Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece Toni Canet, el cineasta que filmó la vida y la muerte

El director de 'Las alas de la vida' ha muerto a los 65 años, horas después de recoger el Premio de Honor del Audiovisual Valenciano

Toni Canet
Toni Canet durante la presentación de 'Las alas de la vida' en La Alcudia (Valencia).

La estrecha línea entre la vida y la muerte ocupaba las cavilaciones y reflexiones del realizador cuando filmó los últimos días de su mejor amigo en Las alas de la vida. Hoy, el cineasta valenciano Toni Canet ha fallecido a los 65 años como consecuencia del cáncer. El testimonio vitalista del director ha quedado impregnado en su obra con títulos como Amanece como puedas (1988) o el documental que le hizo ganador en el Festival de Cine de Valladolid en 2006, Las alas de la vida. Su muerte se ha producido apenas unas horas después de que la Consejería de Cultura hiciera público que era el ganador del primer galardón de honor de los Premios del Audiovisual Valenciano.

“Fueron los planos más importantes de mi vida, estábamos ante una dimensión humana potentísima”, contaba Canet de su obra cumbre, Las alas de la vida, en una entrevista de 2015. Este documental marcó para siempre la vida del cineasta y su carrera como director. En él, Canet se marcó el objetivo de mostrar al mundo el tránsito entre la vida y la muerte con un caso real: el de su amigo Carlos Cristo que, a sus 47 años, padecía una enfermedad terminal. Canet le pidió registrar con su cámara sus últimos meses y acompañarlo en el tramo más difícil de su vida. Nadie podía negar el ímpetu y el esfuerzo que Canet puso para sacar adelante el documental. “Hacía de director, cámara, guionista, chófer e incluso preparaba el almuerzo para el equipo”, recordaba Canet sobre los días de rodaje del documental. El director preparó 16 versiones diferentes del montaje antes de decidirse por la que creía que captaba mejor el espíritu del guión.

La carrera del director del pequeño pueblo valenciano de Llutxent (Valencia) despegó con comedias juveniles como Amanece como puedas (1988) o La camisa de la serpiente (1996), en la que revivía su adolescencia a través de la historia de un grupo de jóvenes que quieren formar una banda de rock en un pequeño pueblo mediterráneo. La carrera de Canet estuvo siempre ligada a la televisión. Trabajó como realizador de programas documentales para la televisión valenciana entre los que destacan Crónica amarga en 1991, Viajar sin billete en 1998 o la serie de ficción Benifotrem, la primera serie de producción propia de Radio Televisión Valenciana, inspirada en su primera comedia. La última película que realizó fue Cal blanca, Negro carbón (2017), un documental que recupera los procesos de la producción tradicional de la cal y el carbón.

“Fue uno de los pioneros de las series documentales y de ficción cuando nació la televisión valenciana”, expresó ayer el director adjunto de Audiovisuales y Cinematografía del Instituto Valenciano de Cultura, José Luis Moreno. En el acto de presentación de los Premios del Audiovisual Valenciano, Moreno anunció que Canet era el ganador del galardón de honor “por sus treinta años de trayectoria”. El consejero de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, quiso destacar el "trabajo innovador y rompedor del cineasta" que se dejó la piel en su empeño por filmar la vida y la muerte.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información