Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Benicàssim despide un FIB histórico

El festival aspira a una nueva "era dorada"

La última edición registró el ‘sold out’ de Red Hot Chili Peppers y 177.000 asistentes

Anthony Kiedis, de Red Hot Chili Peppers, en el FIB de Benicàssim.

“Todos queremos más, pero deberíamos estar satisfechos de estar donde estamos hoy”. El balance del Festival Internacional de Benicàssim (FIB) 2017, del que dio cuenta ayer domingo —a falta de los datos que sumara la clausura— su director, Melvin Benn, exhibe el buen momento que vive el festival. “Esta es una nueva era dorada para el FIB y queremos que dure mucho”, ha añadido poco antes de avanzar las fechas para la edición de 2018, que se celebrará del 19 al 22 de julio.

Kasabian, Years & Years, Crystal Fighters y Love of Lesbian rubricaron ayer una edición histórica. En cartel y en afluencia. “No creo que vayamos a tener a alguien más grande que los Red Hot Chili Peppers”, ha sentenciado Benn. La banda californiana ha tomado el relevo al sold out de Muse en 2016 y logró congregar anoche a más de 50.000 personas en un recinto de conciertos completamente blindado.

A falta del balance oficial, el FIB 2017 despedirá su 23ª edición con 177.000 asistentes en sus cuatro jornadas, 7.000 más que el año pasado: 43.000 el jueves, 42.000 el viernes, 50.000 el sábado y 43.000 este domingo. El 49% del público del festival procede de Reino Unido e Irlanda, el 47% es español y el 4% de otros países. Las tres zonas de acampada del certamen han acogido a más de 22.000 personas.

La alcaldesa de Benicàssim, Susana Marqués, ha resaltado que las cuatro jornadas del macroevento musical dejan 30 millones de euros en consumo interior y han generado 2.000 empleos, entre directos e indirectos. “Ya podemos decir que hemos superado el examen del FIB, y que lo hemos hecho con matrícula de honor”, ha apuntado.

La edición de 2017 pasará también a la historia por haberse rodeado de un anillo de seguridad sin precedentes. Un dispositivo que, según ha avanzado Benn, ha llegado para quedarse. “Las medidas especiales han pasado a ser ahora las medidas normales. La situación lo exige. Y son medidas que de manera indefinida se van a seguir tomando”, ha asegurado el también director de Maraworld. Y ha dedicado una lista eterna de agradecimientos a quienes han hecho posible que la maquinaria haya echado a rodar, “a quienes han trabajado bajo presión para tener este FIB. Los grandes números suponen una gran presión”, ha insistido.

En lo estrictamente musical, y junto al “hito” que en la trayectoria del festival ha supuesto el aterrizaje en Benicàssim —vía aeropuerto de Castellón— de los Red Hot Chili Peppers, el director del FIB ha destacado descubrimientos nacionales y “personales” como el “súper concierto” de la banda vasca Belako, o la apertura en valenciano del escenario Visa por parte de Gener, “que puede ser una inspiración para otros grupos”. Tampoco se ha olvidado de mencionar el guiño de Los Planetas, “que tuvieron el detalle de decir sobre el escenario que estaban de vuelta en casa”.

“Anoche hubo pocos descubrimientos”, ha añadido entre risas en alusión al triplete que se sucedió el sábado en el escenario Las Palmas. La “fantástica” incursión de Liam Gallagher, los “fenómenos” Red Hot Chili Peppers y el “cierre inmejorable” de Biffy Clyro para la penúltima noche del FIB.

El FIB encaraba así su último asalto, con la mirada puesta ya en la edición 2018. No habrá festivales gemelos. Eso está “descartado”, ha asegurado Benn. Sí colaboraciones del certamen benicense con otras citas musicales. Y ganas de seguir avanzando en esta etapa dorada que da por enterrado el bache de 2013.

La “joya de la corona”, como ha definido al FIB el presidente de la diputación castellonense, Javier Moliner, presente también en la rueda de prensa de balance del festival, está a buen recaudo. Ha alabado el “coraje” del promotor británico a la hora de tomar las riendas del festival en sus horas más bajas y transformar sus resultados “en apenas cuatro años”. “Cerramos el mejor FIB de la década. Ambicionamos un 2018 más potente, y aquí estamos para conseguirlo”, ha concluido Moliner.

Más información