Argentina

Procesado por prevaricación el ex presidente Lanusse

Por «violación de los deberes de funcionario público» fueron procesado ayer por el juez instructor el ex presidente de Argentina, general Alejandro Lanusse, y los otros dos componentes de la Junta Militar que él presidió, el almirante Pedro Gnavi y el brigadier de aviación, Carlos Rey, así como el ex ministro de la Defensa Rafael Cáceres. El juez levantó la incomunicación a los cuatro hombres, que fueron conducidos, para su custodia, a diferentes unidades militares.La Junta Militar. se reunió para tratar del proceso que se seguirá contra los cuatro detenidos.

Por su parte, generales del Ejército de Tierra, almirantes de la Armada y brigadieres de? Ejército del Aire, debían reunirse por separado, para considerar el que cada una de las tres armas cuenta con un alto jefe retirado, acusado ahora de prevaricación

Se ha revelado que antes de que el juez Marquardt tomara la decisión de detener a los cuatro hombres, el general Lanusse ya había celebrado una entrevista con el presidente Videla, con el jefe del Estado Mayor, general Roberto Viola, y con otros altos jefes del Ejército. No se ha podido saber cuál fue el contenido de dicha reunión, pero se cree que aunque los sectores moderados del ejército. intentaron restar importancia a las acusaciones contra Lanusse para evitar que quien fue en otro tiempo comandante en jefe del arma y presidente de la Junta Militar fuera a parar a la cárcel, las presiones de la Marina fueron terribles.

Los altos mandos militares, al parecer, han estado examinando igualmente las relaciones existentes entre los casos Graiver y Aluar. El nexo entre ambos sería, el ex ministro de Economía Gelbard, qué hoy reside en Estados Unidos.

En medios diplomáticos de Buenos Aires se comenta el insólito proceder de los militares, que han querido rebuscar en el pasado de quien fue su comandante jefe, el general Lanusse, las responsabilidades que le atañen por negligencia en el cumplimiento de sus deberes como presidente entre 1971 y 1973. Esta actitud puede desembocar en una reacción en cadena de pequeños y grandes escándalo que podrían salpicar a otros militares.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS