Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Residente: “Ahora es políticamente correcto hablar mal de Trump”

René Pérez, el artista con más nominaciones a los Grammy Latinos este año, analiza el momento de los latinos en Estados Unidos

René Pérez, Residente, durante los ensayos para los Grammy Latinos.
René Pérez, Residente, durante los ensayos para los Grammy Latinos.

René Pérez, Residente, es el artista con más nominaciones en los Grammy Latinos que se entregan este jueves en Las Vegas. Lo es además por su primer disco en solitario después de Calle 13, un trabajo íntimo, de búsqueda de identidad personal, que se ha llevado nueve nominaciones en el año del reguetón y el Despacito. “Me pone contento que la Academia vea el trabajo y la música que estuve haciendo los pasados dos años”, dice Pérez. “Fue demasiado sacrificado todo, a nivel de tiempo, de viajes, de cansancio mental, de ponerte a escribir y tratar de hacer algo que te llene. Me puse bien preciso con este disco, trabajé cada sonido. Si necesitaba una voz de un lugar en particular iba a ese lugar y grababa. Es bonito que me den ese reconocimiento, y me ayuda a nivel de industria, aunque siempre trabajo pensando en mí”.

Residente recibe a EL PAÍS el día antes de los premios en una suite de hotel frotándose los ojos después de dos días de ensayos. El proyecto Residente es además un documental en el que relata esa búsqueda de los sonidos de su ADN. Dice que la misma “impulsividad” que le hace hablar sin pelos en la lengua es la que le empujó a embarcarse en esto. “Me ha ayudado a tirarme y lanzarme y hacer las cosas. Todo el mundo decía que estaba loco, que qué iba a hacer, que por qué iba a dejar lo que ya tenía con Calle 13 y hacer algo nuevo. Que por qué me voy a ir dos años a trabajar en diferentes países. Era mi proceso personal como artista y es algo que no pasa mucho. De verdad, no pasa”.

El resultado es un producto raro en el actual panorama de la música latina, y al mismo tiempo exitoso. “Yo estoy a favor de las cosas nuevas, de los movimientos nuevos, pero me da nostalgia el disco. Construir todo un disco, ahora se trabajan más sencillos. Yo necesito tener un disco que me cuente toda la historia. Simplemente creo que el disco es como una película, te cuenta una historia completa. Y una canción te cuenta una parte”.

En la gala de los Grammy Latinos quiere cantar Hijos del Cañaveral, una canción que va a dedicar a Puerto Rico en uno de los momentos más duros de su historia. El pasado septiembre, el huracán María arrasó la isla. Mucha gente carece aún de lo más básico. Residente estuvo allí dos veces llevando ayuda y la situación reafirmó su oposición a la dependencia de EE UU. “Cuando fui vi una isla devastada por el huracán. Sentí como una unidad de pueblo mucho más grande. Y comprobé lo que siempre he comprobado, que la situación colonial de Puerto Rico no nos favorece. La ayuda se demora, no nos pueden ayudar otros países porque hay leyes que lo prohíben. No pueden entrar productos de primera necesidad si vienen de Latinoamérica o Europa”.

“Tengo familiares que perdieron casas porque se inundaron. Aunque era de cemento, se inundaron y perdieron todo lo que tenían dentro. En la banda que va a tocar conmigo en los Grammy, de los 40 músicos, muchos perdieron todo y han venido aquí a tocar para representar a Puerto Rico”.

El disco de Residente coincide en un momento de gran explosión de la música latina en Estados Unidos. Pero al mismo tiempo es un tipo de música que tiene el peligro de reforzar estereotipos. “Si este país no se encarga de buscar que hay más música aparte de esa, el problema es de ellos, no de los músicos. Ellos son los que cargan con los estereotipos de lo que es un latino. Las palmas con coco, la piña colada, eso son ellos. Y lo comprueban una y otra vez en cada película que hacen. El latino tiene que ser de cierta manera, en su actitud, su personaje siempre tiene que ser de un tipo. Lo mismo pasa con la música. No es culpa de ninguno de los temas latinos que están sonando ahora el que la referencia del latino que tiene EE UU sea esa”.

Residente no tiene esperanza de que la mirada estereotipada de EE UU hacia el latino cambie a corto plazo. “Tienen a Trump de presidente”. Pero observa “cosas interesantes” en lo que está pasando con el actual presidente, que no se esfuerza en ocultar su desdén por los latinos. “Por ejemplo, ha activado el lado social dentro de artistas que nunca iban a decir algo y se sienten mucho más tranquilos hablando de Trump. Es políticamente correcto hablar mal de Trump. Tiene ese lado bueno. Espero que hablen también de otras cosas, como de Rajoy, y que no se quede todo en una cosa”.

Otra consecuencia positiva, en cierto sentido, es mostrar al país, o al menos a parte de él, tal cual es. Trump “ha hecho visible algo que siempre han tratado de esconder y es que este país es súper racista. Tienes que tener cuidado con lo que dices porque todo puede ser racista, pero es porque son racistas, entonces están híper conscientes de todo lo que pueda sonar racista. Tienen televisión para gente negra, música para gente negra, para gente blanca, todo dividido. Eso con Trump se ha hecho mucho más visible. Con Obama estaba escondido, todos éramos cool y todo estaba bien. Ahora salieron todos a flote. Ah, mira, mi vecino tiene la gorrita de Trump, y el de abajo, y el del colmado… Y eso está bueno en ese sentido. Porque los identificas, y cuando los identificas los puedes atacar”.

Más información