Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La poesía cosecha aplausos en la jornada de reflexión

Joan Margarit y Luis García Montero entusiasman recitando en Barcelona

En la jornada de reflexión de las elecciones catalanas, esta tarde en Barcelona, dos poetas, Joan Margarit, nacido en Lleida en plena Guerra Civil, y Luis García Montero, granadino, han elevado sus voces al unísono para recitar, el primero en castellano, el segundo en catalán, un poema sobre la libertad.

El público que ha llenado completamente el amplio auditorio de la Casa del Libro ha dejado brotar todo el entusiasmo que había contenido, educadamente, durante el recital, que ha sido un verdadero diálogo de altísima emotividad. Los aplausos han sonado atronadores. Una señora hasta entonces aparentemente imperturbable, incluso ha lanzado un “¡sí señor!, ¡bravo!”, más propio de un evento deportivo.

El poema La llibertat, de Margarit, ha cerrado por todo lo alto la lectura de versos de ambos (de sus respectivos libros Un hivern fascinant y A puerta cerrada, los dos poemarios en Visor) a la que él y García Montero se han entregado cada uno con su estilo lírico: íntimo el granadino, enfático, casi profético, Margarit.

“Una forma d'amor, la llibertat”, “una forma de amor, la libertad”, han concluido los poetas.

Ha sido imposible no vincular el encuentro, los dos poetas de lenguas distintas unidos por los versos y una conciencia cívica impecable, a la situación política y a lo que ha de pasar transcurrida la noche, en el día de incógnitas que está por llegar.

De hecho, ha reinado en el ánimo de todos la significación de la fecha (hasta ha habido quienes al sentarse en unos pufs junto a la cristalera que cierra la sala han evitado, respectivamente, los amarillos y los naranjas).

Lo ha expresado con sus palabras el crítico literario Jordi Gracia, que ha hecho de presentador de los poetas. Gracia ha destacado el respeto y la admiración mutua que se profesan García Montero y Margarit, de los que ha subrayado sus complicidades y cómo se complementan, y los ha puesto como ejemplo frente a la crispación de estos tiempos, recalcando que la poesía “tiene que ver con el rechazo a las formas del fanatismo ideológico” y “con la necesidad de restituir una forma de verdad más honrada” y más humilde”. Y sin duda más noble. Los dos poetas ya habían ofrecido el recital días antes, con impecable simetría (parafraseando a Blake), en la Residencia de Estudiantes de Madrid.

“La poesía es el territorio de la verdad y la honestidad”, ha aseverado Margarit. “un marco para entendernos”. Lo que ha provocado que alguien susurrase: "Igualito que la política”. García Montero ha señalado que “es urgente la poesía” y ha llevado al auditorio por territorios en los que lo personal y lo colectivo se fusionaban en palabras tan dolientes como hermosas.

Algunos poemas de la noche han sonado muy a propósito. Como Indulto o Injuries. Margarit ha recitado: “No puedo renunciar a la sensatez”. Y García Montero: “Hoy es ayer para decir mañana”.

Más información