Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueve momentos que no deberían faltar en el documental de Hugol

El astro mexicano se suma a otros futbolistas que han retratado su vida en el cine

Hugo Sánchez, durante un partido del Madrid en 1993.
Hugo Sánchez, durante un partido del Madrid en 1993.

El mejor regalo que Hugo Sánchez puede recibir por su cumpleaños es un documental sobre él mismo. Con 58 años recién cumplidos, Hugol, como le dicen, recibirá un homenaje cinematográfico en forma de documental que será dirigido por el mexicano Francisco Javier Padilla.

“Nunca se le había hecho una película al más grande futbolista de México. Decidí buscarlo. Le comenté a Hugo de la idea de hacer el documental y primero tuve que arreglarlo con su representante José Manuel Sanz. La gestión fue de 11 meses”, comenta Padilla. Ahora, el Pentapichichi puede sentirse, de nueva cuenta, en la élite de la historia del fútbol. Podrá estar al nivel cinematográfico de Diego Armando Maradona (Amando a Maradona, 2005 y Maradona by Kusturica, 2008) y Pelé (Pelé eterno, 2004 y de Pelé, el nacimiento de una leyenda, 2016).

El documental se empezó a grabar desde el 2014 y se ha indagado en la vida de Hugo a partir de las voces de excompañeros, familia y rivales, como el argentino Ricardo La Volpe. “Queremos retratar la epopeya de un personaje que rompió paradigmas y también ver sus debilidades”. Francisco Javier Padilla estima que el estreno del documental esté listo en el 2017, fecha en la que se cumplen 20 años del retiro de Sánchez.

Aquí nueve momentos que forjaron al ‘niño de oro’ mexicano y que no deberían faltar en el documental:

El cachorro puma

Cursó el bachillerato y la licenciatura de Odontología en la UNAM. Desde los 11 años se forjó como delantero en el equipo de la universidad. Se estrenó en la primera división con 18. Durante cinco años marcó 104 goles y rebautizó la chilena por huguiña.

El odontólogo … de comerciales

En 1981, Hugol se graduó como Cirujano Dentista por su tesis Patología de glándulas de la cavidad oral. A pesar de que no ejerció como odontólogo, sí lo hizo a través de un par de anuncios publicitarios de pasta dental.

El colchonero

Hugo ganó el título con Pumas y el Atlético de Madrid lo fichó. Se convirtió en el primer mexicano en triunfar en la Liga española. Estuvo cuatro temporadas, ganó una Copa del Rey y una Supercopa de España. Le ganó la batalla al racismo y cambió los gritos de “indio” por los aplausos.

En la cumbre merengue

A un año de la Copa Mundial de México 86, Hugo Sánchez se convirtió en el jugador del Real Madrid. Se hizo con cinco títulos de goleo de manera consecutiva y la misma cantidad de ligas. Sus goles fueron la envidia de cualquier otro delantero. Uno de ellos lo hizo el 10 de abril de 1988 contra el Logroñés. Una acrobacia suspendida en el aire.

Sequía de triunfos con México

Hugo Sánchez quedó en deuda con su país. No logró llevarlos a la cúspide del fútbol internacional. Tuvo la oportunidad de hacerlo en el Mundial en México, pero sus goles escasearon. Sólo marcó contra Bélgica y falló un penal en el último minuto contra Paraguay. La camiseta verde no fue lo suyo.

El último alarido

Hugo se retiró en 1997 con el Atlético Celaya, un club que había conjuntado a las figuras del Real Madrid: Emilio Butragueño y Míchel González. Su gol de despedida fue en el Estadio Hidalgo contra Pachuca.

El enemigo

En los ochenta Hugo no paraba de anotar. Una de sus víctimas fue el guardameta argentino Ricardo La Volpe. En 1995 coincidieron en el Atlante, pero el carácter de líderes los alejó. En 2002 el sudamericano se convirtió en entrenador de la selección mexicana, algo que al Pentapichichi no le agradó y lo criticó públicamente.

Hugo, el analista

Hugo Sánchez tuvo éxito como entrenador de Pumas en el 2004 cuando ganó un bicampeonato de liga. Después fracasó como seleccionador de México, del Almería, Necaxa y Pachuca. Optó por convertirse en comentarista deportivo. Ha mantenido una riña con el periodista David Faitelson.

Tras un micrófono

Hugol no se quedó con las ganas de ser cantante. En 1981 entonó la canción Tras un balón. Una oda desafinada al fútbol en la que describe su sentir tras anotar un gol. Fue la única vez que el goleador mexicano incursionó en el terreno de la balada.

Más información