Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ejército de autobuses cruza España rumbo al Arenal Sound

Los primeros 25.000 asistentes al festival se instalan en la playa de Burriana, muchos con la mayoría de edad recién cumplida

Asistentes en el Arenal Sound, en Castellón.
Asistentes en el Arenal Sound, en Castellón.

Joven, multitudinario y multiestilo. Son las características que definen al festival Arenal Sound, que desde este martes levanta el vuelo en la playa de Burriana (Castellón) que le da nombre. Sobre este punto del Mediterráneo han empezado a aterrizar los primeros 25.000 asistentes de los cerca de 300.000 que se darán cita hasta el próximo domingo en la novena edición de la macrocita musical. 14.000 de ellos lo han hecho escalonadamente desde las seis de la mañana en los más de 250 autobuses oficiales fletados por la organización, cuarenta con salida desde el madrileño estadio Santiago Bernabéu, una veintena desde Bilbao y otros tantos de Galicia, sumados a los llegados desde Euskadi, Cataluña y otros puntos de la geografía española.

A bordo, público adolescente, en un 90% nacional -con excepciones internacionales como Portugal, Francia, Reino Unido o Italia-, que pone rumbo al que, para muchos, “es su primer festival; de hecho están deseando cumplir los 18 para venir”, afirman desde la organización. Las cifras atesoran el perfil juvenil del certamen. La mayoría de los asistentes oscila entre los 18 y los 25 años. Un aspecto que corrobora la organización cuando entre los “artistas veteranos” en cartel este 2018 “que atraen a público de más edad” cita nombres como James Blunt o Maldita Nerea, que rozan la cuarentena. El bajo precio de los abonos, agotados desde hace seis meses, se suma a la coctelera de alicientes para los ‘sounders’ casi adolescentes que despliega el certamen.

Las mejoras en las infraestructuras, “con una estética renovada” y la inclusión de nuevas áreas en las zonas de descanso son las novedades más relevantes de una edición que pondrá el foco en evitar colapsos de público como el de la sesión de Dulceida en 2017, que obligó a desalojar el Beach Club y a suspender conciertos posteriores. Y en hacer frente a la ola de calor que llega a partir de este miércoles. Como el resto de macrofestivales valencianos, el Arenal Sound contará con un punto violeta contra las agresiones sexistas instalado en el acceso al recinto. De hecho, ha sido de los pioneros. “El año pasado ya estaban, pero gestionados por organización y Ayuntamiento, y en esta edición lo asumen la Generalitat Valenciana y el Instituto de la Mujer”, aclaran los responsables del festival. Operativo desde las 19.00 a las 3.00 horas, este punto se complementará con los de información ubicados en las dos zonas de acampada y abiertos 24 horas.

Desde hoy y hasta el inicio de los conciertos oficiales este jueves, la fiesta se instala en la emblemática piscina del Beach Club –que cerrará las puertas a las 21.00- y en las dos zonas de acampada –Malvarrosa y Arenal, con capacidad para 40.000 personas- con carpas musicales y sesiones de djs locales que ambientarán hasta bien entrada la madrugada el prefestival. Entre los artistas más esperados, por los datos que arroja la aplicación móvil del evento, con más de 30.000 descargas, emergen Bad Bunny o Dimitri Vegas & Like Mike, “el dj número dos del mundo, el Martin Garrix de 2017”, señalan los organizadores. También los catalanes Dorian y Bad Gyal, en las antípodas musicales pero con la fusión –cada uno en su campo- como nexo. Los primeros llegan a Burriana con su mix electrónico e indie-rock. La segunda, con la mezcla de rap, dancehall, reguetón y trap que construye su carta de presentación.

En el plano internacional destacan también los británicos James Blunt y The Vamps, dos “presencias femeninas fuertes” como Azealia Banks y Jess Glynne; o unos habituales del Arenal Sound como Steve Aoki y Crystal Fighters, para quienes la de 2018 es ya su tercera edición. En el ámbito nacional emergen Dorian, Rozalén, Carlos Sadness o La Pegatina, con nuevo trabajo; el regreso de Maldita Nerea nueve ediciones después; el finalista de Operación Triunfo Alfred García, que presenta su primer disco, La Casa Azul o La Raíz.

Un cartel que plasma el mix de estilos que define al festival. Porque en el Arenal Sound confluye absolutamente todo. “Indie, rap, pop, reggae, trap, reguetón, mestizaje, electrónica… Desde el primer año es así y quizás esto es lo que hace que cale en la gente joven”, señalan los promotores. Es parte de la fórmula del éxito de la que definen como “la mejor experiencia del año para los jóvenes”. De un certamen al borde de la década que, superados los rifirrafes con consistorio y entidades vecinales, espera soplar sus diez velas en Burriana el próximo verano.