LEER PARA CREEROpinión
i

La oruga fuma y los demócratas son satánicos

Trump no solo violó la verdad sino también la verosimilitud que al menos salva la buena literatura

Donald Trump en su último discurso como presidente de Estados Unidos antes de viajar a Florida.
Donald Trump en su último discurso como presidente de Estados Unidos antes de viajar a Florida.CARLOS BARRIA / REUTERS

La verdad no es materia esencial en literatura, pues los hechos, sentimientos y giros han pasado por la mano arbitraria del autor, por la memoria elástica de sus personajes y por las contradicciones de la esencia humana, tan retorcida como la propia vida. Si ésta es puñetera en general, cómo no va a serlo en esa especie de contrato de arras entre un autor que ofrece una construcción y un lector que acepta el juego para disfrutar, para evadirse o para aproximarse a la realidad de una forma más digerible que la de verdad. Hablamos de ficción, claro....