Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La compatibilidad de la pensión de jubilación con los derechos de autor se queda en el aire

El adelanto electoral complica el compromiso del Gobierno sobre el Estatuto del Artista

Los miembros de la Subcomisión del Estatuto del Artista entregan el informe a Ana Pastor el pasado junio.
Los miembros de la Subcomisión del Estatuto del Artista entregan el informe a Ana Pastor el pasado junio.

La foto parecía la alineación de un partido de fútbol. Hasta 13 diputados contentos después de años de trabajo y unanimidad. A mediados de junio la Subcomisión del Estatuto del Artista entregó el informe sobre las mejoras laborales de los creadores a la presidenta del Congreso, Ana Pastor. Ya solo faltaba pasar de lo abstracto a lo concreto y el BOE publicó el 29 de diciembre un decreto de medidas de urgencia para mejorar las condiciones de los creadores españoles. Entre ellas, una de las más importantes quedó pendiente de desarrollo: la compatibilidad de las pensiones de jubilación y sus derechos como autor. Un desarrollo que ahora queda en el aire debido al adelanto electoral anunciado este viernes para el 28 de abril; en teoría, todavía hay tiempo suficiente para culminarlo, pero en la práctica no está claro que sea posible.

El real decreto de diciembre establecía que el Gobierno debía aprobar un reglamento para regular la compatibilidad de los creadores jubilados en el plazo de seis meses, que se agota en junio. El Ministerio de Empleo era el responsable de esta ampliación, pero el proyecto de articulado no ha sido entregado y, con el anuncio del anticipo electoral, podría quedar congelado y pendiente de desarrollo por el nuevo Ejecutivo. Según fuentes cercanas a la negociación, Hacienda ha puesto reparos al articulado.

Manuel Rico, presidente de la plataforma Seguir Creando —que agrupa a más de 40 organizaciones cívicas del ámbito autoral—, cree que, si se ultima el reglamento de urgencia, antes del 5 de marzo —fecha de la disolución de las Cámaras—, el asunto podría quedar resuelto en esta legislatura. “No nos dejen colgados”, pide el escritor. El trámite, tal y como ha podido saber este periódico, “no necesita pasar por las Cortes, es una tarea puramente administrativa”, sino que, como aseguran desde el Ministerio de Cultura, debe ser aprobado por el Consejo de Ministros. Antes de la disolución de la Cortes quedan dos reuniones de los ministros y debe ser Empleo quien presente esta reforma, pero fuentes de esta cartera explican que el articulado no está terminado y prefieren no comprometerse con su entrega.

Si no se cierra este capítulo crucial del Estatuto del Artista —fruto del consenso de todas las fuerzas políticas representadas hoy en el Congreso de los Diputados—, quedará en manos de un nuevo hemiciclo en el que, todo apunta, irrumpirá un nuevo partido. De ese modo, una vez se ha mejorado la fiscalidad y la cotización de los creadores, la participación sindical, la protección por desempleo, maternidad y enfermedad o las prestaciones sociales, Vox tendrá que manifestar su posición ante esa compatibilidad entre pensión y derechos de autor.

“El anuncio de la convocatoria de elecciones modifica sustancialmente el marco. Aunque hay unanimidad entre los grupos, el Gobierno saliente debería poner voluntad política para sacarlo adelante. La llegada de Vox también puede dificultar el proceso, pero confío en que no tenga el peso que ha obtenido en Andalucía. Nosotros lo que queremos es que quede cerrado este asunto antes de que se disuelvan las cámaras”, añade el poeta y crítico. Rico cuenta que la semana que viene se reunirán con el ministro de Cultura, José Guirao, para que les informe sobre el estado de la cuestión, porque reconoce que desde octubre nadie les ha explicado la marcha del artículo que permitiría a los veteranos disfrutar de su jubilación y su creación.

La incompatibilidad sucede desde los años sesenta, pero siempre ha primado la interpretación que han dado los Gobiernos. El último criterio, por el que se han levantado los creadores más veteranos, lo modificó el PP, en 2013, en el que plantean la posibilidad de la jubilación activa y una reducción de la pensión al 50% para poder seguir beneficiándose de los derechos generados. En ese momento, se inician las inspecciones y la alarma salta con las denuncias de Javier Reverte y Forges: están reclamando a los creadores jubilados la devolución de la pensión de varios años y una multa.

La plataforma Seguir Creando ha denunciado que se encuentran en una situación muy vulnerable, “atados de pies y manos y sometidos a situaciones personales en algunos casos de extrema gravedad”. Muchos de ellos no pueden afrontar los gastos de su vivienda ni otras necesidades básicas, aseguran. El caso más grave lo conocimos cuando un escritor asturiano escribió a Fátima Báñez culpándola del suicidio de su mujer. El Ministerio de Empleo y Seguridad Social que dirigía entonces reclamó al autor una multa de 70.000 euros por haber defraudado al Estado. Su delito fue seguir escribiendo a los 80 años de edad, mientras cobraba la pensión. En junio de 2015, seis meses después de la muerte de su mujer, reaccionó ante lo que consideraba "una canallada" y escribió la misiva de casi 50 páginas a Báñez. "Un atropello que una disposición injusta y su interpretación liberal por parte de su mesada de funcionarios ha originado en mi entorno íntimo y que ha tenido como consecuencia el fallecimiento de mi esposa de forma dolorosa y traumática", continuaba en su escrito el autor del que no trascendió el nombre.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información