Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Grec bate récords con casi 40 espectáculos menos

El director Casadesús se estrena con 105.960 entradas, diez mil más que en 2016

El público llena casi completamente las gradas del teatro en la inaguración del Grec 2017.
El público llena casi completamente las gradas del teatro en la inaguración del Grec 2017.

El nuevo director del Festival Grec, Francesc Casadesús, tomó el pasado noviembre las riendas del espectáculo veraniego con un programa a medio hacer, ya iniciado por su antecesor, Ramon Simó. Desde un principio, Casadesús dejó claro que apostaría por espectáculos “más comprensibles” con “un discurso propio” ya que, en sus palabras, “lo más difícil es que el Grec tenga una personalidad distinta”. Con estas premisas y pese a contar con un mayor presupuesto —de tres millones de euros de 2016 a 3,3 millones este año— Casadesús presentó un programa más reducido con 102 espectáculos, casi 40 menos que el año pasado. Con todo, la 41º edición ha vendido 105.960 entradas, diez mil más que en 2016; si se cuentan también los actos gratuitos, la cifra asciende a 121.000 personas. Esos números suponen que la ocupación haya pasado del 68% al 75%. “La comunicación, con una campaña más amable y atractiva”, según Casadesús, ha sido el factor determinante para que el festival cierre con esos resultados.

El programa de este año mostró más atención a la danza que en ediciones pasadas y eso se ha traducido en un total de 13.350 de espectadores para este género. En este sentido, Casadesús cree que los espectáculos de danza, entre los que destacaban el del director italiano Jacopo Godani (que inauguró el festival), han tenido mucho éxito “porque se han cuidado más”. El director, sin embargo, no piensa que los espectadores hayan tenido en cuenta el género a la hora de elegir los espectáculos. “No es algo relevante, además hay muchos que no estaban enmarcados dentro de uno concreto”, añadió. El teatro sigue siendo el motor de arranque y este año ha engrasado su maquinaria para acoger 69.600 espectadores, ocho mil más que en 2016; 25.500 asistentes apostaron por la música y 4.400 por espectáculos de circo este 2017.

La comparación con el año pasado, no obstante, “es difícil porque antes había espectáculos gratuitos de inauguración y cierre”, matizó Casadesús. De los 102 eventos, “más de la mitad”, según Casadesús, colgaron el cartel de completo en alguna de sus sesiones. Entre ellos, el director destacó las tres danzas de Godani, la obra de teatro Troyanas, de Carme Portaceli; Calígula, de Mario Gas, o Rumberos, pugin a l’escenari, que se suspendió por la lluvia y se estudia programar para la Mercè. La ocupación del Grec Montjuïc ha sido del 80,9%, y en el Grec Ciutat (resto de escenarios), del 75,09%, además de propuestas más alternativas en espacios más reducidos como el Almeria Teatre y la Sala Hiroshima.

“El encargo que le hicimos ha sido refrendado por las cifras”, enfatizó el alcalde accidental de Barcelona, Jaume Collboni, quien admitió que tras el nombramiento de Casadesús “se corrieron riesgos”. “Estamos contentos, más teniendo en cuenta que esta era una edición de transición y que Casadesús recibió el encargo a medio hacer”, dijo.

El director artístico admitió que el espectáculo que más inquietud le generaba fue The Great Tamer (El gran domador), del griego Dimitris Papaioannou, un artista que se estrenaba en Barcelona con una obra a caballo del teatro físico y la performance, “un género poco clasificable” y que representaba la filosofía que impregnó su dirección. “Pero cuando vi que las entradas se iban agotando me tranquilicé mucho, si hubiera fracasado se me habría desmontado el proyecto”.