Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Palau de les Arts de Valencia elegirá a su director por concurso y con sueldo de mercado

El patronato del coliseo reforma sus estatutos tras la dimisión de Livermore mirándose en el Teatro Real y el Liceu

El consejero valenciano de Cultura, Vicent Marzà, tras el patronato del Palau.
El consejero valenciano de Cultura, Vicent Marzà, tras el patronato del Palau.

El patronato del Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia ha reformado este miércoles sus estatutos para disponer de una estructura parecida a la del Teatro Real de Madrid o el Liceu de Barcelona, los dos grandes coliseos operísticos españoles. El Palau elimina el cargo del intendente [figura que aunaba dirección artística y gerencia], y que ocupaba hasta hace unos días el dimitido Davide Livermore (Turín, 1966), y elegirá a su sustituto por concurso público y con un sueldo equiparable al de mercado.

El recinto operístico diseñado por Santiago Calatrava permanecerá unos seis meses descabezado, el tiempo necesario para que se celebre el concurso público y se apliquen los nuevos estatutos, aunque no hay inquietud entre los responsables del Gobierno valenciano porque se queda al frente el segundo escalón, y la actual temporada de ópera y parte de la siguiente están ya cerradas, ha dicho el consejero valenciano de Cultura, Vicent Marzà, para tranquilizar los ánimos. 

El salario del próximo responsable artístico de la ópera de Valencia quedará abierto y no se especificará en las bases del concurso, para hacerla "comparable al valor de mercado" de otros espacios parecidos. Davide Livermore cobraba unos 135.000 euros brutos anuales, más del doble de lo que ingresa el presidente de la Generalitat Valenciana.

La reunión del patronato, prevista con anterioridad, se produce tras la sorpresiva dimisión el pasado martes del director de escena italiano Davide Livermore, quien alegó "trabas administrativas" para dejar el cargo. El detonante, según él reconoció, fue el último informe de los órganos de fiscalización de la Generalitat, que urgía al intendente a respetar el contrato de alta dirección que tenía y que era incompatible con sus colaboraciones con otros recintos de ópera. 

El consejero valenciano ha agradecido la labor de Livermore al frente de Les Arts aunque ha reconocido no poder estar satisfecho con el portazo con el que dejó el cargo y el rosario de críticas que dedicó a la actual Administración valenciana. "No voy a ser cómplice si hay un deseo de cerrar la ópera", dijo cuando hizo pública su marcha.

El Palau de les Arts se dota además de un presidente del patronato que no será político, sino una persona de la sociedad civil de reconocido prestigio. A la pregunta de si el cantante Plácido Domingo, vinculado al coliseo valenciano -concretamente en el centro de perfeccionamiento de jóvenes talentos que lleva su nombre-, podría ser uno de los candidatos más firmes a la presidencia, el consejero de Cultura ha respondido con un "podría" y "ojalá". Más tarde ha precisado que es pronto para ofrecer un nombre. 

El patronato ha abierto hueco también al Ministerio de Cultura para que se incorpore al Palau de les Arts como ya sucede con otros recintos como el Teatro Real o el Liceu de Barcelona, y potenciará que el mecenazgo privado colabore con el recinto cultural. "Nos gustaría que estos estatutos puedan servir para que Les Arts ocupe el espacio que merece entre los coliseos internacionales. La punta de lanza es y ha de ser la ópera", ha añadido Marzà, quien en respuesta a las críticas de Livermore ha subrayado que el coliseo no perderá "su vocación internacional".

La separación de la dirección artística de la gerencia económico-administrativa abre una nueva etapa en el Palau de les Arts, dirigido hasta 2015 por la intendente Helga Schmidt -a la que el ministerio público acusa de malversación de caudales públicos, prevaricación y falsedad documental, y a partir de entonces por Davide Livermore, que había dirigido el Centro de Perfeccionamiento Plácido Domingo durante la etapa de Schmidt.

Más información