Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La antigua siderurgia de Sagunt resurge como espacio escénico

La Generalitat Valenciana compra al Estado por 3,7 millones de euros esta nave siderúrgica reconvertida en sala teatral

La Nau de Sagunto, fábrica reconvertida en 2004 en espacio escénico, se reabrirá tras ocho años cerrada.
La Nau de Sagunto, fábrica reconvertida en 2004 en espacio escénico, se reabrirá tras ocho años cerrada.

La Nau, antigua siderurgia valenciana de Altos Hornos del Mediterráneo en Sagunt, Valencia, lució durante unos pocos años como gigantesco y moderno espacio escénico, con estrenos como Las troyanas, montaje teatral dirigido por la griega Irene Papas, o conciertos protagonizados por el ruso Mstislav Rostropóvich o el valenciano Carles Santos. La Generalitat Valenciana, que gastó cerca de 20 millones de euros en su rehabilitación, la cerró en 2010 en pleno recorte presupuestario, y ahora acaba de comprarla al Estado por 3,7 millones de euros para destinarla a usos culturales y convertirla en subsede del festival de teatro Sagunt a Escena.

El Gobierno valenciano, que lidera el socialista Ximo Puig, ha cerrado la compra de La Nau de Tallers, conjunto de cuatro naves de cerca de 10.000 metros cuadrados de superficie, a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), vinculada al Ministerio de Hacienda. Por esta nave, en la que la Generalitat enterró en 2004 una inversión millonaria, ha pagado tres millones de euros en metálico y 700.000 euros en terrenos a la sociedad estatal.

La Nau es otro de los proyectos fallidos o elefantes blancos que la anterior Administración valenciana, regida por el Partido Popular, dejó estancados cuando perdió el poder. En  parecida situación estuvo durante años otro espacio emblemático de la ciudad como es el Ágora, edificio diseñado por el arquitecto Santiago Calatrava, que pronto albergará un CaixaForum.

En La Nau todavía hay almacenadas piezas de los últimos montajes teatrales. ampliar foto
En La Nau todavía hay almacenadas piezas de los últimos montajes teatrales.

La SEPI cedió su uso a principios de este siglo pero la propiedad seguía en sus manos lo que obligaba a la Generalitat a consensuar con ella cualquier intervención en este inmueble de gran valor patrimonial. El actual Gobierno valenciano intenta, tras décadas de inversiones en proyectos faraónicos por parte de los gestores del PP, reaprovechar estos espacios y ponerlos en uso para evitar que sigan deteriorándose. De ahí, la compra después de dos largos años de negociaciones.

La Consejería de Cultura de la Generalitat, que dirige Vicent Marzà, se ocupará de la gestión de este espacio, a cuyo desbloqueo ha contribuido el alcalde de Sagunto, Quico Fernández, que quiere convertirla de nuevo en subsede del festival Sagunt a Escena. Cultura ha reservado una inversión de 400.000 euros para la puesta a punto y la reapertura de La Nau.

"Tenemos que adecuarlo porque no está en las condiciones adecuadas para darle un uso inmediato, y en ese proceso estamos. Ya hemos comenzado a redactar los proyectos de lo que sería necesario y las inversiones que tenemos que hacer para que pueda volver a abrir lo más pronto posible", ha explicado el consejero Marzà, quien ha eludido dar plazos concretos.

El presidente Ximo Puig, la responsable de la SEPI, Pilar Platero, el alcalde de Sagunto y el consejero de Cultura, durante la visita a La Nau ampliar foto
El presidente Ximo Puig, la responsable de la SEPI, Pilar Platero, el alcalde de Sagunto y el consejero de Cultura, durante la visita a La Nau

"Teníamos que recuperarla ya que la inversión que se hizo es cinco o seis veces su valor de transacción", ha dicho el primer edil de Sagunto. Según Hernández, la Generalitat y el Ayuntamiento firmarán un convenio de colaboración para la gestión futura del espacio, cuyos usos compartirán. Uno de los objetivos de la Generalitat es que el Ministerio de Cultura aumente sus aportaciones al festival de teatro saguntino, como hace con el Festival de Mérida o el Grec de Barcelona.

Más información