Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mistura dispondrá en 2017 de un recinto construido para la feria gastronómica

El gran certamen peruano se defiende de las críticas de este año y mira al futuro

Una de las numerosas brasas de chancho (cerdo) al palo, el plato más popular en Mistura.
Una de las numerosas brasas de chancho (cerdo) al palo, el plato más popular en Mistura.

La principal feria gastronómica de Perú, Mistura, fundada hace nueve años por Gastón Acurio, el chef y mayor promotor de la cocina peruana en el mundo, arrancó duras críticas el fin de semana pasado, aunque sus organizadores, visitantes y participantes se mostraron satisfechos. Un día después del cierre del domingo, Bernardo Roca Rey, presidente de la Asociación Peruana de Gastronomía (APEGA), visitaba el terreno donde construirán el recinto ferial para tener mejores condiciones en 2017. Mistura se realiza desde 2013 en la Costa Verde de Lima, un espacio de casi dos hectáreas, al lado del mar y de difícil acceso de transporte público. La oferta se distribuye en unos 300 puestos: los de un mercado de productores llegados de todo el país, los kioskos de restaurantes bien seleccionados, y otros pabellones de postres y pisco, la bebida nacional, un aguardiente de uva con denominación de origen.

Roca Rey destacó la buena voluntad de los mejores chefs peruanos, que prepararon platos que luego vendían a dólar y medio. “Dos de los restaurantes peruanos listados en San Pellegrino [Central que ocupó el cuarto lugar, y Maido, el decimotercero] fueron a cocinar platos de cinco estrellas explicando a los señores del mercado cómo hacerlos bien”, comentó.

Cada año, APEGA gasta de tres a cuatro millones de dólares en tender las redes (de electricidad y telefonía) y construir la infraestructura en la Costa Verde. “No hemos perdido este año, y aunque aún no tenemos las cifras, bordearon las 50.000 personas diarias en 10 días”, añadió el presidente de la asociación responsable de Mistura.

“La gastronomía peruana ha llegado a su consolidación, sabemos lo que hacemos y eso nos ha permitido invitar a cocinas extranjeras a esta feria, no nos van a bajar el perfil. Es una cocina con frutos de la biodiversidad, de muchas regiones, es pluricultural, y con artesanía en la forma de presentar los platos”, describió Roca Rey, quien resaltó el intercambio que se produjo entre los cocineros peruanos y mexicanos, indios y marroquíes que llegaron por primera vez.Sin embargo, reconoció que en la Costa Verde, sin disponibilidad de agua potable, los restaurantes de cinco estrellas no podían establecerse durante los días de feria: “No va con sus estándares, por eso el próximo año tendremos un lugar construido, ya disponemos de un espacio”, anotó.

Para el presidente de APEGA, el futuro de la gastronomía peruana está en un mayor trabajo con los productores y agricultores para que sea un eje de desarrollo, una idea de la que es pionero Acurio, para que toda la cadena del negocio sea exitosa. Aunque Acurio se desvinculó de la organización de la feria hace algunos años, sigue visitándola para conocer a nuevos cocineros.

Más información