El último adiós de Chelique Sarabia, el compositor de ‘Ansiedad’

El músico venezolano, uno de los más importantes en Latinoamérica, fallece a los 81 años

El poeta y músico venezolano José Enrique Sarabia, conocido como Chelique, en una imagen de sus redes sociales.
El poeta y músico venezolano José Enrique Sarabia, conocido como Chelique, en una imagen de sus redes sociales.

El músico y compositor venezolano José Enrique Chelique Sarabia (Asunción, Isla de Margarita, 1940), una referencia en la canción popular de Venezuela y reconocido por su obra en toda Latinoamérica, ha fallecido en la ciudad de Lechería, Estado Anzoátegui, en el oriente costero del país, a los 81 años.

Sarabia es recordado por ser el autor de Ansiedad, un pasaje venezolano que compuso a los 15 años y de meteórico recorrido en el mundo hispanoparlante, versionado en innumerables ocasiones. La canción ha sido traducida a varios idiomas e interpretada por figuras como Nat King Cole, Lucho Gatica, Sara Montiel, Alfredo Sadel, Olga Guillot, Javier Solís, Dyango o María Marta Serra Lima.

Sarabia se había marchado a Caracas en los años 50, siendo aún muy joven, proveniente del campo petrolero de San Tomé, en el oriente del país, con la intención de cursar estudios musicales. Por entonces compuso su primer tema, Janet y Santomé.

Gracias a su inusual talento, Chelique Sarabia consiguió que se le abrieran las puertas de la televisión y el espectáculo local con relativa rapidez. En la década de los sesenta fue aceptado dentro del comando de cazatalentos y promotores de la escena nacional, y era toda una autoridad en los confines del mundo artístico y la apreciación musical.

En aquel entonces, en espacios como El Club Musical, y Ritmo y Color de Venezuela, Sarabia captó y proyectó a la industria del espectáculo a un grupo de intérpretes y talentos entonces en ascenso, ídolos de la audiencia más adelante, como José Luis Rodríguez, las hermanas María Teresa y Rosa Virginia Chacín, Henry Stephen, el grupo Los Impala y Cherry Navarro. A varios de ellos los apadrinó en sus primeros proyectos discográficos. Un tiempo después, debutó como presentador y anfitrión del espacio Media Hora con Chelique, transmitido por Radio Caracas Televisión.

Sarabia desarrolló una discografía en la cual se dan la mano los géneros populares latinoamericanos con los ritmos venezolanos, y que tuvo en los sesenta su momento de mayor esplendor. La Sociedad de Autores y Compositores de Venezuela, Sacven, atesora más de 2.000 de sus obras, entre canciones y jingles promocionales, tal como él mismo lo confirmara en varias ocasiones. Algunas de ellas forman parte de una fundamentada tradición cultural contemporánea local: Chinita de Maracaibo, Himno a la amistad, Cuando no sé de ti, El Alcaraván y Me está doliendo el alma.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Hombre también vinculado a la industria de la publicidad, cercano en lo personal a Acción Democrática [el partido fundador del sistema democrático de 1958], Sarabia es muy conocido por ser el autor de varios jingles y spots vinculados al marketing político y las luchas electorales en los plácidos años de los gobiernos civiles en el país, vinculados a la bonanza petrolera de finales del siglo XX. Muy especialmente, Ese hombre sí camina, compuesto para la primera candidatura presidencial de Carlos Andrés Pérez, en 1973; y ¿Con quién estás tú, compañero? para la campaña electoral de Luis Piñerúa Ordaz, que forman parte de la memoria auditiva de generaciones de venezolanos.

En 1984, gana por unanimidad el concurso para la composición del himno de la ciudad de Caracas, en colaboración con el maestro Tiero Pezzutti; y tiempo después recibe la encomienda de componer el himno del municipio Urbaneja, Estado Anzoátegui, donde residía y donde falleció.

Aunque a partir de los años 80 sus lanzamientos discográficos comenzaron a espaciarse, su prolífico legado ha sido cultivado y tratado con enorme respeto durante décadas por la crítica local e internacional. En 2015, Chelique Sarabia recibió un premio Grammy Latino por sus méritos vitalicios en reconocimiento a su aporte a la música popular latinoamericana de todos los tiempos.

“Soy un hombre de fe y creo en el destino. Cada quien viene a este mundo con su libreto bajo el brazo, con un programa que se va cumpliendo a medida que van pasando los años” afirmó en una entrevista concedida al portal El Estímulo hace unos seis años. “Sencillamente, se viene a este mundo a purificar el espíritu con respecto a algún problema de vidas anteriores. Pero también es necesario un poco de suerte y, dicho sea de paso, la he tenido. Además de la información genética, un poco de suerte siempre es necesario para saber aprovechar las oportunidades, y creo haberlas aprovechado.”

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS