Del ‘Paraíso perdido’ al ciclo ‘queer’: el director del festival Grec de Barcelona, Cesc Casadesús, recomienda sus espectáculos favoritos

“Hay que despertar curiosidad y generar entusiasmo”, afirma el responsable de la gran cita artística veraniega en la capital catalana, que arranca el miércoles con la danza del Nederlands un programa de 86 obras, hasta el 27 de julio

Cesc Casadesús,  director del Grec, con el fauno símbolo del festival.
Cesc Casadesús, director del Grec, con el fauno símbolo del festival.Gianluca Battista

Llega el festival de verano Grec, la gran cita artística estival de Barcelona, con un programa de 86 espectáculos de teatro, música, danza y circo y por fin, tras el Via Crucis de la pandemia, sin restricciones de ningún tipo. La inauguración, el miércoles 29 de junio, corre a cargo de la prestigiosa compañía Nederlands Dans Theater (NDT 1), que ofrecerá tres coreografías (una de ellas un estreno reciente de la valenciana Marina Mascarell) que muestran un amplio abanico de los caminos de la danza. Seguirá un verdadero torrente de creaciones que marcarán las noches estivales, sobre todo desde el epicentro del festival, el anfiteatro Grec de la montaña de Montjuïc, escenario tradicional de veladas inolvidables. El director del festival, Cesc Casadesús, que subraya que entre los objetivos principales del Grec están “despertar curiosidad y generar entusiasmo”, ha accedido a la propuesta de EL PAÍS de hacer una selección de lo indispensable de su cartel, siempre con la salvedad de que todos los espectáculos que componen el programa merecen su máxima consideración.

“El Grec 2022 es muy complejo y vasto, y muy diverso, porque tenemos que abarcar públicos muy distintos”, advierte. “Hacer una selección es algo muy personal y arriesgado, pero teniendo que elegir hay varias cosas muy especiales que yo no me perdería. En cualquier selección del programa del Grec tiene que haber por supuesto algunos espectáculos de anfiteatro, donde se producen siempre, al aire libre, noches mágicas. Para mí, una de ellas va a ser seguro la reunión del cantante portugués Salvador Sobral y el pianista menorquín Marco Mezquida el 23 de julio. Es la velada que espero con más ilusión”.

Casadesús añade el concierto en el anfiteatro de la Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya (OBC) —que no actuaba en el Grec desde 1991—, que ofrecerá el 22 de julio La Canción de la tierra, de Mahler, con proyecciones audiovisuales de la artista Alba G. Corral. “Me pone la piel de gallina por anticipado”, recalca el director del festival. En la selección de Casadesús, también, la presencia del The Wooster Group, la legendaria compañía estadounidense (entre sus fundadores está Willem Dafoe) detrás de la que ha ido, explica, cuatro años, y que ofrecerá The B-side, un espectáculo a partir de la reinterpretación de un disco de folk grabado por presos negros en una cárcel segregada del Estado de Texas (este montaje se verá en el Teatre Lliure de Montjuïc, otro de los escenarios del Grec, del 13 al 15 de julio).

Selecciona asimismo el director un espectáculo teatral muy especial: el Hamlet que se verá en el Teatre Nacional de Catalunya (TNC), del 1 al 3 de julio, interpretado por actores con síndrome de Down. “Lo recomiendo de verdad, no es un espectáculo social, es un montaje de Shakespeare que pide una mirada artística sin ninguna condescendencia. La historia de Hamlet está y los actores además hablan de lo que significa ser diferente, de sus vivencias, de sexo, de aspiraciones. Me hace especial ilusión tenerlo”. El director aprovecha para hablar de la implicación social del Grec, algo que parece que se le exige a todo el teatro público en la ciudad de la alcaldesa Ada Colau y de Barcelona en Comú. “Lo social tiene que estar para explicar algo, no porque sí ni por autocomplacencia; hay que tocar los temas que preocupan e interesan a la gente, pero lo artístico siempre ha de ser el criterio principal y, para mí, ha de estar por encima de todo”. Colau al presentar la programación se felicitó por la paridad. “De nuevo es lo mismo, la paridad es siempre con exigencia artística, no por cuota”.

Una escena del espectáculo del Nederland que abrirá el Grec 2022.
Una escena del espectáculo del Nederland que abrirá el Grec 2022.CRAHI REZVA

Seises, la conjunción del baile de Israel Galván y las voces de la Escolanía de Montserrat (Marcat de les Flors, 2 y 3 de julio), es otra de las recomendaciones de Casadesús. “Es un solo de danza basado en la tradición del siglo XVI del baile de seis niños en la catedral de Sevilla que juega con el flamenco y las ideas de inocencia y martirio. No quería traer un flamenco facilón”. El festival abre con el Nederlands, ¿inaugurar con danza es hacerlo sobre seguro? “El anfiteatro Grec es un espacio al que la danza le cae bien, y en el que el teatro es más difícil de programar. Dicho esto, está claro que yo, pese a mi trayectoria en el género, no he optado normalmente por arrancar con danza”.

En el festival se va a poder ver el Safo con Christina Rosevinge que se estrena en Mérida. “Sí, aquí se verá en el Romea; nosotros huimos un poco de la fórmula del festival de Mérida, que tiene una componente más turística (en el Grec solo el 7 % es público extranjero, el 80 % es de Barcelona y el área metropolitana), de hacer clásicos con grandes actores conocidos; la línea del Grec es más contemporánea, puedes hacer un clásico de vez en cuando, pero el público de Barcelona prefiere obras más contemporáneas”. El director recomienda otras tres obras de teatro que se verán en el anfiteatro: El burlador de Sevilla, de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, en montaje de Xavier Albertí (3 y 4 de julio), 28 i mig de Oriol Broggi y La Perla 29, el maravilloso viaje felliniano que la compañía ha representado cuatro semanas en París (11 y 12 de julio), y Paraíso perdido, versión teatral del gran poema de Milton, con dirección de Andrés Lima (26 y 27 de julio). “Es una adaptación muy inteligente, de Helena Tornero, con Pere Arquillué haciendo de Dios, y reflexiones sobre el hecho teatral y la condición de actor”.

Casadesús, dice que no hay que perderse tampoco la posibilidad de ver Bros “del gran Romeo Castellucci” (Lliure, 23 y 24 julio), un extraordinario espectáculo que pudo verse en el pasado Temporada Alta de Girona. “Había que traerlo a Barcelona, la ciudad ha de ver a Castellucci. En un festival necesitas espectáculos potentes, verdaderos tractores que arrastren, y de estos, que no abundan, tenemos dos, el de Castellucci y Ein Volksfeind, Un enemigo del pueblo, la versión de Thomas Ostermeier y la Schaubühne de Berlín de la obra de Ibsen (Lliure, 2 y 3 de julio)”.

Un momento de 'Un enemigo del pueblo'.
Un momento de 'Un enemigo del pueblo'.Thomas Aurin

El director considera obligado destacar “espectáculos jóvenes, de nueva generación, que no gustarán a todo el mundo, pero obligan a salir de la zona de confort”, y menciona Una imagen interior de El Conde de Torrefiel, que estuvo en Aviñón (“hay que verlo”) y Grandissima illusione, de Cris Blanco. Recomienda no perderse a Jane Birkin (anfiteatro, 19 de julio), “un poco de chanson en un festival que cuenta con fado y canción italiana”. Y cree que lo que dará la campanada en el festival y no puede dejar de recomendar pese a que las entradas ya están agotadas es el sorprendente Gardien Party, en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), el 5 y 6 de julio, una obra sobre los vigilantes de museos.

Y por supuesto, el ciclo Mulinex, la programación de “escena híbrida”, canalla, queer y “transfeminista,” en El Molino, que durante dos fines de semana se apoderará del emblemático local de Music Hall del Paralelo, actualmente propiedad del Ayuntamiento de Barcelona. Comisariada por Vicent Fibla / Festival Eufònic, la programación de Mulinex es una celebración de la diversidad y la disidencia sexual con artes escénicas, música y performances en las que figuran 15 figuras como Flamenco Queer, Teknodrag, Hidrogenesse, Raval Cuir, Mikey Woodbridge, Gloria Viagra (una celebridad de dos metros veinte en la comunidad queer y LGTBIQ+ de Berlín, conocida como “el Empire State de las drags”), Anneke Nekro o Aka Teatre. ¿No teme Casadesús la reacción a una propuesta tan radical en un festival público? “Es una propuesta lúdica y reflexiva, con activismo y debate. No se trata de ser provocadores, aunque hay cosas que pueden resultar incómodas, pero hay una escena de Barcelona que bulle con esto y programar lo más interesante tiene todo el sentido, más aún en un lugar de memoria como El Molino”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO
50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Jacinto Antón

Redactor de Cultura, colabora con la Cadena Ser y es autor de dos libros que reúnen sus crónicas. Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona y en Interpretación por el Institut del Teatre, trabajó en el Teatre Lliure. Primer Premio Nacional de Periodismo Cultural, protagonizó la serie de documentales de TVE 'El reportero de la historia'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS