Un adiós melómano y literario al Año Galdós

La conmemoración oficial del centenario se cierra con un recital en el Teatro Real con fragmentos de textos del escritor y música de compositores a los que admiró

Pedro Sánchez habla con el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, a su llegada al Teatro Real.
Pedro Sánchez habla con el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, a su llegada al Teatro Real.Mariscal / EFE

Benito Pérez Galdós se habría sentido feliz esta noche sentado en una butaca del Teatro Real de Madrid, que tanto frecuentó en vida, pues como bien es sabido era un melómano apasionado. No solo porque lo que se ha escuchado sobre ese escenario fueron sus propias palabras, un recital de fragmentos de sus novelas y obras teatrales, textos periodísticos o reflexiones, sino porque han sonado entreveradas de partituras de Beethoven, Gounod, Mozart, Poulenc, Antón García Abril y Albéniz. “Beethoven, Mozart, Bach, siempre la música, una verdad detrás de lo que somos”, resumía la actriz y cantante Ana Belén, prestando su voz al escritor.

El recital ha sido la guinda final de las Jornadas Galdosianas, que se celebran desde el 26 de octubre para conmemorar el centenario de la muerte del escritor, organizadas por el Ministerio de la Presidencia y el de Cultura junto con el Instituto Cervantes, Acción Cultural Española y el Teatro Real. Una gala cargada de personalidades, entre ellas el presidente Pedro Sánchez, la vicepresidenta Carmen Calvo, el ministro José Manuel Rodríguez Uribes, el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, y el presidente del Patronato del Teatro Real, Gregorio Marañón y Bertrán de Lis.

Junto a Ana Belén, en un escenario sobrio, dispuesto para que brillaran sobre todo las palabras y la música, han dado voz a Galdós los actores Carlos Hipólito, José Coronado y José Manuel Seda, conducidos por el director teatral José Carlos Plaza y acompañados al piano por Rosa Torres-Pardo. Se han escuchado además fragmentos del Faust de Gounod y el Don Giovanni de Mozart, interpretados por las sopranos Adela Zaharia y Marina Monzó, el bajobarítono Cody Quattlebaum y el pianista Miguel Huertas. La selección de textos la hizo García Montero.

La velada, retransmitida en diferido por La 2 de RTVE, comenzó con reflexiones de Galdós sobre la música, pero enseguida se elevó también la voz del autor de los Episodios Nacionales: “No he conocido a ningún político que no estropeara la palabra patriotismo hasta dejarla inservible y en esto se parecen a los malos poetas, que al nombrar constantemente en sus versos la inspiración, la lira, el estro, la musa ardiente, la fantasía, hablan de lo que no conocen”, clamó Carlos Hipólito. También de novelas como Doña Perfecta, Realidad, La desheredada, El abuelo y, por supuesto, Fortunata y Jacinta, con Ana Belén metiéndose de nuevo en la piel de Fortunata: “La moza tenía pañuelo azul claro por la cabeza y un mantón sobre los hombros, y en el momento de ver al Delfín, se infló con él, quiero decir, que hizo ese característico arqueo de brazos y alzamiento de hombros con que las madrileñas del pueblo se agasajan dentro del mantón”. Y Tristana: “Libertad, tiene razón la señorita, libertad, aunque esta palabra no suena bien en boca de mujeres. ¿Sabe la señorita como llaman a las que sacan los pies del plato? Pues las llaman, por buen nombre, libres”.

Al final, unos versos de Cernuda: “La real para ti no es esa España obscena y deprimente / En la que regentea hoy la canalla, / Sino esta España viva y siempre noble / Que Galdós en sus libros ha creado. / De aquélla nos consuela y cura ésta”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50