Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Venus de las trincheras

Hallado el relieve de una mujer desnuda en un puesto de mando republicano de la batalla del Ebro

La figura de mujer esculpida en una trinchera de la Batalla del Ebro.
La figura de mujer esculpida en una trinchera de la Batalla del Ebro.

Los viejos parajes de la Batalla del Ebro no dejan de librar sorpresas de aquel terrible tiempo de combates. La última no es el esqueleto desmembrado de un soldado o sus postreros, desesperados cartuchos, sino algo mucho más raro: una Venus de las trincheras.

Durante la excavación de un puesto de mando en la zona de Corbera d'Ebre, cerca de Les Camposines, investigadores de las universidades de Barcelona (grupo Dipatri) y de Glasgow —que trabajan con el apoyo de la Asociación Lo Riu—, han dado con la escultura en relieve de una mujer desnuda tallada en la arcilla endurecida de una trinchera.

De la figura, recostada, se ha perdido, ay, la parte superior, pero se aprecian perfectamente las rotundas piernas. El triángulo del pubis aparece remarcado, posiblemente con la bayoneta.

El triángulo del pubis aparece remarcado, posiblemente con la bayoneta.

“Podemos imaginar perfectamente al soldado aburrido entre combate y combate esculpiendo la mujer de sus sueños en las horas muertas”, señala Xavier Hernàndez, catedrático de Historia y responsable del departamento de Didáctica de las ciencias (Dipatri) de la UB. “Cualquiera que ha hecho la mili recuerda esas guardias inacabables en las que unos escribían a casa y otros hacían manualidades de todo tipo”.

La adscripción de la Venus no está del todo clara. Dos unidades republicanas establecieron sus puestos de mando sucesivamente en el lugar, un refugio troglodítico rodeado de una maraña de trincheras. En septiembre de 1938 se instaló el del batallón Palafox de la XIII Brigada Internacional, y, poco después, el del batallón británico de la XV Brigada Internacional. En el Palafox figuraba la célebre compañía de voluntarios judíos Naftalí Botwin —denominada así por el activista comunista judío polaco asesinado Izaak Naftalí Botwin—, una fuerza que resultó prácticamente aniquilida en los alrededores del lugar en las mismas fechas.

Trabajos de excavación del puesto de mando republicano.
Trabajos de excavación del puesto de mando republicano.

Hernàndez considera más factible que el autor de la escultura fuera un escocés melancólico o cachondo del batallón británico. Es una forma de agradecer los esfuerzos de los investigadores de Glasgow que encabeza el estudioso de las Brigadas Internacionales Alan Warren, cuyas aportaciones permitieron localizar el puesto de mando. Los escoceses del grupo han bautizado ya la escultura como Maggie Legs (las piernas de Maggie) y Corbera Venus.

Al no ser una estructura estrictamente de combate de primera línea, el puesto no ha arrojado el material típico de las trincheras. "No hemos encontrado municiones en abundancia ni armamento, sino apenas algún botón, unos cartuchos, trozos de útiles de metal”.

Hernàndez destaca que la iniciativa de excavar el centro neurálgico militar proviene de entidades científicas y de la sociedad civil, sin financiación de las administraciones. Mañana sábado, el equipo ofrecerá una jornada de puertas abiertas para visitar el emplazamiento, actividad que contará con la presencia de miembros de colectivos de recreación histórica ataviados con uniformes de la Guerra Civil. La Venus estará como en casa.