El ‘caso rueda’ salpica al Gobierno de la SGAE

Mónica Fernández de Valderrama, miembro de la junta directiva, figura como investigada por el juez en el sumario del fraude en la música emitida de madrugada

Juan, Mónica y Pedro Fernández de Valderrama, en una imagen promocional de su grupo, Materia Prima.
Juan, Mónica y Pedro Fernández de Valderrama, en una imagen promocional de su grupo, Materia Prima.

La primera reacción de la SGAE, ante el estallido del caso rueda, fue un comunicado. En él, la entidad aseguraba el pasado junio: "La investigación no afecta a la SGAE como sociedad sino a algunos de sus asociados". Sin embargo, fuentes internas apuntaron ya entonces, de forma anónima, que en realidad la trama —que generaba ingresos millonarios gracias a la música emitida en televisión de madrugada— tenía raíces mucho más profundas, incluso en los órganos de Gobierno de la entidad. Y al menos un miembro de la junta directiva, Mónica Fernández de Valderrama, figura entre los investigados por el juez Ismael Moreno, de la Audiencia Nacional, tal y como figura en documentos del sumario, a los que tuvo acceso este diario. 

La creadora es conocida sobre todo como cantante de Materia Prima, el grupo que conforma junto con sus hermanos Juan y Pedro, que también están siendo investigados. En la junta de la SGAE, Fernández de Valderrama pertenece al colegio de Pequeño Derecho, que representa a los músicos y arropa a José Miguel Fernández Sastrón, el presidente de la entidad. El voto a favor de la artista fue uno de los 20 que permitió ayer al responsable superar una moción de censura que fue apoyada por 18 miembros de la junta. EL PAÍS trató de ponerse en contacto sin éxito con Fernández de Valderrama.

El caso rueda investiga la presunta trama entre socios de la SGAE y directivos de televisión para embolsarse millones multiplicando los ingresos por derechos de autor generados por las canciones emitidas en los programas de madrugada, que apenas cuentan con el 1% de audiencia. El juez Moreno calculó en su primer auto sobre el caso que el fraude ascendió a 100 millones entre 2006 y 2011, que perjudicó a los 120.000 socios de la entidad y que los cabecillas de la trama condicionaban el rumbo de la entidad e imponían gobiernos afines. Tanto que seis responsables, exdirectivos o socios de la SGAE afirmaron a este periódico que varios miembros de la junta fueron elegidos gracias a los votos de la rueda y hasta se beneficiaron de ella.

Años antes, en 2013, la SGAE ya lanzó una investigación interna sobre la trama. Se detectaron faltas "muy graves" por parte de algunos socios, pero la junta renunció a imponer condenas o sanciones ante el temor de que el caso hubiera prescrito. Eso sí, los directivos exigieron que se anularan todas las canciones registradas de forma irregular según la investigación, y que se recuperara de las cuentas de los implicados el dinero que sus derechos habían generado. Sin embargo, dos miembros de la junta votaron en contra de estas medidas, tal y como consta en acta: “[Mónica] Fernández de Valderrama y [Jesús] Glück no consideran que estos socios hayan falsificado ni robado”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS