Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Festival Internacional de cine de Mar del Plata

Leonardo Sbaraglia: “Los hombres seguimos siendo muy cavernícolas”

El actor argentino, que interpreta a un hombre cobarde en 'Era el cielo', cree que la violencia contra la mujer "nos daña a todos"

Leonardo Sbaraglia en Mar del Plata.
Leonardo Sbaraglia en Mar del Plata.

Leonardo Sbaraglia (Sáenz Peña, Gran Buenos Aires, 1970) es uno de los actores argentinos más conocidos y queridos por el público local. Tras el éxito mundial cosechado con Relatos Salvajes, este año ha vuelto a las pantallas argentinas con Al final del túnel, Sangre en la boca y ahora está en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata por el estreno de Era el cielo, una coproducción brasileña y urugaya dirigida por Marco Dupra sobre el tormento de un hombre que se obsesiona con las personas que abusaron de su pareja. Entre mate y mate asegura que todos los festivales se parecen y predomina en ellos una cierta ansiedad porque "siempre creés que tenés que estar en otro lugar donde no estás".

Pregunta. En Mar del Plata se ha visto Era el cielo, donde interpreta a un marido fóbico y cobarde. ¿Cómo preparó el personaje?

Respuesta. Al principio me dio la sensación de que era muy complejo y difícil contar cómo este hombre reacciona, que no se meta cuando a su mujer la están violando, y cómo justificar algo tan cobarde. Me sirvió hablar con Sergio Bizzio (coguionista) porque entendía bien la psicología del personaje. Este tipo siente que se muere, que lo van a matar. No genera empatía, pero el ser humano no siempre puede reaccionar de manera heroica, más bien casi siempre reacciona de manera más parecida a la de Mario.

“El ser humano no siempre puede reaccionar de una forma heroica”

P. Mario tiene además fobia al confinamiento, a los aviones, a la velocidad. ¿A qué le tiene miedo Leo Sbaraglia?

R. Decir que cada vez tengo miedo a menos cosas sería una afirmación demasiado valiente, pero a medida que uno va creciendo se da cuenta de que quiere hacer cada vez más cosas. Ver la vida desde el miedo es verla de forma reducida y limitada. Hay algo con el arte que tiene que ver con la exploración del ser humano, de saber que a todo hay que enfrentarlo, mirar el diablo a los ojos. El cine, la música, la escritura, el arte da la posibilidad de ver más allá porque trabajamos con lugares que se escinden de lo que es el bien y el mal y trabajan sobre lo que da miedo y valentía, desde un lugar más irracional. Pero todos los hechos que van estadísticamente dominando el mundo son terribles, las matanzas, las muertes, los holocaustos, los genocidios.

P. La película está marcada por otro hecho terrible, la violencia contra la mujer.

R. Sí, es terrible cuán desprotegidas están las mujeres. "Women is the nigger of the world", como decía Lennon. Todavía hay una gran desigualdad y me solidarizo con la lucha de Ni Una Menos porque es una lucha propia. Que exista esa forma de violencia es una forma de violencia que nos marca y nos daña a todos como seres humanos.

“En Argentina vivimos muy de cerca el sentimiento de lucha de Fidel”

P. Michel Houellebecq dijo unas semanas atrás que el hombre calla ante el avance de la mujer, pero que en realidad no ha cambiado. ¿Cree que es así, que los varones están descolocados?

R. No lo sé, porque en lo personal soy muy sensible a eso y me cuesta tomar distancia. Pero me parece que seguimos siendo muy cavernícolas y persiste la idea de poder, de posesión. Pensar que el hombre es de la mujer y la mujer del hombre en el rol matrimonial y de pareja me parece terrible. Tenemos que seguir luchando cada vez más por la propia individualidad y desarrollo.

Leonardo Sbaraglia en el Festival internacional de cine de Mar del Plata.
Leonardo Sbaraglia en el Festival internacional de cine de Mar del Plata.

P. Hoy ha quedado todo momentáneamente en segundo plano por la muerte de Fidel Castro. ¿Cómo la ve?

R. Simbólicamente y por todo lo que está pasando en el mundo parece el fin de una etapa. En Argentina admiramos mucho a la cultura cubana y vivimos muy de cerca ese sentimiento de lucha y de solidaridad. Mucha gente ha luchado heroicamente por la posibilidad de un mundo que creían que podría ser más humano. Hay cosas con las que uno puede estar más o menos de acuerdo, pero ha sido una etapa que ha significado muchísimo. En España viví como es la bajada de línea desde Europa sobre el Gobierno de (Hugo) Chávez, el de Fidel... pero es muy diferente desde acá.

P. ¿También cambia la visión de la cultura latinoamericana desde España?

R. Nosotros en España somos muy queridos. Creo que es de los lugares donde más nos aprecian, nos quieren y nos cobijan. Para mí España es mi segundo lugar, mi segunda casa. Estoy volviendo el año que viene para grabar una serie con Cesc (Gay).

P. Este año ha estrenado varias películas. ¿Cómo hace para salir de un personaje y meterse tan rápido en otro?

"La felicidad está en lo íntimo, en el amor, en el sexo, en acariciar a tu hija y si uno se pierde eso está perdido"

R. Tiene que ver con eso que decía antes, a medida que vas creciendo te vas dando cuenta de que los personajes no te usan a vos, sino que vos usás a los personajes. Me cuento a través de ellos y te hacen descubrir y abrir puertas.

P. ¿Qué puertas le quedan por abrir?

R. Diría hacer Hamlet, porque me lo han ofrecido y no lo he hecho. Pero creo que en cada personaje puedo hacer Hamlet. Cada vez te vas dando cuento que lo importante no es a dónde llegás, sino cómo llegás, el tránsito. Ves Mad Men y decís ¿qué mentira eso? Nos hicieron creer que ese era el mundo, el éxito y la felicidad, pero la felicidad está en lo íntimo, en las relaciones, en el amor, en el sexo, en acariciar a tu hija y si uno se pierde eso está perdido.

P. ¿El éxito no da felicidad?

R. Es lindo tener satisfacciones, consagraciones, alegría, dinero, pero eso tiene que ser un arma para encontrarse con uno, no para separarse de uno.

"En España somos muy queridos. Para mí es mi segunda casa"

P. ¿Cómo ve al cine argentino actual?

R. Se hicieron muchas películas y es buenísimo porque tenés más laburo y más posibilidades de aprender. Se generaron espacios de creatividad y uno tiene que luchar por eso. Me parece muy importante esta película uruguaya, porque en Uruguay se hacen muy pocas películas porque no hay mercado. Y uno tiene que favorecer eso, la diversidad de voces, no monopolizar el hacer, sino desplegar el poder, compartirlo. Probablemente eso en algún momento soñaron el Che Guevara y Fidel. Después les podrá haber salido con matices.