Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Universidad Autónoma de Barcelona: siguen las gestiones para conseguir un hospital clínico

A últimas horas de la tarde de ayer el rector de la Universidad Autónoma de Barcelona, doctor Josep Laporte, se entrevistó en Presidencia del Gobierno con el vicepresidente para Asuntos Políticos, Fernando Abril Martorell, con la finalidad de intentar solucionar el problema de la adquisición de un hospital clínico para la mencionada universidad, cuya facultad de Medicina convocó oficialmente, a través de una junta de facultad, una huelga de todos sus estamentos, a partir del 10 de enero, si para entonces no se poste el requerido hospital.En medios universitarios hay coincidencia de criterios en señalar que la responsabilidad del grave problema planteado incumbe al Ministerio de Educación y Ciencia Iñigo Clavero. Una alta fuente universitaria precisó qué en «este Ministerio se producen discrepancias básicas entre su titular y el se cretario de Estado para Universidades e Investigación, Luis González- Seara». Añadiendo que «no hay duda que el ministro de Educación es el miembro del Gobierno que ve con mayor reticencia el proceso autonómico catalán». Esta reticencia ante el titular del Ministerio de Educación y Ciencia explica el hecho que el rector Laporte visitara ayer directamente a un vicepresidente del Gobierno (véase EL PAIS de 22 de diciembre).

La no adquisición por el Ministerio del requerido hospital clínico sorprende por cuanto que, en su día, el Ministerio de Hacienda asignó ya al de Educación y Ciencia la cantidad de 256 millones de pesetas, precio de compra de un hospital inicialmente construido, cerca de la Universidad Autónoma de Barcelona, por la Mutua Sabadellense.

La junta de la facultad de Medicina se declaró, por su parte, totalmente favorable a la adquisición de este hospital, pero el Ministerio consideró que tenía «defectos técnicos de construcción», afirmación replicada por la Universidad, en base a detallados informes técnicos obtenidos por su cuenta. Por ello la facultad de Medicina calificó de «incomprensible» el que se haya «bloqueado dicha adquisición», acordando en consecuencia «un paro activo de profesores, personal no docente y alumnado a partir del 10 de enero próximo». Esta decisión de huelga total, quizá sin precedentes en la Universidad española, fue decidida por 34 votos a favor, ninguno en contra y cuatro abstenciones.

El telón de fondo del problema es de gran alcance. En efecto, el plan de estudios de la facultad de Medicina comprende tres cursos preclínicos y otros tres de clínicos. Este año 550 alumnos de tercer año ya se han encontrado con la imposibilidad de llevar a cabo prácticas de patología general y, sin la adquisición de un hospital clínico propio, no se ve la manera de conseguir que los 4.200 alumnos de los cursos preclínicos puedan, algún día, ver un enfermo, sin lo cual su título de médico sería únicamente un papel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de diciembre de 1977