Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cuántos niños conocen a Berlanga?

La Academia de Cine lidera un esfuerzo por coordinar todas las iniciativas educativas actuales de llevar cine a las aulas

Imagen de 'El espíritu de la colmena', de Víctor Erice, con Laly Soldevila como maestra y Ana Torrent en primera fila.
Imagen de 'El espíritu de la colmena', de Víctor Erice, con Laly Soldevila como maestra y Ana Torrent en primera fila.

Este año Italia va a destinar 12 millones de euros al cine en los colegios. Un ejemplo, como hay otros por toda Europa. En Dinamarca, una cuarta parte de los recursos económicos y de personal del Instituto de Cine está destinado a actividades dirigidas a los jóvenes. De ahí que un país con solo 5,6 millones de habitantes sea una potencia europea en la industria cinematográfica y exporte talento a Hollywood. Todos los estudiantes daneses de instituto acaban pasando por un estudio móvil y en clase se les enseña lenguaje audiovisual con cortos locales rodados ex profeso para ello y con claros mensajes antixenófobos y antidiscriminatorios,

¿Y España? Algún esfuerzo aquí y allá, pero ningún tipo de coordinación entre consejerías de educación de las diferentes autonomías y menos aún desde el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que engloba curiosamente ambos campos: la pedagogía y el séptimo arte. Ante este páramo la Academia de Cine ha decidido impulsar una plataforma que aúne todas estas iniciativas con vistas a ser más efectivas. Como cabezas visibles del proyecto, Mercedes Ruiz –maestra y coordinadora de la red social Cero en Conducta– y Fernando Lara –ex director de la Seminci y del ICAA–, que la semana pasada explicaron en la sede de la institución, antes de reunirse con el sector cinematográfico y tras los encuentros con la comunidad educativa, el borrador de lo que será su hoja de ruta. "El objetivo básico", explicaba Lara, "es plantear ante el Ministerio y las consejerías un documento de base con todos los planteamientos e iniciativas recogidas por la Academia. Así, Mercedes y yo hemos recogido todos los esfuerzos realizados desde el sector educativo. Y también nos hemos reunido con las escuelas de cine y filmotecas". Les falta por sentarse con las televisiones.

La clase de 'Amanece que no es poco', de José Luis Cuerda ampliar foto
La clase de 'Amanece que no es poco', de José Luis Cuerda

En ese documento base se ha acordado "establecer un comité de trabajo, un grupo permanente que integre educadores, cineastas y miembros de la industria cinematográfica". En realidad, todavía andan preparando bastante documentación y en la rueda de prensa en la Academia reconocieron no tener ni una memoria económica del proyecto. Pero sí han avanzado en comunicar todos sus esfuerzos para que los implicados sean conscientes de que existe esta plataforma. "Queremos hacer un análisis de la legislación según comunidades y estudiar si se cumple la legislación vigente. También vamos a elaborar un listado de aproximadamente unas 30 películas españolas que los alumnos deben haber visto antes de los 16 años", contaba Lara, que acertaba en una crítica a la educación actual española: "Se debe salir de la escuela sabiendo quiénes son Bardem, Berlanga, Saura…". El listado no lo hará la Academia, sino un comité especializado. "Creemos que habrá que incentivar la formación del profesorado, porque, como es obvio, si no has impartido esa materia no todos conocen la trayectoria del cine en general y del español en particular".

En estas reuniones, que han seguido estos días en encuentros con las televisiones, se están concretando detalles como la remuneración de esas películas usadas en centros educativos a los poseedores de sus derechos intelectuales. "Hay un gran entusiasmo por esta iniciativa entre los docentes", según Joan Álvarez, director de la Academia. Para Mercedes Ruiz, "sin legislación, con lo que hay hoy en marcha, sería facilísimo en septiembre que hubiera ya un primer impulso. A la industria queremos enseñarle que estamos impulsando una formación de audiencias. Al igual que en literatura, las editoriales y los autores dan charlas en los coles, pediremos a actores y directores que vayan a un centro donde hayan mostrado su trabajo. Y que se dejen grabar para que sus charlas podamos propagarlas a centros educativos rurales y alejados de las ciudades". Ambos remarcaron que todos los pasos se están realizando en comunicación con el ICAA, el organismo encargado del cine dentro de la Secretaría de Cultura.

"En Francia han cumplido 30 años llevando estudiantes a ver películas por las mañanas en salas comerciales", explica Fernando Lara

En el fondo, explicaban los coordinadores, queda la sempiterna duda sobre la educación en España: "¿Por qué sí hay un plan de lectura y no uno de alfabetización audiovisual?". reflexionaba en voz alta Lara. Ruiz desgrana las distintas posibilidades que hay de encajar el cine en los colegios: "Podría entrar como materia extracurricular, o dentro de Historia del Arte, como algún profesor ya ha hecho. En Primaria sería transversal, y en Secundaria ya sería asignatura, con educadores que conozcan los códigos. En algunos sitios ya existe Comunicación Audiovisual. La formación de ese profesorado saldrá del Ministerio de Educación, que reúne el diálogo y el consenso con las Comunidades".

Al final, que el habitual sinsabor de las comparaciones del cine español con el resto de Europa: "En Francia han cumplido 30 años llevando estudiantes a ver películas por las mañanas en salas comerciales. La iniciativa nació desde los exhibidores, que fueron los que ofrecieron sus cines a las autoridades educativas. La entrada cuesta 3 euros: uno va al exhibidor, otro al productor y otro a la organización. Hay becas para quienes no pueden pagar. En Aragón se hace algo similar desde hace 15 años con ello. ¿Por qué en Francia sí y en España en su conjunto no?". Y la pregunta se quedó en el aire.