Teatro

Muere el actor y director teatral Gerardo Malla a los 84 años

Considerado uno de los grandes de la escena dramatúrgica en España, su carrera se dividió entre la interpretación, la dirección y la producción

Gerardo Malla junto a  Montse Díez en 'Entre Marta y Lope', su último trabajo sobre las tablas.
Gerardo Malla junto a Montse Díez en 'Entre Marta y Lope', su último trabajo sobre las tablas.Teatro Español

El actor y director de teatro Gerardo Malla falleció el viernes por la tarde a la edad de 84 años, tras un cáncer. Malla, nacido en Buendía (Cuenca) en 1936, está considerado uno de los grandes de la escena dramatúrgica en España, un profesional completo dedicado a la interpretación, la dirección y también la escritura. Padre de los músicos Miguel y Coque Malla, el actor, que estuvo casado con la también actriz Amparo Valle (fallecida hace tres años) debutó en el Teatro Español en 1959, pero no fue hasta 1974 cuando comenzó su carrera como director teatral. Gerardo Malla creó en 1988 junto a Alonso de Santos, Rafael Álvarez El Brujo y Jesús Cimarro la productora teatral Pentación, una empresa que unió a artistas y gestores para cubrir un hueco entre el teatro de vocación pública y el privado, y en la que estuvo de socio diez años más. “Era un actor elegante, un verdadero galán, un muy buen compañero de viaje en las artes escénicas”, ha señalado a este periódico Jesús Cimarro, que hoy sigue al frente de Pentación.

Gerardo Malla dirigió tanto teatro clásico como contemporáneo o zarzuela. Su trabajo como actor se desarrolló principalmente junto a Adolfo Marsillach, con el que trabajó, entre otras obras, en el Marat-Sade que se estrenó en el Teatro Español en 1968 y que provocó importantes disturbios. Su primer trabajo como socio de Pentación fue Pares y Nines, que se estrenó en 1988. Escrita por José Luis Alonso de Santos, dirigida por el propio Malla y protagonizada por El Brujo, Pares y Nines supuso el inicio de una carrera muy prolífica en esos años. Entre sus obras como director destacan Bajarse al moro y Fuera de quicio, ambas de Alonso de Santos; La taberna fantástica, de Alfonso Sastre o Dobles parejas, de David Wise. Malla dirigió en la Expo de Sevilla, en 1992, El pícaro, de Fernando Fernán Gómez, un gran espectáculo que protagonizó también El Brujo, junto a otros dieciocho intérpretes más, y que constaba de 15 episodios y una duración de tres horas.

“Pertenezco a esa vertiente subterránea en la que hay éxitos, pero no grandes entrevistas, ni cine, ni, afortunadamente, televisión. Pero he ido cumpliendo mi objetivo, con matices: poder hacer una obra al año que me guste y me permita seguir viviendo. No aspiro a más”. reflexionaba en una entrevista en EL PAÍS en 2003.

Uno de sus últimos trabajos como director fue el montaje de La familia de Pascual Duarte, de Camilo José Cela, que estrenó en 2012. Como actor, se despidió de la escena un año después con la comedia romántica Entre Marta y Lope, escrita por el propio Malla junto a Santiago Miralles, en la que se repasaban las circunstancias del declinar del éxito de Lope de Vega. De su trabajo en esta obra se destacaba “la humanidad” con la que había dotado a su personaje.

Lo más visto en...

Top 50