Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España presenta el Paseo del Prado y el Retiro a la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco

Cultura anuncia una candidatura conjunta hispano-mexicana de los procesos artesanales de la cerámica de Talavera

Lateral del Paseo del Prado con la verja del Jardín Botánico a la izquierda.

Madrid quiere dejar de ser el patito feo de las grandes capitales europeas por no poseer un bien incluido en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco. En un proceso que se remonta a la alcaldía de Madrid de Ana Botella, del Partido Popular (2011-2015), ahora ha llegado el momento de que España presente, a través del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la candidatura del Paseo del Prado y el Retiro a la lista de la Unesco, un paso que debe formalizarse antes del 1 de febrero de 2019. El director general de Bellas Artes y Patrimonio del ministerio, Luis Lafuente, lo ha anunciado hoy, viernes, tras el visto bueno del Consejo de  Patrimonio Histórico, organismo que congrega dos veces al año a la Administración central con representantes de las comunidades autónomas, reunido esta vez en el Jardín Botánico, de Madrid.

Lafuente ha precisado que la candidatura madrileña no se configura como un conjunto histórico, "categoría que está ya muy representada, como asegura la propia Unesco, sino como un paisaje cultural de las artes y las ciencias". En abril de 2019, la Unesco seleccionará a 35 candidatos de todo el mundo. "A partir de septiembre de ese año llegarán a Madrid los evaluadores del proyecto. La decisión final será en la reunión que celebre la Unesco en 2020", ha explicado. Sobre el impacto económico y para el turismo en Madrid que podría generar el apoyo de la Unesco, Lafuente admitió que es complicado cuantificarlo, pero que lo obvio es que "atraerá más visitantes al Retiro". Sin embargo, ha advertido de que "como España es un país muy bien situado en esa lista, el tercero por detrás de China e Italia, con 46 bienes, tienen prioridad naciones con menos representación".

La directora general de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid, Paloma Sobrini, del PP, se ha referido a "esta oportunidad histórica" para la capital con una candidatura que incluye museos como el Prado, el Thyssen, el Reina Sofía, el CaixaForum, el parque del Retiro, instituciones como el Banco de España, el Congreso de los Diputados y la Real Academia Española, las fuentes de la Cibeles y Neptuno y otros espacios como la Casa de América o el Jardín Botánico.

"Es una zona a la que la ciudadanía le ha dado valor desde hace siglos, que ha sido testigo de acontecimientos históricos como la proclamación de la II República, manifestaciones, la Feria del Libro...", ha añadido Sobrini, que subrayó que el modelo del Paseo del Prado "fue un ejemplo importado por ciudades americanas como Lima y La Habana".

La alcaldesa madrileña, Manuela Carmena, de la formación Ahora Madrid, ha destacado "la parte emocional" de esta propuesta por "ser una zona de la ciudad que ha evolucionado de la mano de la ciudadanía" y ha subrayado la colaboración entre las distintas instituciones implicadas.

Una pieza del Centro Cerámico Talavera.
Una pieza del Centro Cerámico Talavera. EFE

En la misma reunión en Madrid también se ha aprobado presentar a la lista de patrimonio cultural inmaterial de la Unesco una candidatura conjunta hispano-mexicana "sobre los procesos artesanales de la cerámica" de Talavera de Puebla (México) y Talavera de la Reina y Puente del Arzobispo (Toledo). En este caso, la decisión de la Unesco será en 2019. Lafuente ha subrayado "cómo los españoles llevaron estas técnicas a México, y hoy, en ambos lugares, la forma de fabricación es prácticamente la misma". 

Ese sistema es "antiquísimo, lo trajeron los árabes a la Península, y luego se llevó a América", ha explicado Elena Rueda, de la Asociación Tierras de Cerámica, impulsores de la candidatura. "Se conserva la tradición del barro y la decoración. Queremos que se conserve porque hay unos 30 talleres de esa artesanía en la zona".   

Lafuente ha repasado además las candidaturas españolas inmersas en las decisiones de la Unesco para este y el próximo año. Los restos monumentales de Medina Azahara, la ciudad palatina árabe a las afueras de Córdoba, se enfrentará al examen final para ser Patrimonio Mundial en la reunión de la Unesco del 24 de junio al 4 de julio de 2018, en Baréin. Mientras que el Paisaje Cultural de Risco Caído, yacimiento arqueológico en Gran Canaria, y la propuesta que abarca en Tarragona las áreas del Priorat, Montsant y Siurana como paisaje cultural agrícola, presentadas este año, tendrán que esperar a la decisión en 2019. Como patrimonio inmaterial, para 2020, quedaría la decisión de la Unesco sobre la candidatura ya presentada de la Fiesta de los caballos del vino, en Caravaca de la Cruz (Murcia). 

Por último, Lafuente adelantó que desde Galicia se ha empezado a elaborar el proyecto para que en el futuro formen parte de la lista de la Unesco el paisaje y monumentos de la Ribeira Sacra y los viñedos de Andalucía.