamericanos si al norte de Estados Unidos se encontraran estacionadas tropas del Pacto de Varsovia y en la frontera sur, en lugar de México, existiera un país con mil millones de habitantes que además desarrollase una política militarista y reivindicase territorios de varios Estados de la Unión norteamericana».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de mayo de 1980

Más información

  • Para Tass constituye una declaración formal de guerra fría