Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Festivales de música, la nueva mina del turismo

Los eventos musicales en vivo se han convertido en un sector estratégico para la industria del ocio valenciana

El público en una de las ediciones del FIB de Benicàssim.
El público en una de las ediciones del FIB de Benicàssim.

En el mundo cada vez se viaja más por motivos musicales y después de años de titubeos los festivales de música en vivo se han abierto un hueco en la industria turística valenciana, que en estos momentos cuenta con un puñado de grandes citas musicales, con el FIB de Benicàssim como certamen pionero. “Si la Comunidad Valenciana consigue que sus festivales [FIB, Arenal Sound, Rototom, Leyendas del Rock, Medusa, Low Festival], funcionen bien, se anotará un tanto importante", asegura José Nácher, profesor de Economía de la Universitat de València y autor de un estudio sobre las posibilidades de la música

La comunidad, más conocida como la tierra de las 2.000 bandas de música, tiene motivos para dar rienda suelta al optimismo respecto a este nuevo nicho del negocio turístico. “No hay ningún territorio donde el tejido empresarial y buena parte de las Administraciones Públicas hayan encontrado tanta sintonía en torno a la necesidad de apoyar estos festivales, que son un tractor de la actividad turística para todo el año.

El territorio valenciano tiene muchas más fortalezas musicales de las que presumir y que actúan de caldo de cultivo para atraer a aficionados del ocio vinculado a la música. Es el caso de la Berklee College of Music, escuela de posgrado de referencia mundial o la presencia de miles de estudiantes Erasmus en las capitales valencianas.

Según Nácher, lugares como Salzburgo, Austin, Nashville, Toronto, Melbourne o Adelaida se han especializado en todo lo relacionado con el ocio y la cultura musical. “Tenemos que profundizar en cómo la música puede mejorar el posicionamiento turístico de la Comunidad Valenciana”, agrega el profesor.

No hay vuelta atrás; la economía europea más desarrollada tiene que especializarse en actividades de alto valor añadido porque la fábrica del mundo se ha trasladado a otros lugares. “O la población activa europea se especializa en actividades relacionadas con la cultura, la tecnología y la creatividad, de alto valor añadido, o no podrá salir adelante”, afirma rotundo el profesor.

La Feria del Turismo (Fitur), que se celebra en Madrid estos días, ha creado un espacio dedicado a los festivales de música y Spain Life Music, la asociación para la promoción del turismo musical en España, ha premiado a la Generalitat Valenciana por su promoción de los festivales y la creación de la marca Mediterranew Fest. “Es un ejemplo a seguir para el resto de España al recuperar el turismo musical”, ha destacado el responsable de la asociación, Iñaki Gaztelumendi.

El presidente valenciano, Ximo Puig, ha recogido recogido este jueves el galardón de manos de la directora de Fitur, Ana Larrañaga. Y lo han acompañado el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer; la vicepresidenta, Mónica Oltra, y los promotores de festivales emblemáticos de la región como el FIB, el Rototom Sunsplash -ambos en Benicàssim (Castellón)- y el Arenal Sound, que se celebra en Burriana.

Como responsable de Spain Life Music, Gaztelumendi ha agradecido la confianza de Fitur con la música en vivo en un "maridaje" que arranca de forma modesta este año para ir a más en próximas ediciones. "Tenemos que guiarnos por lo que se está haciendo en Valencia", ha enfatizado Gaztelumendi, para destacar el trabajo de la región a favor de la promoción y la recuperación del turismo musical. Tras recibir la distinción, Puig ha agradecido el esfuerzo de los que han hecho posible la marca para "empaquetar" y "dotar de identidad" a los festivales, un producto turístico que ya estaba instalado pero necesitaba impulsar su rendimiento.

"Los valencianos llevamos la música en el ADN y hay pocas cosas que nos definan más; es la mejor manera de entender nuestra convivencia. Como decía Mario Benedetti, cantamos porque creemos en la gente y somos militantes de la vida. Los valencianos somos militantes de la vida. Y la música y la vida forman parte de la misma partitura", ha dicho Puig.

El acto también ha servido para entregar los distintivos Mediterranew Musix a los promotores de los principales festivales que plantan su escenario en la Comunidad Valenciana. Han sido premiados el director del Arenal Sound, David Sánchez, Melvin Bonn, del FIB, Filippo Giunda, del Rototom, y Toño Sánchez, del Festival de Les Arts de Valencia. 

También, José Cumplido, del Marenostrum (Valencia), Andreu Piqueras, del Medusa Sunbeach (Cullera), Marcos Rubio, del festival Leyendas del Rock (Villena), y Carolina Rodríguez, del Low Festival (Benidorm).  Otros festivales que han recibido el sello son el Pirata Rock, (Gandia) y el  Motgorock (Xàbia).

Una "vacuna contra la caspa"

Francesc Colomer, uno de los primeros políticos que creyó en la potencialidad de los eventos en vivo, ha recordado  cómo destinos turísticos maduros han encontrado en los festivales "una nueva identidad para venderse al público", y "una especie de vacuna contra la caspa, contra lo rancio". "Los festivales militan en el futuro porque están muy relacionados con la juventud", ha defendido el que fuera alcalde de Benicàssim cuando el FIB desembarcó en el municipio castellonense hace más de dos décadas.

Como impulsor de la marca Mediterranew Fest, Colomer ha recordado que la nueva Ley valenciana de Turismo, Ocio y Hospitalidad los consagrará como producto turístico estratégico. Colomer ha agradecido, además, a aquellos que "hacen posible que el talento aterrice en la Comunitat en medio de la carrera de obstáculos que es un festival".

La otra marca impulsada por la Agència Valenciana de Turisme, Mediterranew Music, también ha distinguido a otras organizaciones como la Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana (FSMCV), el Palau de la Música de València, la formación Capella de Ministrers y ayuntamientos como el de Castellón, Benicàssim, los valencianos de Cullera, Llíria, Sagunto, Xàtiva y Buñol, y el castellonense de la Vall d'Uixó.

Más información