Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pablo Ordaz y Jiménez Barca testimonian el terror de la dictadura franquista

Los periodistas recogen en un libro la voz de diez "héroes" que sufrieron la represión del régimen fascista por sus ideas, su posición social o su condición sexual

De izquierda a derecha, Tereixa Constenla, Antonio Jiménez Barca, Pablo Ordaz y Almudena Grandes en la librería Tipos infames en Madrid.
De izquierda a derecha, Tereixa Constenla, Antonio Jiménez Barca, Pablo Ordaz y Almudena Grandes en la librería Tipos infames en Madrid.

“Lo que une a los diez protagonistas de este libro es que eligieron tener miedo”. Basta esta primera frase de la introducción de Así fue la dictadura. Diez historias de la represión franquista (Debate) para calibrar el peso de los testimonios que recoge la obra escrita por los periodistas Antonio Jiménez Barca y Pablo Ordaz. Una obra que, como dijo ayer la escritora Almudena Grandes, es “esencial porque recuerda que el franquismo fue una dictadura militar, fascista y sanguinaria y no un régimen autoritario, como se han encargado algunos de decir”.

Grandes, autora de una famosa trilogía literaria sobre la dictadura franquista, estuvo en la presentación del libro junto a sus autores y la periodista Tereixa Constenla, recientemente ganadora del Premio Nacional de Periodismo Francisco Valdés. “Pensamos que había que explicarle a gente que tenía menos de 40 años cómo fue vivir en una dictadura”, dijo Ordaz. “Es urgente sentarse todavía con los protagonistas de la represión franquista. Cuanto más tiempo te sientas con ellos más te das cuenta de lo importante que es lo que cuentan”, añadió.

Tanto Ordaz como Jiménez Barca cuentan con más de 25 años de experiencia en EL PAÍS como reporteros y corresponsales internacionales. En este libro, han unido fuerzas para reunir las voces de algunos de esos "héroes", como los definió Grandes, que, fieles a sus ideas, vivieron durante muchos años bajo la amenaza terrorífica de que ellos o los suyos fueran encarcelados, torturados o asesinados. En este sentido, Jiménez Barca recordó aquella vez que al sindicalista Víctor García Gardiel la policía franquista le rajó la capota del cochecito de su hijo con el fin de que consiguiese hablar bajo las amenazas. Sin embargo, el ahora “viejo comunista” decidió no hacerlo en un acto de valentía y dignidad.

Al abarrotado acto, celebrado en la librería madrileña Tipos infames, acudió el propio Díaz-Cardiel, torturado y condenado a 13 años de cárcel por pertenecer al Partido Comunista, y otros veteranos que malvivieron con sus derechos coartados bajo una dictadura que les torció sus vidas para siempre. También contó con la presencia de Soledad Gallego-Díaz, directora de EL PAÍS, y Joaquín Estefanía, adjunto a la dirección de EL PAÍS.

En Así fue la dictadura. Diez historias de la represión franquista, se da vivo testimonio de “historias del pasado que todavía tienen tentáculos hasta nuestros días”, tal y como señaló Tereixa Constenla recordando a Billy El Niño, tan presente actualmente en los medios de comunicación. Historias como la de Juana Doña, condenada a muerte por oponerse a Franco, la de Mariano Gamo, un cura que se ocupó de una parroquia en un barrio obrero y abandonado renunciando a su carrera eclesiástica, o la de Federico Armenteros, un homosexual que sufrió un acoso brutal, incluso de su propia familia, en esos tiempos oscuros.