Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Niños secuestrados en Argentina aparecen en Chile

En diciembre de 1976 aparecen misteriosamente en la playa de O'Higgins, de Valparaíso, a 140 kilómetros al este de Santiago de Chile, dos niños: Anatolio Julián Cáceres y su hermana Eva Lucía, de tres y un año de edad, respectivamente. Recogidos en un primer momento por una organización humanitaria, los dos niños serán poco después adoptados por un joven matrimonio de dentistas.La odisea de los hermanos Cáceres empezó en realidad tres meses antes, el 26 de septiembre de 1976, cuando fueron secuestrados junto con sus padres, Julián Cáceres, uruguayo, y su esposa Victoria Grisona, argentina, en Buenos Aires, por la policía argentina.

Victoria Grisona murió en la cárcel, en condiciones no esclarecidas, poco después de su detención. Julián Cáceres estaría actualmente encarcelado en la prisión Libertad, cerca de Montevideo, según una misión internacional de juristas que visitó Uruguay en diciembre de 1977.

Sólo la abuela de los niños, residente en Uruguay, e informada casualmente por compatriotas suyos de la presencia de sus nietos en Valparaíso, está ahora en condiciones de reclamarlos. Anatolio Julián, ahora de seis años de edad, y Eva Lucía, de cuatro, están bien tratados, reconoció la anciana de vuelta de un primer viaje a Valparaíso. Se confirmaba así el reportaje publicado recientemente por un diario local, que describía su vida diaria compartida entre sus padres adoptivos, sus amigos y la televisión.

Sin embargo, la abuela tiene contra la voluntad de sus padres adoptivos, la firme intención de recuperar a sus nietos. Para ello viajará esta semana por segunda vez a Valparaíso e interpondrá querella ante la justicia chilena.

Las autoridades uruguayas, argentinas y chilenas, que han sido incapaces de explicar la desaparición en Buenos Aires y posterior aparición en Valparaíso de los niños, están sumamente preocupadas por la publicidad dada a un asunto que pone de relieve la estrecha cooperación existente entre sus respectivas fuerzas policiales. Sólo el embajador de Uruguay en Santiago, Dante Paladini, hizo un comentario al respecto, afirmando que las versiones procedentes del extranjero sobre el caso resultaban «algo exageradas». Sin embargo, Paladini reconoció a renglón seguido «que había algo de político en este asunto».

El caso de los hermanos Cáceres no parece ser un caso aislado. Según el Secretariado Internacional de Juristas para la Amnistía en Uruguay, de los 97 ciudadanos uruguayos desaparecidos en Argentina desde 1975, diez eran niños. También han desaparecido varios niños argentinos a raíz del secuestro de sus padres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de agosto de 1979

Más información

  • "Colaboración" policial entre las dos dictaduras