CONFINADOS EN LA HISTORIA 4/ Elizabeth Báthory en el castillo de Csejthe

La condesa sangrienta se quedó sin suministros

Considerada la Drácula femenina, la aristócrata húngara a la que se atribuye bañarse en sangre de doncellas fue emparedada en su castillo

Paloma Picasso como Elizabeth Báthory en 'Cuentos inmorales'.
Paloma Picasso como Elizabeth Báthory en 'Cuentos inmorales'.

Es tentador decir que la condesa sangrienta se quedó durante su confinamiento sin productos de baño, pero probablemente sería una broma gruesa y además no del todo exacto. La aristócrata húngara Elizabeth Báthory (Nyirbátor, 1560-Csejthe, 1614), también conocida como la Alimaña y la Loba, que son motes como para ir a visitarla, ha pasado a la historia por los horrendos crímenes de que la acusaron y en general se la recuerda sobre todo en la imaginación popular por bañarse en sangre de doncellas para mantenerse joven. Condenada en 1610 al confinamiento para el resto de sus días en su castillo de Csejthe, actual Chactice, Eslovaquia -murió cuatro años después, con el aburrimiento que hoy no nos cuesta nada imaginar-, evidentemente dejó de poder echar mano de las jóvenes con las que daba salida a sus pulsiones criminales. Pero en realidad, aunque nos fascine la imagen de la mujer solazándose en su rojo baño producto del asesinato, no está acreditado que ese fuera uno de los delitos que cometió y por los que la castigaron.

La inmersión en sangre es de hecho una adherencia posterior a su leyenda, un siglo después de su muerte, que no aparece en las acusaciones de su tiempo ni en los documentos procesales de su caso. Según los testimonios usados en su contra, la noble húngara sería una asesina en serie sádica que torturaba y mataba por placer a las chicas que eran sus víctimas (se llegó a citar la cifra de 650 muertes), pero no había en ello componente vampírico ni cosmético (lo que no empequeñece sus crímenes). No obstante, la imagen, alimentada por el cine y la literatura (Valentine Penrose ha evocado en La condesa sangrienta, que ahora ha reeditado WunderKammer, como nadie a la aristócrata “ordeñando la sangre para recibirla en su estática belleza”), es tan poderosa que resulta igual de imposible sacar a Elizabeth Báthory de su baño de sangre como a Cleopatra del suyo de leche de burra. No sabría decir si bañarse en sangre tiene algún beneficio real; en leche, al parecer sí: no hace falta que sea de burra, ni tampoco verter 300 cartones en la bañera, basta con tres tazas, eso sí, ha de ser leche entera.

Elizabeth o Erzsébet Báthory pertenecía a una de las familias de más añeja nobleza de Europa. Procedían de Suabia, pero la leyenda les suponía descendientes de los míticos siete jefes magiares que llevaron a sus tribus hasta las llanuras húngaras y cuya patria era la bárbara Escitia. Algunos remontaban su origen hasta el mismísimo Atila, significativamente el ancestro que reivindica el conde Drácula en la novela de Bram Stoker. Los destinos de ambos, el conde vampiro y la condesa sangrienta, se han mezclado de manera fértil en la ficción. En Countess Dracula, producción clásica de la Hammer de 1971, por ejemplo, una turgente Ingrid Pitt (sic) era una trasunta de Elizabeth Báthory que sin su baño de sangre devenía una anciana con una fea verruga en la barbilla, a veces en pleno acto amoroso, lo que resultaba un engorro. La aristócrata húngara fue posiblemente una influencia en la creación del escritor irlandés, y ella misma se ha puesto la capa del príncipe de los no muertos adquiriendo connotaciones vampíricas que jamás tuvo en vida. En realidad, el mundo de Drácula, el de los voivodas tardomedievales como Vlad Tepes (Vlad Dracula o Vlad el empalador), es anterior al de Elizabeth Báthory. Curiosamente, en este mundo de influencias y mezclas de sangre (valga la palabra) históricas y literarias, Drácula y Vlad Tepes también han cruzado influencias: el primero adquiriendo carta de nobleza transilvana y el segundo una relación con el vampirismo que tampoco tuvo nunca (y mira que no sería porque no cometió barbaridades el voivoda).

En el linaje de los Báthory, del nombre de su propiedad pero también del húngaro “bátor”, valiente, por un antecesor que habría matado un dragón en los predios familiares de Ecsed, se cuentan grandes y acreditados guerreros, famosos castellanos y palatinos, voivodas y príncipes de Transilvania y hasta un rey de Polonia y Gran Duque de Lituania. El escudo de armas de la familia muestra tres colmillos de dragón de plata sobre fondo rojo y está rodeado por otro dragón que se muerde la cola. Vamos, que quedaría estupendamente en el castillo de Drácula. En la época de Elizabeth Báthory los dientes del blasón habrían pasado a ser de lobo, que no sé yo si no es aún más inquietante.

La condesa siempre manifestó un altivo orgullo por esa herencia, un punto salvaje y tenebrosa, considerando que su linaje, como era lo corriente en la alta aristocracia de la época, la hacía estar por encima de la moral tradicional y la justicia: una mentalidad feudal. Los Báthory no eran gente fácil. En la rama de nuestra condesa, los Ecsed, había una cierta predisposición a la locura -resultado sin duda de tanto matrimonio consanguíneo-, los comportamientos extraños y la violencia (lo normal cuando tus antepasados han ido en primera línea a guerrear desde la batalla de Mohács). Un tío de Elizabeth, István, estaba tan pirado que confundía el verano con el invierno y se hacía llevar en trineo por avenidas cubiertas con arena blanca para simular nieve.

En su maravilloso libro, que pese a contar con infinidad de datos, hay que leer como creación literaria y para nada como una biografía histórica, Valentine Penrose se deja llevar por la leyenda para aflorar una narración de una arrebatadora belleza siniestra. Se mete en el alma de la condesa (o el espíritu de esta posee a la escritora) convirtiéndose prácticamente en ella y reinventando su carácter y sus crímenes. En manos de Penrose, la historia de la Báthory se reviste de brujería y erotismo, de mandrágoras y perlas, con grandes baños de sangre. La escritora la pone bajo el influyo de la luna y dibuja una aristócrata decadente, narcisista, melancólica y cruel, de monstruosa lascivia, incapaz de culpa o remordimiento, hija de su raza, lesbiana y tremendamente sugerente. Presa de arrebatos de ira desenfrenada, verdaderas crisis de posesión, torturaba a varias chicas a la vez para desfogarse. No le gustaban bajitas. Recoge Penrose el dato de que tenía un espejo con forma humana, para poder pasar largas horas frente a él contemplándose apoyada. Y la describe en su castillo favorito de Csejthe, aquejada de ese esplín tan habitual ahora en nuestra vidas confinadas, “aburrida de forma tremenda”, cambiándose continuamente de vestido. “Ella de terciopelo rojo, ella de blanco, de negro con perlas, ella pintada bajo la gran frente pálida como una raja de fruta blanca y perversa. En el corazón de su cuarto, en el centro de los candelabros, solo ella; ella por siempre inalcanzable y cuyas múltiples facetas no podía reunir en una sola mirada”.

En el cine, Elizabeth Báthory ha tenido rostros tan conocidos como el de Lucía Bosé y el de Paloma Picasso. La primera la encarnó -en puridad a una supuesta descendiente en el siglo XIX- en Ceremonia sangrienta, de Jorge Grau, en la que Espartaco Santoni hacía de marido de la aristócrata convertido en vampiro. La hija de Picasso fue la condesa en Erzsébet Báthory, la tercera historia de los célebres Cuentos inmorales, de Walerian Borowczyk, un ejercicio de estilo con mucha jovencita desnuda a lo Bilitis y con la protagonista dejándose arrancar orgiásticamente por las ninfas el vestido entretejido de perlas antes de bañarse en su espesa sangre (la matanza, a espada, tenía lugar fuera de campo). En The Countess, drama histórico de 2009, se visualizaba la famosa escena canónica de la leyenda en la que al golpear a una criada por peinarla mal la sangre salpica la cara de la condesa y esta descubre que en esa zona la piel se le vuelve más tersa… Otras apariciones de la condesa en pantalla han sido en Báthory (2008), de Juraj Jakubisko, Le rouge aux levres (1970), encarnada por Delphine Seyrig, nada menos, o la rarísima Necrópolis (1970) de Franco Broncani que juntaba a la condesa (la actriz de Warhol Viva), Atila, el monstruo de Frankenstein y Carmelo Bene.

Los datos biográficos de que disponemos parecen indicar que la condesa sufría desde niña alguna enfermedad, quizá epilepsia y se ha sugerido que el uso tradicional en la época de la ingesta de sangre para tratarla podría haber tenido que ver con la mala fama que adquirió. En su mundo se mezclaban brutalidad y refinamiento, superstición y ciencia. Elizabeth Báthory hablaba húngaro, alemán, latín y griego y disfrutaba de todos los privilegios de su poderosa familia. Desde niña, a los 10 años, acordaron su matrimonio con un miembro de otra familia de raigambre, Ferenc Nádasdy, hijo del barón Tamás Nádasdy de Nádasd et Fogarasföld, cuyo apellido lo dice todo. Se casaron cuando la chica cumplió los 15 y parece que ella había tenido un hijo ilegítimo a los 13. Dado que la familia Báthory era sin embargo de más alta cuna todavía, Elizabeth conservó su apellido. El regalo de bodas de Nádasdy a la novia fue el castillo de Csejhte, en los pequeños Cárpatos, que se convertiría en su lugar favorito, el escenario principal de sus crímenes, y donde sería confinada hasta su muerte con 54 años.

Nádasdy pasaba largas temporadas guerreando como comandante de las fuerzas húngaras contra los turcos y la condesa se dedicaba a administrar las tierras y fincas. La pareja tuvo tres hijas y un hijo, el heredero Paul Nádasdy (nada que ver con Paul Naschy que por cierto enlazaría a su hombre lobo Waldemar Damsky con la condesa sangrienta en El retorno de Walpurgis, de 1973 en el que encarnaría a la Báthory María Silva). El marido murió en 1604 tras 29 años de matrimonio en los que si apreció cosas raras en su mujer se guardó los comentarios para él mismo. Ya antes de la muerte de Nádasdy corrían rumores sobre las actividades de la condesa, no solo en Hungría sino en la corte en Viena. Pero, fueron silenciados en virtud de los grandes servicios de los Báthory y los Nádasdy, y no fue sino en 1610 que se abrió una investigación oficial que reunió declaraciones de más de 300 testigos.

Lo que salió a la luz era tremendo: Elizabeth Báthory llevaba largos años asesinando a jóvenes campesinas que hacía conducir a sus propiedades, especialmente a Csejthe, para emplear como sirvientas. Ayudada por varios cómplices siniestros la condesa, en ataques de rabia, torturaba a sus víctimas propinándoles mordiscos, azotes, quemaduras, cortes, pinchazos con largos alfileres en los pezones, mutilaciones y despellejamientos. Las acusaciones incluían canibalismo y diversas otras perversiones y un grado elevadísimo de sadismo incluso para aquellos tiempos en los que era costumbre maltratar al servicio. Las chicas muertas eran enterradas discretamente en campos y jardines y se las sustituía por carne fresca. A tenor de la documentación, a la aristócrata la pillaron con las manos en la masa por así decirlo, con una joven a medio torturar y otra acabada de fallecer de sus heridas.

Es difícil decir qué había de verdad en todo aquello. En la actualidad hay historiadores que sostienen que fue un montaje para eliminar a un personaje poderoso e influyente, y excesivamente independiente, como era Elizabeth Báthory y apoderarse de sus grandes propiedades. Algunas acusaciones recuerdan a las de los procesos de brujería y no hay duda de que algunos testimonios se lograron bajo tortura. Hay quien sostiene que quizá gestos y comportamientos de la condesa se interpretaron mal. Pero es bastante probable que hubiera algo de base. Se ha sostenido también que Báthory se pasó de la raya al empezar a asesinar a jóvenes de la nobleza rural. Una cosa era matar campesinas y otra a retoños de la gente acomodada. Penrose sugiere que dejó de hacerle efecto la sangre roja y pasó a la azul.

Sea como fuera, el juicio público de una mujer tan poderosa como Elizabeth estaba descartado, como también su ejecución, algo reservado en su clase para las conspiraciones políticas. En primera instancia se pensó internar a la condesa en un convento, pero la gravedad del caso llevó a condenarla a un encierro de por vida en el castillo de Csejhte, su guarida en un espolón de montaña. “Vas a desaparecer de este mundo y no volverás jamás a él”, le comunicaron, con un tono que hoy nos estremece más que nunca. En 1611 se la confinó en una habitación de la que tapiaron con piedras y mortero ventanas y puertas dejando solo una pequeña abertura para pasarle comida. En las cuatro esquinas del castillo se levantaron cuatro cadalsos para señalar que dentro vivía una condenada a muerte. En esa situación extrema, sin posibilidad alguna de desescalada, estuvo hasta el 21 de agosto de 1614, cuando un guardia que se asomó por la rendija la vio muerta. La enterraron en la cripta familiar de los Báthory en Ecsed, pero hoy se desconoce el paradero de su cuerpo.

Elizabeth Báthory, la Jezabel transilvana, nunca pidió perdón, ni mostró arrepentimiento alguno. Esas minucias no iban con ella. Podemos imaginarla en su confinamiento sola y despojada de su cruel y voluptuoso pasatiempo favorito, escuchando con nostalgia los gritos de agonía que todavía parecían resonar en los sótanos del castillo. En la actualidad la fortaleza de Csejhte está en ruinas pero hasta hace poco podía verse en los lavaderos una tina usada, se decía, para la sangre. “Prisionera, escuchaba los ruidos, esos ruidos del frío en el tejado y las almenas, antaño ahogado por las voces y el trajín cotidianos”, escribe Penrose. “A lo lejos, los lobos. Su cuarto seguía siendo el mismo, con los grandes espejos bajo la luz gris de enero. ¿Quién vendría? Oía pisadas de hombres y de caballos en los patios. ¿Tenía sentido todo aquello, todo lo que tal vez iba a desvanecerse como los otros sueños?”. Detrás de los viejos paramentos batidos por el viento debe seguir melancólica la condesa, aguardando vanamente a que alguien le traiga compañía y tenga el detalle de prepararle un baño.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Lo más visto en...

Top 50