Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ministerio de asuntos pendientes

Fernando Benzo sucede a José María Lassalle al frente de la secretaría de Estado de Cultura Se ha dejado pasar una legistatura sin resolver los problemas más acuciantes del sector

El secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, en una entrevista en diciembre de 2015.
El secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, en una entrevista en diciembre de 2015.

La salida de José María Lassalle (Santander, 1966) de la Secretaría de Estado de Cultura evidencia que las aptitudes académicas no garantizan el éxito en la gestión política. El ministro de Educación, Cultura y Deporte, además de portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, no contará con este doctor en Filosofía del Derecho como secretario de Estado de Cultura. El cargo será desde ahora para Fernando Benzo (Madrid, 1965), hasta ayer subsecretario de Educación. Lassalle pasará al Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, donde será el nuevo secretario de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital.

Lassalle deja una larga lista de asuntos pendientes. La legislatura en política cultural ha estado marcada por un continuo enfrentamiento entre él y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. La política de recortes progresivos en los presupuestos de Cultura y la subida del IVA hasta el 21% para cine y artes escénicas y musicales (la más alta de la zona euro) han producido un tremendo daño en el sector de las industrias culturales y sus creadores. Además, el intento de sacar adelante la muy deseada en el sector ley de mecenazgo —proyecto estrella del PP en su programa electoral en materia cultural— quedó truncado en una mera y raquítica reforma fiscal que sigue provocando olas de frustración en los entornos empresariales más predispuestos a financiar proyectos culturales.

El último enfrentamiento entre Cultura y Hacienda tuvo como telón de fondo las dotaciones del Premio Cervantes y demás galardones nacionales. Tras el abrupto cierre presupuestario del pasado julio para cumplir con las normas de déficit europeo, Cultura se encontró con que no se habían liberado los 900.000 euros necesarios para tal partida. Las ayudas al cine y la reciente sentencia contra el canon digital también han afectado a la política de Lassalle, así como un hartazgo del sector a causa del mantenimiento del IVA.

El exdiputado del PP por Cantabria se va del ministerio por la puerta de atrás debido a una mezcla de errores propios y la forma de ejercer la política cultural por parte del Gobierno del Partido Popular. Hombre de cultura metido a político, no se ha entendido ni con el mundo de la cultura ni con el de la política. Nada más llegar al cargo (diciembre de 2011) prometió una ley de mecenazgo que acabó en vía muerta. Esa ley debía contrarrestar no solo los efectos devastadores del IVA, sino también la progresiva desinversión pública en el sector. Pero a la vuelta del verano de 2014, Lassalle ya dejó claro que no habría ley o que, como mucho, quedaría diluida en la reforma fiscal del Gobierno.

La legislatura en política cultural ha estado marcada por un continuo enfrentamiento con el ministerio de Hacienda"

El fiasco del canon

Su segundo gran fracaso llegó con el fiasco del canon digital. Poco después de su llegada, el Gobierno decidió que la compensación a los creadores culturales por las copias privadas de sus obras debía proceder de las arcas del Estado y no de las empresas de tecnología, y la cifró en cinco millones de euros. Hasta entonces las entidades de gestión de derechos de autor percibían unos 115 millones. No solo el Consejo de Estado avisó a Cultura de que el cambio sería contrario a la normativa europea. Posteriormente, en efecto, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea declaró ilegal la medida. La guinda llegó el pasado día 12, cuando el Tribunal Supremo tumbó el proyecto al considerar “inaplicable” el canon digital con cargo a los Presupuestos Generales.

El sucesor de Lassalle será Fernando Benzo, hasta ayer subsecretario del Ministerio de Educación. Benzo dirigió durante año y medio el estudio de arquitectura de Santiago Calatrava. Fue investigado a raíz de una denuncia de IU por presuntas irregularidades en el proyecto del Centro de Convenciones de Castellón, diseñado por el arquitecto, un proyecto que nunca se llegó a ejecutar. El caso se archivó en diciembre de 2014. Después fue asesor en el Grupo Popular del Parlamento Europeo hasta enero de 2012, cuando fue nombrado subsecretario del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Su trayectoria en el mundo de la cultura ha estado marcada como escritor de cinco novelas, varios relatos y una obra de teatro que le han valido premios. En el ámbito de la gestión ha pertenecido a patronatos como el del Museo del Prado, el Reina Sofía, el Thyssen, el Teatro Real y la Biblioteca Nacional. Es licenciado en Derecho por la Universidad Pontificia de Comillas y miembro del Cuerpo Superior de Administraciones Civiles del Estado desde 1994.