Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cultura muestra el camino del diálogo a un Congreso bronco

Cuatro diputados, del PSOE, PP, Podemos y Ciudadanos, logran la unanimidad a favor de la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual

De izquierda a derecha, los diputados José Andrés Torres Mora (PSOE), Emilio del Río (PP), Marta Rivera de la Cruz (Ciudadanos) y Eduardo Maura (Podemos) este miércoles, en el Congreso de los Diputados.
De izquierda a derecha, los diputados José Andrés Torres Mora (PSOE), Emilio del Río (PP), Marta Rivera de la Cruz (Ciudadanos) y Eduardo Maura (Podemos) este miércoles, en el Congreso de los Diputados.

El consenso español es posible en un grupo de WhatsApp. El que montaron hace dos años Marta Rivera de la Cruz (Ciudadanos), Emilio Del Río (PP), José Andrés Torres Mora (PSOE) y Eduardo Maura (Podemos), cuando las cosas para la cultura estaban bien duras. Los cuatro diputados se unieron para remar a favor de la maltrecha propiedad intelectual y este jueves conseguirán que sus planes, sus pactos y su diálogo cuajen en la aprobación de la reforma (casi) definitiva de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI). Es un hito democrático en una legislatura tan breve como bronca.

Hemos aprendido a estar juntos y a convivir, pero sobre todo, hemos aprendido a pactar entre grupos y entre personas

Estos cuatro diputados han obrado el milagro de entenderse sin apenas grietas. Los cuatro lograron aprobar, en plena moción de censura, el Estatuto del Artista, para mejorar la vida laboral de los trabajadores culturales en 75 medidas, aunque alguna está pendiente. Cuentan que, en sus charlas de la cafetería, los compañeros les miraban como si fueran seres de otra galaxia. “Hemos aprendido a estar juntos y a convivir, pero sobre todo, hemos aprendido a pactar entre grupos y entre personas. Y esto es un ejercicio de voluntad de empatía. Ponernos en el lugar del otro para avanzar", comenta Eduardo Maura antes de la aprobación por unanimidad de la Ley de Propiedad Intelectual, un acontecimiento extraordinario en estos días.

En estos tiempos envenenados de la democracia han cerrado filas en torno a un voto favorable y unánime para una ley que estaba moribunda desde su aprobación en 2015, cuando salió adelante gracias a la mayoría absoluta del PP, y toda la oposición en contra. La norma nacía con una tara y debía volver a reformarse en un año como máximo. Pero se han convertido en cuatro.

Convencer, no vencer

Tras una larga pugna por hacer coincidir los derechos de los creadores con los de los consumidores, sin olvidar los intereses de las tecnológicas, ¿ya se puede decir que la cultura amansa las fieras (del Congreso)? “Los cuatro nos hemos adelantado a la política de este país, que tendrá que seguir el ejemplo que hemos marcado. Un camino de convencer y no vencer, del diálogo y del respeto, porque da sus frutos favorables a la sociedad”, dice Torres Mora, que elogia a sus compañeros de periplo. Este jueves se despedirán como grupo de trabajo después de la votación.

Los cuatro nos hemos adelantado a la política de este país, que tendrá que seguir el ejemplo que hemos marcado

Maura da más valor a la solución que han dado al sector, que a la imagen que han transmitido al resto de diputados. “La fortaleza no se mide en los consensos, sino en la cantidad de conflictos que hemos sido capaces de tramitar. Es mucho más importante demostrar cuánto conflicto eres capaz de tramitar. Esto es muy productivo”, cuenta. “La clave ha sido las ganas de trabajar”. Las comillas son de Marta Rivera de la Cruz. La portavoz de Cultura de Ciudadanos y presidenta de la Comisión de Cultura del Congreso asegura que el trabajo estaba por encima de la ideología. “Este pacto fuera de la cultura es más difícil. Por eso hemos intentado evitar hablar de política entre nosotros”, dice.

La unión hace la fuerza

Todos coinciden en que escuchar las experiencias preconizadas del sector, cuando pusieron en marcha el Estatuto del Artista, fue decisivo en la unión. Pero Rivera de la Cruz recuerda un hecho que marcó el camino: a los dos meses del inicio de la última legislatura de Mariano Rajoy como presidente, los cuatro se encontraron en una visita a la Biblioteca Nacional. Ana Santos, la directora, les contó que la fachada estaba en muy mal estado, con riesgo de desprendimientos. Necesitaban un presupuesto cercano a los dos millones de euros y Cultura no tenía holgura como para cubrirlo. Así que decidieron ir los cuatro a visitar al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, muy próximo a los intereses culturales. “Nos dijo que se ocuparía el ministerio”, recuerda Rivera de la Cruz. Hoy la fachada está saneada.

Este pacto fuera de la cultura es más difícil. Por eso hemos intentado evitar hablar de política entre nosotros

Emilio del Río se muestra muy orgulloso de haber alcanzado el consenso en plena moción de censura contra Rajoy. “Cerramos el Estatuto del Artista por unanimidad”, cuenta. "Para el PP, la cultura es uno de los pilares esenciales de la nación. Por lo tanto, es algo que hay que proteger y fomentar. Es un elemento básico de la unidad de España, por eso hay que buscar consenso en la cultura. La cultura es algo prioritario en la libertad y la unidad", comenta el filólogo y portavoz cultural de su partido en el Congreso.

Torres Mora, fiel a su veterana retórica parlamentaria, lo resume en una frase: “En esta improbable legislatura hemos hecho algo todavía más improbable: hacer una democracia deliberativa”. Para el diputado y profesor universitario de Sociología es muy singular que un grupo de personas se haya sobrepuesto a la situación política para trabajar en honor al objetivo. “Nuestras reuniones en la cafetería se convirtieron en parte del paisaje. Estábamos a lo nuestro y nos defendíamos entre nosotros. Han sido días de diez horas de reunión, con el letrado Astarloa como cómplice. En mi vida parlamentaria [15 años] ha sido mi mejor experiencia política, de diálogo y respeto”, añade. Maura, que no repetirá la próxima legislatura, coincide: “Lo que importa ha sido el viaje. Hemos hecho un camino en común que ha sido fructífero para hacer sostenible el sector”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >