Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los festivales valencianos se blindan contra las agresiones sexistas

Una decena de macrocitas musicales habilitará en sus recintos puntos de información y prevención de la violencia de género y de atención a las víctimas

Asistentes al TRNSMT festival de Glasgow.
Asistentes al TRNSMT festival de Glasgow. AFP

Los festivales de música que acoge la Comunidad Valenciana a lo largo y ancho de su territorio quieren convertirse en espacios seguros para el público femenino y libres de agresiones sexistas. Un paso adelante que estas macrocitas dan con la habilitación en sus recintos de conciertos de los llamados ‘puntos violeta’, cuyo objetivo es informar, prevenir mediante el refuerzo de actitudes de respeto y atender e intervenir ante posibles agresiones sexuales o situaciones de acoso que puedan darse en estos espacios. El fin último es lograr un ocio seguro para todas las personas, dónde las mujeres no tengan que ver limitada su capacidad de movimiento y su derecho a disfrutar. Así lo ha asegurado la vicepresidenta del Consell y consejera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, que desea unas fiestas “libres de comportamientos y agresiones sexistas”.

Los ‘puntos violeta’, ubicados en lugares visibles, estarán activos en cada certamen desde las siete de la tarde y hasta las tres de la madrugada. Gestionados por Cruz Roja, cada uno contará con tres profesionales especializados en asesoramiento psicológico, legal y emocional, y con el apoyo de personal de los centros Mujer 24 Horas y equipos de voluntarios. Y es que entre los objetivos no está solo atender posibles vulneraciones de derechos contra las mujeres cometidas dentro del mismo festival, sino que en estos espacios podrán ser atendidos casos de violencia ocurridos meses antes, de modo que la víctima pueda ser derivada desde aquí a los recursos de atención y protección establecidos en la Comunidad Valenciana.

El Festivern, que se celebra en la localidad valenciana de Tavernes de la Valldigna, fue pionero en esta iniciativa en su edición de 2017, y este año se une otra decena festivales que agrupa la marca paraguas Mediterranew Fest, como el Festival de Les Arts –el primero de la temporada en incorporar ‘puntos violeta’ a principios de junio-, el Marenostrum Xperience, el Music Port Fest, Festival Internacional de Benicàssim (FIB), Low Festival, Arenal Sound, Leyendas del Rock, Medusa Sunbeach y Rototom Sunsplash. Según ha indicado el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, hay otros seis festivales “en lista de espera” que han mostrado su interés en incorporar ‘puntos violeta’ a sus instalaciones. En sumarse a una iniciativa que une “la estética de la música con la ética de los valores y derechos que representa”.

El último informe de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género revela que el 72 % de personas encuestadas identifica las fiestas y los festivales como lugares donde más se vulneran los derechos contras las mujeres. Datos que según Mónica Oltra hacen necesario extender la lucha contra la violencia de género también a estos ámbitos. Un reto que avalan más porcentajes, los que arroja el Observatorio Noctámbul@s de la Fundación Salud y Comunidad sobre violencias sexuales en espacios festivos. Según este, el 57 % de chicas jóvenes asegura haber sufrido comentarios incómodos, tocamientos o peticiones insistentes ante una negativa a iniciar una relación cuando estaba de fiesta, frente al 4 % de chicos.

La presentación de esta campaña contra las agresiones sexistas en eventos musicales se ha hecho en Castellón, la provincia que alberga tres de los festivales más masivos del verano: FIB y Rototom Sunsplash en Benicàssim, y el Arenal Sound de Burriana. Hace algo menos de una semana, el director del FIB, el británico Melvin Benn, anunció con motivo de la presentación de la 24.ª edición del certamen la instalación por primera vez de un espacio de prevención y atención a posibles víctimas de agresiones sexuales en el recinto de conciertos benicense. Cruz Roja gestionará este primer ‘punto violeta’ del FIB, habitual en otros de los festivales que gestiona Benn en Reino Unido. “Es un tema que me preocupa personalmente”, dijo en alusión a este espacio “libre de violencia”.

También el certamen internacional reggae Rototom Sunsplash contará este año con el primer ‘punto violeta’ en el recinto. No obstante, desde la organización aclaran que no será un punto estrictamente ‘violeta’, sino más amplio en lo que a atención de reivindicaciones, denuncias o de demanda de información se refiere. Así, este espacio se activará ante cualquier incidencia, queja o reclamación ante un caso de sexismo, LGTBfobia, racismo “o situación en la que se vean vulnerados los derechos de cualquier persona o colectivo, por el motivo que sea”, explican desde la organización.

Rototom Sunsplash ha difundido además entre sus canales informativos un decálogo para evitar actitudes machistas y violencia sexista, y que distribuirá durante su 25.ª edición, del 16 al 22 de agosto, en diferentes puntos del recinto y la acampada. Bajo el título Respect (Respeta) el decálogo insta al público a llevar a la práctica un lema: “Vive y convive”. También a poner en práctica la empatía: “Ponte en el lugar de la otra persona y piensa antes de actuar de una forma cuyas consecuencias tampoco te gustaría sentir a ti”; a respetar “las decisiones, los límites y el espacio de los demás” y a escuchar “a quien tienes al lado. Pregunta. No interpretes o presupongas”, recoge, entre otros puntos, el escrito.

Más información