Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Gente

Alfredo Valencia,

arqueólogo peruano, ha tranquilizado a la opinión pública sobre el destino de la ciudadela incaica de Machu Pichu. Las invalorables ruinas precolombinas habían sido invadidas por una gramínea de origen africano, llamada kikuyo, cuyas raíces han soltado ya algunos de los amarres de la antigua construcción. Pero, al parecer, el peligro ha sido sofocado por la intervención del Instituto Nacional de Cultura de aquel país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de marzo de 1979