Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comienza la VI Asamblea de la OEA en Chile

Santiago de Chile

Veintitrés cancilleres americanos, incluyendo a Henry Kissinger, iniciaron ayer la sexta Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA). Sólo México será el ausente oficial. El Gobierno de Luis Echeverría decidió marginarse de esta sexta Asamblea para expresar su protesta contra el régimen militar chileno. El otro país no participante es Cuba, marginado de la organización regional en 1964.A pesar de la existencia dé 41 puntos de trabajo que abarcan variadas materias, no cabe duda que el tema de la situación de los Derechos Humanos en Chile constituirá la máxima atracción. Desde Washington se ha informado que Kissinger planteará claramente el problema al Gobierno Militar chileno, como lo hizo, hace cuatro semanas, William Simon, el secretario del Tesoro de los Estados Unidos.

Preparándose para evitar que en el propio país se genere una condena, el Gobierno Militar ha procedido febrilmente estas últimas semanas a liberar una gran cantidad de detenidos políticos oficialmente aceptados. Más de trescientos presos, hombres y mujeres, han abandonado los campos de prisioneros políticos existentes en el país.

Sin embargo, el programa de liberación no significa que las detenciones practicadas por los organismos de seguridad se hayan detenido. Hace dos semanas se llevó a cabo una amplía operación contra dirigentes y militantes del proscrito Partido Comunista. En la redada cayó Victor Díaz, el subsecretario general de dicha organización, segundo hombre en importancia de la jerarquía comunista chilena detrás de Luis Corvalán el ex senador recluido actualmente en el campo de Tres Alamos.

Al margen de la evolución normal de la Asamblea de la OEA, los cancilleres de Bolivia, Perú y Chile están proyectando hacer un aparte para dedicarse al estudio de la solución del encierro físico del primer país. El Gobierno de La Paz es el más interesado en concretar tal encuentro ya que su deseo es elevar a un nivel tripartito las actuales negociaciones en marcha para solucionar su mediterraneidad.

Chile ofreció a Bolivia un corredor pegado a su frontera norte con Perú. Las conversaciones para afinar el ofrecimiento, que será compensado por Bolivia con territorios suyos en otro punto de la frontera con Chile, están siendo llevadas a cabo por ambos países. Paralelamente, el Gobierno de Santiago ha establecido un contacto oficial con el de Lima para lograr su consentimiento a la entrega de la zona del corredor a Bolivia, según lo estipulan tratados que obligan a Chile y Perú.

Las autoridades bolivianas se han mostrado escépticas en las últimas semanas en cuanto a contar con prontitud con una salida soberana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de junio de 1976