Muere Fruto Vivas, el arquitecto que diseñó la tumba de Hugo Chávez

El autor de la obra Los Cuatro Elementos, en la cual reposan los restos mortales del expresidente, es considerado el embajador internacional de la arquitectura moderna venezolana

El arquitecto venezolano Fruto Vivas, en una imagen compartida por el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro.
El arquitecto venezolano Fruto Vivas, en una imagen compartida por el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro.RR.SS.

El arquitecto venezolano Fruto Vivas ha fallecido en la ciudad de Caracas a los 94 años. Vivas obtuvo el Premio Nacional de Arquitectura en 1987 y fue galardonado con un reconocimiento especial en la XI Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo de 2014. Con cantidad de obras reconocidas en su portafolio personal, Vivas es recordado, sobre todo, por ser el diseñador del Mausoleo de los Cuatro Elementos, ubicado en el Cuartel de la Montaña, en el oeste de Caracas, sitio en el que reposan los restos mortales Hugo Chávez desde 2013.

Fruto Vivas había nacido el 21 de enero de 1928 en la Grita, Estado Táchira, perteneciente a la región andina del país. Se graduó como arquitecto en 1956 en la Universidad Central de Venezuela, en plena dictadura de Marcos Pérez Jiménez. En los años 60, ya instaurado el régimen democrático, fue un comprometido militante político, miembro del Partido Comunista de Venezuela y cuadro cercano a las fuerzas insurgentes castristas que entonces operaban en el país en contra de los gobiernos de la democracia.

En los años 50, poco después de graduarse, Vivas había trabajado con el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer en el diseño de un Museo de Arte Moderno en Caracas, aunque el proyecto no llegó a concretarse. De 1966 a 1970 trabajó en varios desarrollos arquitectónicos de la ciudad de La Habana (Cuba) inscritos en un proyecto denominado Arquitectura de masas bajo el auspicio del Gobierno de Fidel Castro.

Entre las obras más notables de Fruto Vivas destacan el diseño del Club Táchira, en Caracas; el Hotel La Cumbre, en Ciudad Bolívar; la Plaza Mayor de San Cristóbal; la Iglesia del Santo Cristo Redentor en la misma ciudad, y el Complejo de Árboles Para la Vida en la ciudad de Puerto La Cruz.

En el año 2000, ya con Chávez en el poder, le tocó diseñar una de sus obras más aclamadas: el Pabellón de Venezuela para la Exposición Universal de Hannover, que fue una de las más elogiadas de aquella cita. La llamada Flor de Venezuela fue decretada posteriormente como Monumento Nacional y Patrimonio Cultural de la nación, e instalada en la ciudad de Barquisimeto.

Fruto Vivas también aceptó participar, aunque con objeciones, en algunos tramos de la denominada Gran Misión Vivienda Venezuela, ambicioso programa masivo de viviendas populares iniciado por Chávez en Venezuela en 2010, que contó con el apoyo de naciones como Bielorrusia y China, y que por entonces tuvo enorme anclaje popular y electoral.

Fruto Vivas fue un resuelto partidario y defensor de Hugo Chávez, aunque también criticó algunas de sus decisiones, y le acompañó en sus momentos más comprometidos como hombre público. El caudillo llanero conocía la trayectoria de Vivas como militante revolucionario y le toleraba las objeciones.

También Nicolás Maduro le celebró homenajes en vida, en particular en su cumpleaños 91. En 2017, Maduro anunció la creación de la Universidad Popular del Medio Ambiente Fruto Vivas, cuyos trabajos no han iniciado. Respetado también en los confines de la oposición, Vivas fue uno de los contados venezolanos que tuvo una obra que logró superar las sinrazones de la polarización como hábitat natural de la política nacional.

En 2009, obtuvo un reconocimiento Honoris Causa por la Facultad de Arquitectura de la Universidad Central de Venezuela, y en 2011 una distinción similar de la Universidad Bolivariana de Venezuela y Universidad Nacional Experimental del Táchira, su Estado natal.

Su obra, de estilo contemporáneo, es recordada por el atrevimiento de su geometría y su talento para incorporar los elementos de la naturaleza, como la vegetación y la luz, en el hábitat individual del hombre. “La gran tarea que tenemos como arquitectos es estar al servicio de quienes más lo necesitan. Yo quiero llamar la atención de mis colegas, la arquitectura no puede servir para enriquecernos, sino para darle felicidad al pueblo”, afirmó una vez en una entrevista al diario El Universal.

Las autoridades chavistas, el Partido Socialista Unido de Venezuela, varios ministros, muchos políticos y medios de comunicación, algunos de oposición, han lamentado este martes su muerte.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS