Joaquín de Luz, nuevo director de la Compañía Nacional de Danza

El bailarín sustituirá a José Carlos Martínez a partir de septiembre

El bailarín Joaquín De Luz, tras una actuación de despedida en Nueva York.
El bailarín Joaquín De Luz, tras una actuación de despedida en Nueva York.erin baiano (EFE)

El bailarín Joaquín de Luz (Madrid, 1976) ha sido nombrado este jueves nuevo director de la Compañía Nacional de Danza en sustitución de José Carlos Martínez, que será relevado el 1 de septiembre tras caducar su contrato tras ocho años en el cargo. De Luz, gran estrella de la danza internacional, ha sido elegido tras un proceso de selección público al que optaron otros 13 candidatos de los que quedaron cuatro finalistas tras una primera criba.

Según la directora general del Inaem, Amaya de Miguel, De Luz ha sido elegido por la calidad y solidez de su proyecto, que mantiene los logros alcanzados en la actual etapa a la vez que impulsa nuevos retos. El bailarín cobrará un sueldo bruto anual de 90.000 euros y contará con un presupuesto de 1.800.000 para producciones cada temporada.

De Luz es uno de los hijos pródigos de la danza española. Formado en la escuela de Víctor Ullate, se fue de España en 1996 para volar más alto: ha sido estrella del New York City Ballet durante casi 15 años y ha bailado con las formaciones internacionales más reputadas. Al detallar este jueves sus planes para la CND ha ofrecido su perfil más técnico. Ha dicho que su proyecto de gestión se inspira en los que ha conocido trabajando en EE UU y que aplicará toda su experiencia y sus contactos internacionales para dar impulso a la CND. “Quiero construir la compañía que me hubiera hecho quedarme a mí en España”, ha declarado.

El bailarín ha explicado que prestará atención a todos los estilos de la danza, desde el clásico al neoclásico y el contemporáneo, dando prioridad a los coreógrafos y coreógrafas españoles para fomentar la creación dentro del país.

El nombramiento del nuevo director de la CND es el tercero que el Inaem hace público de los cinco que tiene previsto realizar para renovar a los directores de los grandes buques escénicos estatales, en un proceso que está resultando polémico. El Código de Buenas Prácticas aprobado en 2008 por el Inaem se redactó entre otras cosas para evitar revuelos cada vez que hubiera que renovar a los directores de estos centros. Se trataba de acabar con las designaciones a dedo y diseñar procesos de selección públicos. Pero no parece que se haya conseguido ese objetivo: hubo descontento cuando se nombró en 2011 a los que ahora cesan y vuelve a haberlo ahora.

UGT emitió el lunes un comunicado en el que denunciaba la falta de transparencia con la que se están desarrollando estos procesos de selección, sometidos a un estricto régimen de confidencialidad para que no trasciendan los nombres de los candidatos y que ni siquiera exigen la publicación de los proyectos de los candidatos ganadores. La nota sugería además que la designación de Lluís Homar como nuevo director de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, anunciada la semana pasada, podría ser impugnable por su falta de experiencia en el Siglo de Oro, requisito exigido en la convocatoria. Al día siguiente otro sindicato, el CSIF, acusó prácticamente de nepotismo a la cúpula del Inaem por el nombramiento de Félix Palomero como director técnico de la Orquesta y Coro Nacionales de España por ser el marido del jefe de Gabinete de Amaya de Miguel.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Raquel Vidales

Jefa de sección de Cultura de EL PAÍS. Redactora especializada en artes escénicas y crítica de teatro, empezó a trabajar en este periódico en 2007 y pasó por varias secciones del diario hasta incorporarse al área de Cultura. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS