Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Alhambra aumenta sus controles de seguridad ante la amenaza yihadista

La policía busca blindar el monumento nazarí, símbolo de Al Ándalus, tras las menciones del Estado Islámico

Control de seguridad a las puertas de la Alhambra, este verano.
Control de seguridad a las puertas de la Alhambra, este verano.

La Alhambra multiplicará sus controles y la seguridad ante la amenaza yihadista. Símbolo del esplendor cultural de Al Ándalus (siglo XIII) y referencia turística con sus 2,5 millones de visitantes cada año, el monumento nazarí está en el punto de mira de la propaganda yihadista. Tras los atentados de Barcelona y Cambrils, y las alusiones a nuestro país desde el Estado Islámico, las Fuerzas de Seguridad han decidido incrementar la protección del conjunto monumental ante la posibilidad de nuevos ataques terroristas. Solo la Sagrada Familia recibe como monumento más visitantes al año (3,6 millones) que la Alhambra y el Generalife.

Aumentarán los registros a los bolsos y mochilas de los turistas y se instalarán más maceteros y bolardos en los accesos al recinto. Son dos de las principales medidas que adoptará la policía para implantar el plan específico que atañe al monumento, y que quedó perfilado este martes en la ciudad andaluza en una reunión entre las Fuerzas de Seguridad, la Delegación del Gobierno y el Ayuntamiento de Granada, convocados a una junta de seguridad extraordinaria que ha avanzado el diario Ideal.

"La Alhambra ya es un monumento con vigilancia 24 horas y que cuenta con medidas muy importantes, entre ellas una unidad canina de la policía. Todo lo que tengamos que invertir a partir de ahora, se hará. Aunque no hay que crear paranoia", advierte el director de la Alhambra y el Generalife, Reynaldo Fernández. El conjunto monumental dispone ahora de un contrato de seguridad que asciende a casi dos millones al año y de momento realiza un escáner manual a los bolsos de los turistas por parte de los vigilantes, sin arcos de seguridad. La policía comunicará en breve al monumento todas las nuevas medidas de seguridad que considera necesarias para garantizar su seguridad con la alerta cuatro reforzada que impera en el país. "Todos los esfuerzos son susceptibles de mejora, pero hay que mandar un mensaje de tranquilidad", añade Fernández.

La Alhambra, referencia del ocaso territorial de Al Ándalus con el reino nazarí, representa junto a la mezquita de Córdoba uno de los puntos de peregrinaje cultural para el mundo musulmán y los turistas en general. Hace un año el Estado Islámico incluyó la Alhambra en uno de sus vídeos, aunque apareció solo en un fotograma con la imagen del monumento en una cinta de adoctrinamiento para los niños, incluida en su anhelo por recuperar Al Ándalus.

Las amenazas desde el Estado Islámico hacia España aumentaron unos grados la semana pasada después de que el grupo terrorista difundiera su primer vídeo en castellano para amenazar con más ataques, que ocupó casi toda la Península Ibérica y parte de Francia en su etapa de máxima expansión. El vídeo fue protagonizado por Muhammad Yasin Ahram Pérez, El Cordobés, un terrorista nacido en la ciudad andaluza que amenazó con atacar "a los cristianos españoles" por la "sangre derramada de los musulmanes" e incitaba a hacer la yihad.

Más información