Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los festivales de música: la nueva paella del turismo

Instituciones como la Agencia Valenciana de Turismo ya promocionan la cultura festivalera

Asistentes al Arenal Sound en el escenario Pool Stage del Arenal Sound
Asistentes al Arenal Sound en el escenario Pool Stage del Arenal Sound

España es turismo, es sol, es paella, y ahora también, tierra de festivales. Este mes de julio se batió el récord de todos los récords, nunca antes en un solo mes se habían recibido en España tantos turistas. De hecho, más de 10 millones de personas —en su mayoría británicos— nos visitaron para gastar casi 70.000 millones de euros en los nueve primeros meses del año. Así que la pregunta que surge es fácil: ¿Cuántos de esos millones proceden de la marabunta de festivales de música que nos rodea?

Dentro de los festivales que superan los 200.000 asistentes destacan dos citas valencianas: el Arenal Sound de Burriana y el Rototom de Benicàssim

Hay una cifra que resume a la perfección lo que suponen los festivales hoy en día, y es el resultado de unir en una misma suma a las principales citas musicales de la Comunidad Valenciana. Todas ellas contaron con más de un millón de asistentes y aportaron un total de 128,8 millones de euros. Sí, estos eventos se han convertido en un negocio fundamental en nuestro país, y en este camino, instituciones como la Agencia Valenciana de Turismo (AVT), se ha lanzado a promocionar sus propias marcas turísticas de festivales: Musix Festivals y Mediterranew Fest.

El objetivo de esta acción nace de la necesidad de promover la música en tierras valencianas y respaldar a festivales de la zona como el FIB, el Low Festival o el Medusa Sunbeach Festival, otorgando mayor seguridad jurídica a estos eventos. Este verano se apuntaba desde el departamento de Turismo de la Generalitat Valenciana que el objetivo era "hacer las cosas bien y todos con las mismas reglas". A su vez destacaban que festivales como el Arenal Sound habían llenado apartamentos y hoteles y generaban "muchísimo turista potencial para el futuro".

En esta especialización, el secretario autonómico de Turismo de la Comunidad de Valencia, Francesc Colomer, mencionaba que el objetivo era unificar la estrategia de festivales y administración: "Los festivales nos internacionalizan, generan industria cultural y prestigio". De hecho, todos los eventos que participan en este sello tienen derecho a ser promocionados por la propia AVT y pueden sumarse a la línea de ayudas económicas. Eso sí, el acceso obliga a seguir un código ético con condiciones tales como las de incluir a artistas locales en el cartel o respetar a los vecinos.

La realidad es que los valencianos representan más del diez por ciento de los trabajadores del sector turístico en España —los terceros después de Cataluña y Andalucía—. Un mérito que también coincide con aquellos lugares que concentran el mayor número de festivales en nuestro país. Si analizamos pormenorizadamente los datos, descubrimos que entre los festivales que superan los 200.000 asistentes destacan dos citas valencianas: el Arenal Sound de Burriana y el Rototom de Benicàssim. Del casi un millar de eventos, solo los diez más grandes atraen a más de 1,6 millones de personas, y según estiman sus organizadores tienen un impacto económico que supera los 400 millones de euros.

Más información