Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desarticulada la mayor red europea de emisión pirata de televisión por Internet

La banda criminal ofrecía más de 800 canales y amasó una fortuna de 8 millones de euros desde 2013

Movistar Pirata
La Policía Nacional lidera una operación contra la distribución ilícita de sñal de televisión por suscripción.

Miles de personas de 30 países diferentes han pagado desde 2013 entre 40 y 460 euros mensuales para ver los mejores partidos del fútbol europeo, así como series, programas o películas. Cada fin de semana se sentaban ante la televisión para disfrutar de los goles del Barcelona, el Manchester City o el Bayern de Múnich. O para ver algún canal internacional, películas de reciente estreno o series producidas por las grandes plataformas. Lo que no sabían es que lo hacían a través de un servicio ilegal puesto en marcha por una organización internacional con base en España y con ramificaciones en Dinamarca, Reino Unido, Letonia, Países Bajos y Chipre. La Policía Nacional ha detenido ahora a los cinco responsables de dicha banda criminal en la que anuncia como la mayor operación europea contra la distribución ilícita de televisión a través de internet. Tres de ellos vivían en urbanizaciones de lujo de la Costa del Sol donde conducían vehículos de alta gama que cambiaban cada poco tiempo. Los grandes ingresos procedentes de la actividad ilegal les permitían un alto nivel de vida: ganaron 8 millones de euros desde 2013.

Fue una denuncia en 2015 de la Premier League —la primera división inglesa de fútbol— la que puso en marcha la investigación policial. Los responsables de la competición británica alertaron de que una web radicada en Málaga ofrecía, sin autorización, suscripciones de IPTV —es decir, Televisión por Protocolo de Internet, el sistema más habitual de distribución por suscripción de señal de televisión de pago. Cuando los agentes comenzaron la investigación, pronto comprendieron la gran envergadura y complejidad de la actividad: los usuarios de esta página tenían acceso a más de 800 canales de televisión internacionales, un catálogo de obras audiovisuales protegidas y un gran abanico de emisoras de radio de muchos países. Para poder conectarse pagaban entre 40 y 460 euros al mes, según el paquete de canales, el país de origen del suscriptor o los meses que se contrataran. La organización disponía de una veintena de páginas web a través de las cuales ofrecían el mismo servicio y los abonos se realizaban a una sociedad gibraltareña.

Para dar apariencia de legalidad al negocio y blanquear los beneficios, la banda creó empresas de provisión de servicios de telecomunicaciones, internet y hardware. Se convirtieron así en operadores de fibra óptica autorizados, lo que hacía confiar a sus clientes de que también tenían la licencia para distribuir canales extranjeros. A partir de ahí, mezclaban los ingresos procedentes de ambas actividades y así evitaban el rastreo policial. Y aunque los principales responsables de la organización estaban afincados en Málaga, tenían socios en Dinamarca que daban apoyo técnico porque las mejores conexiones del país nórdico les permitían ofrecer cada vez más número de canales.

Finalmente, la Policía Nacional ha liderado una operación internacional junto a Dinamarca y Reino Unido en la que se han realizado 14 registros simultáneos: ocho en España (en Málaga, Madrid y Alicante), cuatro en Dinamarca y dos en Reino Unido. Durante este trabajo se procedió a la desconexión de 66 servidores y se detectó e identificó al resto de servidores que formaban parte de una red de ordenadores conectados a nivel internacional comprendida por 11 "granjas" de servidores.

Las cinco personas detenidas —a las que se han intervenido 12 vehículos de alta gama y se les han bloqueado cuentas bancarias y bienes inmuebles— están acusadas de los delitos de pertenencia a organización criminal, contra la propiedad intelectual, defraudación al fluido de las telecomunicaciones y blanqueo de capitales. Los tres detenidos en España fueron puestos a disposición judicial y ya han ingresado en prisión. Hay otras diez personas a las que se ha tomado declaración como testigos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información