Memoria histórica

Un juez deniega la última petición de búsqueda de los restos de García Lorca

La justicia considera que la vía penal utilizada no es adecuada porque obligaría a encontrar un culpable que “tendría cuando menos más de 101 años”

Trabajos en Alfacar (Granada) en 2014 de búsqueda de los restos de Federico García Lorca.
Trabajos en Alfacar (Granada) en 2014 de búsqueda de los restos de Federico García Lorca.M. Zarza / EL PAÍS

Un juez ha rechazado la última petición de búsqueda de los restos de Federico García Lorca en Alfacar (Granada). La solicitud se hizo en forma de denuncia por la vía penal por una nieta del maestro Dióscoro Galindo, asesinado junto al poeta en la noche del 18 de agosto de 1936. El titular del Juzgado de Instrucción 5 de Granada, Josep Sola Fayet, deniega esa búsqueda porque considera que un proceso penal requiere “depurar responsabilidad penal” contra las personas culpables de algún delito. No es el caso, dice, porque la denuncia busca más bien, dice, satisfacer el “derecho a saber las circunstancias” en las que Dióscoro Galindo falleció. Una pretensión “razonable” pero que no puede ser “dispensada por el sistema penal”.

En su auto, el juez indica que incluso en el caso de existir personas responsables penalmente de los hechos –asesinato del poeta, del maestro y de otras dos personas– lo que se denuncia ocurrió hace 83 años que, dando por hecho que para que fueran perseguibles penalmente deberían tener entonces 18 años, “significa que de sobrevivir en la actualidad tendrían cuando menos más de 101 años”.

El último día de 2019, Nieves García, nieta del maestro Dióscoro Galindo, presentó una denuncia en la que solicitaba la recuperación de los restos mortales “previsiblemente inhumados en el Parque Federico García Lorca, en Alfacar”, de Dióscoro Galindo González “con la entrega de los restos humanos a su legítima peticionaria”. Nieves García solicitaba, además, la exhumación de Federico García Lorca. Se basaba para ello en la aparición en prensa de algunas novedades sobre las circunstancias del enterramiento, en concreto, a una entrevista en la que una persona manifestaba haber encontrado un fémur durante unas obras en el parque en el que se piensa podrían estar los restos de Federico y de Galindo.

La no admisión de la denuncia supone en la práctica no poner en marcha la que podría ser la quinta campaña de búsqueda de los restos del poeta, algo a lo que la familia siempre se ha mostrado contraria. El juez, no obstante, explica en su escrito que “la búsqueda de la verdad es una pretensión tan legítima como necesaria”, aunque es una tarea que “corresponde al Estado a través de otros organismos y debe contar con el concurso de todas las disciplinas y profesiones, especialmente historiadores… pero no corresponde al juez de instrucción”. Y concluye: “Es preciso un hecho con apariencia de delito y un posible imputado vivo”. El juez de lo penal achaca a la denunciante que, de hecho, busque una indagación que no tiene como finalidad la imposición de una pena a alguna persona. El auto no hace mención alguna al hecho de que la nieta del maestro asesinado junto al poeta solicite también la recuperación del cuerpo del escritor contra la opinión de su propia familia.

El auto del juez granadino es recurrible, algo que Eduardo Ranz, abogado de Nieves García, ha hecho en la mañana de este viernes. El abogado argumenta en su escrito que el juez no se ha pronunciado sobre el fondo de su denuncia –la exhumación de los dos cuerpos– y que, además, le indica que acuda a la vía civil, una “sugerencia” que, considera, ya no es posible por una reforma legal de hace unos años. Pero sobre esos argumentos, Ranz cree que el juez está obligado a investigar los hechos, independientemente de que luego haya condena penal o no, y de que los posibles culpables estén fallecidos. Finalmente, en conversación con este diario, Ranz concluye: “La obligación de investigar judicialmente asesinatos, queda establecida en el derecho internacional, y en este caso, con el agravante de que García Lorca es el andaluz más internacional, condenado a muerte por sus ideas y por amar diferente”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50