Cine

La elección de la israelí Gal Gadot para encarnar a Cleopatra desata polémica en Egipto

El reparto ha sido criticado por los orígenes y las posiciones políticas de la actriz, y deja entrever los límites de la normalización entre países de la zona

La actriz Gal Gadot como Wonder Woman.
La actriz Gal Gadot como Wonder Woman.

La proyección de la vida de la reina Cleopatra en la gran pantalla vuelve a estar marcada por la polémica. Como ya ocurrió con Lady Gaga y Angelina Jolie el año pasado, en esta ocasión la controversia ha estallado con el anuncio de que será la estrella de Hollywood Gal Gadot quien encarnará a la célebre gobernante del Antiguo Egipto en una película biográfica dirigida por Patty Jenkins. La elección de la famosa actriz israelí para protagonizar el filme ha generado una notable indignación en las redes, que cuestionan los criterios de reparto y una apropiación y representación sesgada de la figura de Cleopatra por parte de la industria del cine estadounidense.

“Como habréis podido escuchar, he formado equipo con Patty Jenkins y Laeta Kalogridis para revivir la historia de Cleopatra, Reina de Egipto, en la gran pantalla de una forma que nunca ha sido vista antes”, escribió el pasado lunes en su perfil de Twitter Gadot, que ya trabajó con Jenkins en la película Wonder Woman en 2017. “Contar su historia por primera vez a través de los ojos de mujeres, tanto detrás como en frente de la cámara”, agregó la actriz, que en un segundo mensaje aseguró que las tres estaban “especialmente entusiasmadas de estar anunciando esto en el Día Internacional de la Niña”.

Pese al intento de Gadot de dirigir la atención del anuncio de la película hacia el hito que representa que se sitúen tres mujeres al frente, esta cuestión quedó relegada a un segundo plano ante el debate que ha provocado su idoneidad para encarnar a una reina de Egipto. La polémica se enmarca a su vez en una creciente revisión y crítica de la representación que asumen actores blancos de cualquier personaje, independientemente de sus orígenes.

Aunque la vida de Cleopatra, nacida en el 69 a.C. en Egipto, ha inspirado innumerables veces a artistas de la industria del cine y más allá, su historia continúa estando repleta de interrogantes. En este sentido, su padre, Ptolomeo XII, era de orígenes griego-macedonios, y no se descartan otros, pero los de su madre no se conocen con certeza. Además, el reino de Cleopatra estaba controlado por los romanos, y al Egipto de la época aún le quedaban siglos para presenciar la conquista de los árabes.

En medio de este complejo mosaico de identidades alrededor de la reina, reflejo de la región en aquella época, se ha reprochado que Gadot, como actriz blanca e israelí, y en concreto de origen judío askenazí, no es la mejor candidata para representar el papel de Cleopatra. Para algunos, hubiera sido más acertado que su papel lo hubiera asumido una actriz egipcia o una actriz de piel oscura, más cercana a la imagen que se le presume a la gobernante. En esta línea, además, el calendario ha querido que la propia Gadot también aparezca en otra película ambientada en Egipto, Muerte en el Nilo, que está previsto que se estrene a finales de octubre, y que ha recibido igualmente críticas por su reparto. En el caso de Cleopatra, sin embargo, hay quienes han rebatido el argumento anterior alegando que Gadot tiene orígenes griegos, como la reina, que en ningún caso era árabe.

Por otro lado, la elección de Gadot también ha sido criticada por razones políticas, ya que la actriz sirvió cuando era más joven en el Ejército israelí, al que además mostró su apoyo durante la ofensiva en Gaza de 2014, que dejó más de 2.000 palestinos muertos. En este flanco, en cambio, hay quienes han censurado ciertos comentarios por considerarlos antisemitas, en especial aquellos que presuponen que los judíos no pueden ser también negros o egipcios, aunque este no sea el caso concreto de la actriz en el ojo del huracán. En un episodio similar, la película Wonder Woman ya fue prohibida en 2017 en Líbano, Túnez y Qatar como parte del boicot de estos países a Israel y porque Gadot es una ex soldado de sus Fuerzas Armadas.

En otro ejemplo de los límites sociales de la gradual normalización de relaciones en curso de algunos países de la región con Israel, esta semana varios artistas, críticos e intelectuales egipcios han firmado una declaración para mostrar su oposición a la decisión del Festival de Cine de El Gouna, organizado en esta ciudad egipcia a finales de octubre, de homenajear al actor francés Gerard Depardieu por sus vínculos con Israel, según el diario Al Ahram. En un tono contundente, el grupo, que incluye a artistas palestinos, libaneses y tunecinos, resalta en su declaración que rendir homenaje a Depardieu va en contra de la mayoría de artistas egipcios, “que rechazan cualquier forma de normalización con el enemigo sionista y sus seguidores”. Los responsables de prensa del Festival no se encontraban inmediatamente disponibles para hablar.

Lo más visto en...

Top 50