Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Netflix rueda un documental sobre la campaña electoral en Cataluña

Gerardo Olivares y Álvaro Longoria dirigen un filme exclusivo para la plataforma para el que están entrevistando a políticos y activistas y mostrando la actualidad política y social

Un ciudadano con una bandera estelada colgada del cuello cruza la plaza Sant Jaume, en Barcelona, con banderas españolas el pasado 6 de diciembre.
Un ciudadano con una bandera estelada colgada del cuello cruza la plaza Sant Jaume, en Barcelona, con banderas españolas el pasado 6 de diciembre.

Netflix está rodando un documental sobre la campaña electoral en Cataluña y el procés. Desde hace unos días, los directores Gerardo Olivares y Álvaro Longoria están entrevistando a políticos, activistas y todo tipo de personalidades de diversas ideologías de la actualidad catalana para conformar un documental que refleje los distintos puntos de vista de los acontecimientos. Las cámaras están siguiendo también a los candidatos hasta la cocina de sus campañas, en reuniones internas con sus colaboradores más cercanos. La idea es que a través de la contienda se pueda trazar no solo un dibujo de la política catalana y el procés, sino también reflejar cómo se vive en la calle la actualidad. Este proyecto de Netfix refleja el interés que ha suscitado en el mundo la situación actual de Cataluña.

La plataforma digital ha aclarado a EL PAÍS que se trata de un documental exclusivo pero no original de Netflix: ellos lo pondrán a disposición de sus clientes, pero no lo producen. En España Netflix sí ha producido como originales series (Las chicas del cable, y en preparación tienen Élite y la segunda temporada de Paquita Salas) y películas (7 años y Fe de etarras). La plataforma asegura que aún no tiene fecha de lanzamiento del documental, aunque intentarán estrenarlo lo antes posible, siempre dependiendo de cuándo finalice el proceso de investidura del nuevo presidente de la Generalitat.

Para Gerardo Olivares este es su segundo documental político -en 2002 realizó Tíbet, libertad en el exilio-, pero tiene una amplia experiencia como director tanto de documentales de naturaleza como de largometrajes de ficción: es el único español que ha ganado la Espiga de Oro de la Seminci –con 14 kilómetros- y además ha realizado Entre lobos, Hermanos del viento o El faro de las orcas. Aunque es más conocido en la industria por su labor como productor, Álvaro Longoria es el realizador de los documentales The Propaganda Game –que se puede ver en Netflix, sobre su visita a Corea del Norte- e Hijos de las nubes, la última colonia, sobre el Sáhara. Rafael Portela produce el documental junto a Longoria y Olivares. Portela ha estado detrás de películas como Todas las mujeres, Lo mejor de Eva o La próxima piel.

Netflix ya produjo un documental sobre política europea con éxito: Macron: el camino a la victoria, que se estrenó semanas después de que, tras su fulgurante ascenso político, Emmanuel Macron se convirtiera en el presidente más joven de la historia de Francia. El gran referente en este género es Barack Obama: camino hacia el cambio (2009), en el que Amy Rice y Alicia Sams plasmaron 19 meses de campaña de Obama, desde que era solo un senador hasta su llegada a la presidencia de EE UU, y que fue comprado y estrenado por HBO. Finalmente en España el año pasado Fernando León estrenó Política, manual de instrucciones, que resumía las 400 horas filmadas en casi dos años de seguimiento a Podemos y sus líderes.

Según datos facilitados por Netflix, el 86% de suscriptores ha visto al menos un documental en su web desde que se abonó (según estimaciones de diarios económicos, la plataforma podría acabar el año con 115,54 millones de suscriptores a nivel global). En el mundo, los más vistos han sido los relacionados con crímenes reales, naturaleza y temas culturales. En España, los documentales de más éxito se inscriben en los géneros de ciencia y naturaleza y sociales. La compañía ganó unos 110 millones de euros entre junio y septiembre, cantidad muy superior a los 43,4 millones que ganó en el mismo trimestre de 2016. En España, según el panel semestral de hogares de la CNMC, Netflix ha vuelto a duplicar su número de suscriptores y en noviembre superó el millón de abonados.

El pasado mes de abril la vicepresidenta de documentales y comedias originales Lisa Nishimura aseguró a EL PAÍS sobre su posible producción de documentales: "Estamos estudiando un par de proyectos, nada específico que pueda contar de momento. Por primera vez, tenemos ya más suscriptores internacionales que estadounidenses. Nuestra iniciativa de documentales originales desde el principio acoge narradores de historias muy diversos. Nuestro primer documental extranjero no fue en inglés y estoy orgullosa de eso, porque establece la base de que es importante apoyar a cineastas de todo el mundo con diferentes fondos que puedan contar sus historias. Y eso es algo que vamos a continuar haciendo, incluyendo España".

Entre las series documentales más conocidas de Netflix están Making a Murderer, The Cuba Libre Story, Abstract: the Art of the Design, Chef’s Table o The Keepers. Y tiene un largo catálogo de documentales políticos. Además de Macron: el camino a la victoria, destacan Pásame con Roger Stone, sobre el ascenso y caída del más influyente asesor de Donald Trump, y Weimer, sobre la campaña del excongresista Anthony Weiner por la alcaldía de Nueva York y los escándalos sexuales que destruyeron sus ambiciones políticas.