Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiesta del Cine cierra su peor edición desde 2012

La venta de entradas cae hasta los 1,3 millones, lo que supone un 18,7% menos respecto al pasado mes de mayo

Entrada a un cine de Madrid en otoño de 2016.
Entrada a un cine de Madrid en otoño de 2016.

Durante tres días, las salas españolas vendieron 1,3 millones de entradas. En un país donde cada habitante acude de media 2,2 veces al año a ver películas, puede parecer un hito. Sin embargo, también supone un paso atrás. Porque el resultado de la XV Fiesta del Cine —el evento que cada seis meses baja los precios a 2,90 de lunes a miércoles— es el peor desde 2012, cuando sumó 766.231 asistentes. Desde entonces, la cita ha pasado de anual a semestral, ha generado aplausos, y siempre había oscilado entre 1,6 y 2,6 millones de entradas vendidas.

Esta vez, en cambio, ha sufrido un descenso del 18,7% respecto a la XIV edición, el pasado mayo, cuando recibió 1,64 millones de espectadores. La bajada es parecida si se compara el resultado con la anterior fiesta otoñal, en octubre de 2017, que vendió 1,63 millones de entradas.

¿El arrastre de la Fiesta del Cine se va agotando? Sus organizadores lo desmienten. “No pensamos que el modelo vaya a caducar, sigue generando expectación. La reducción es puntual y la asistencia siempre va a fluctuar. No habría mercado, eso sí, para una tercera celebración en un año”, defienden desde FECE (la federación de los exhibidores de cine). Citan las tres décadas que lleva una iniciativa parecida en Francia, o su avance en Italia o Portugal. Y subrayan que el buen tiempo y la falta de un filme que disparara la taquilla —a lo Ocho apellidos vascos o Un monstruo viene a verme— contribuyeron al retroceso.

Los 10 filmes más vistos

La monja, Johnny English: de nuevo en acción, Todos lo saben, El reino, Un pequeño favor, Milla 22, Searching, Yucatán, Los increíbles 2 y Predator.

El bajón, además, llega tras un fin de semana especialmente raquítico en las salas. De ahí que se pueda sospechar que algunos se guardaron sus ganas de cine para los días más baratos. Para FECE, son pocos: “El impacto de canibalización es mínimo en este caso y compensa de sobra”.

Quizás, entonces, la fiesta sea simplemente víctima de su éxito: al fin y al cabo, solo el lunes mejoró en un 320% las cifras del mismo día de la semana anterior. Desde FECE insisten en que la normalidad de la cita es moverse en torno al millón y medio de entradas. Muy por debajo de esa cifra, sí habría razones para preocuparse. En cambio, cuando se superan los dos millones, es un triunfo. “Y lo volveremos a conseguir”, afirman. El veredicto, en primavera.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información