Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Alhambra implanta un nuevo sistema de ventas de entradas por Internet

El modelo evita la reventa y permite conocer el lugar dónde está el visitante

La Alhambra implanta un nuevo sistema de ventas de entradas por Internet Ampliar foto

La Alhambra cambia su sistema de venta de entradas. El recinto nazarí contaba hasta ahora con un modelo obsoleto y antiguo que impedía, por ejemplo, pagar con tarjeta de crédito en sus taquillas o que obligaba a que, aunque se adquirieran las entradas por Internet, hubiera que pasar –y generalmente sufrir una larga cola– por esas mismas taquillas. Ahora, el modelo cambia para actualizarse y permitir un sistema de acceso fluido y más cómodo para el visitante. Quien quiera visitar la Alhambra podrá conseguir las entradas desde su casa, pagarlas con su tarjeta de crédito e imprimirlas en casa. El Patronato de la Alhambra prevé así evitar la reventa, acabar con las tediosas colas y permitir una visita más placentera.

La Alhambra ha aprovechado para dirigir sus esfuerzos a acabar con la reventa y cualquier otro tipo de fraude, como el que ha acabado en los juzgados. Para ello, las entradas llevarán incluido un código QR único asociado al DNI o pasaporte de cada uno de los visitantes. En el caso de compra familiar o para un grupo, solo se podrán adquirir cinco entradas por operación y habrá que incluir el DNI o carné de cada uno de los miembros del grupo.

Durante la visita, la obligación de pasar la entrada por los diferentes lectores que se reparten por el recinto permitirá conocer en qué hora y lugar se encuentra cada uno de los visitantes. Las entradas podrán comprarse en los tres meses previos a la visita y hasta dos horas antes de comenzarla.

El nuevo sistema de entradas ha sido presentado por el director del Patronato de la Alhambra y el Generalife, Reynaldo Fernández, quien ha explicado que, los compradores recibirán en su correo electrónico información con recomendaciones sobre su visita así como algunas pautas de seguridad. Aquellos que se les olvide imprimir la entrada en casa podrán hacerlo en dos impresoras habilitadas para ello y situadas en la zona de taquillas del Generalife y en las inmediaciones del Palacio de Carlos V, en el edificio de la Estafeta.

El nuevo sistema de entradas se pone en marcha el domingo 1 de octubre y convivirá con el actualmente en uso hasta el 1 de enero del próximo año. A partir de ahí, el sistema actual –vigente desde 2007– desaparece por completo. La empresa concesionaria del servicio de entradas es Hiberus, radicada en Zaragoza y también a cargo de la gestión de entradas en el Museo del Prado o el Museo Arqueológico Nacional.

La venta de entradas en la Alhambra siempre ha sido un asunto con aristas. A finales de 2016 se dejó visto para sentencia el juicio por un presunto fraude en la venta y uso de entradas a los palacios nazaríes. El presunto fraude ocurrió entre 2002 y 2005 y se juzgó 10 años después. También ha ocasionado algún quebradero de cabeza a la dirección el uso que algunos visitantes locales hacían de las 18.000 entradas que la Alhambra pone a disposición de los granadinos de modo gratuito y que permiten visitar el palacio nazaríes de manera gratuita los domingos por la tarde.

Bolígrafos con entrada

Los técnicos observaron, según el Patronato de la Alhambra, la petición frecuente de entradas por algunas personas y posteriormente, en Internet, aparecían las habituales operaciones de compra de bolígrafos, por ejemplo, con regalo de entradas a la Alhambra. Precisamente por todo esto, la reforma del sistema de venta de entradas fue una de las prioridades de Reynaldo Fernández al asumir la dirección del Patronato alhambreño.

La Alhambra cuenta desde hace años con un número máximo de visitantes diario. Los palacios nazaríes, además, incluyen más restricciones: 300 personas como máximo en cada momento y con rotaciones cada media hora. En temporada alta, de abril a octubre, en el recinto –obviando el palacio de Carlos V, el museo de Bellas Artes y otros recintos situados en el entorno alhambreño– son algo más de 8.600 las entradas que se permiten en las 11 horas y media de apertura (de 8.30 de la mañana a 8 de la tarde). En temporada baja, solo se permiten 6.000 personas, con un cierre que se produce dos horas antes.

En el año 2016, la Alhambra fue visitada por 2.615.188. Esta cifra incluye toda la actividad cultural, educativa y turística generada en el recinto. La memoria del Patronato sobre ese año recoge datos curiosos: el 25 de marzo fue el día con más visitas (9.728) y el 15 de diciembre el de menos, con algo más de 3.000 personas. La ocupación fue del 100% solo 18 días del año y el mes más ocupado fue mayo, con 265.000 visitas. Enero, el que menos, con 138.000.

Seguridad

Reynaldo Fernández también ha explicado las medidas que la Alhambra está tomando en materia de seguridad. Con una inversión de dos millones anuales, Fernández ha enviado un “mensaje de tranquilidad” a todos los visitantes de la Alhambra. El director ha explicado que el Patronato sigue las recomendaciones de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Además, ha dicho, cuentan con videovigilancia y un equipo de seguridad personal que dispone de una unidad canina experta en explosivos y defensa personal. Además, tras los atentados de Barcelona, han instalado bolardos y maceteros en puntos estratégicos del recinto y han intensificado los controles en bolsas y mochilas.

Más información