Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

George Clooney: “Donald Trump no va a ser presidente de los Estados Unidos”

Jodie Foster presenta fuera de concurso ‘Money Monster’, un ‘thriller’ sobre la crisis financiera

Los actores y la directora en Cannes

“Donald Trump no será presidente de los Estados Unidos, porque el miedo no es algo que sirva para manipular a nuestro país. Cuando se haga aterrizar al fenómeno Trump, veremos cómo cambia la situación. Solo se habla de su discurso, de la forma, no del fondo, y aún no le han hecho las preguntas pertinentes, que pongan en su lugar sus palabras. Que haya cadenas de noticias de 24 horas no quiere decir que haya noticias distintas cada rato, sino que se repite lo mismo una y otra vez. Esta película habla sobre ese proceso, en el que hemos perdido la capacidad de investigar y sacar a la luz los hechos”. Así de contundente se ha mostrado este mediodía George Clooney en el Festival de Cannes, cuando le han preguntado en la rueda de prensa de Money Monster por la posibilidad de que Donald Trump se convierta en noviembre en el elegido para presidir Estados Unidos.

Al lado de Clooney, Jodie Foster y Julia Roberts, directora y coprotagonista respectivamente del filme, asentían con la cabeza. Minutos antes, el cineasta había tocado el tema de otra manera, mucho más bromista, cuando un periodista iraní le dijo que cuando le miraba, veía a un posible futuro presidente de los Estados Unidos. “Lo dice alguien que viene de Irán”, respondió entre risas.

Money Monster, que se estrenará en España el 8 de julio, es un thriller con rehenes, pero también se mueve en ese lado cómico. Sería el resultado de sumar Network, un mundo implacable; Plan oculto; y las españolas El desconocido y El mundo es nuestro: un tipo normal y corriente toma como rehén al presentador de un programa de televisión —más show que informativo— sobre información bursátil: el hombre (Jack O’Connell) invirtió todo su dinero en la recomendación que ese gurú (Clooney) hizo acerca de un empresa de inversiones que se ha hundido en Bolsa y que ha perdido 800 millones de dólares de sus clientes. La justificación: un error de software del algoritmo que calcula las inversiones. En realidad, mientras secuestrador y presentador viven esa tensa situación en directo, a la vista de todo el mundo, desde la sala de control la productora del programa (Julia Roberts) descubre el tejemaneje que esconde el director de la compañía (Dominic West).

Por presentar un thriller inteligente en Cannes, Foster se ha confesado feliz: “En el guión había grandes ideas, y algunas de ellas implicaban dinámicas entre personajes. A mí me gusta mucho trabajar las relaciones entre los actores. Esta película tiene un presupuesto medio, pertenece a un gran estudio [Sony], es de género y pretende llegar a todo el público posible. Pero también pretende contentar al espectador inteligente, gente que quiera saber algo más. Como hace pensar y sentir, creo que este filme pertenece a Cannes”. Por cierto, se cumplen 40 años de la presentación en el certamen de Taxi Driver, y la cineasta lo ha recordado: “Fue un momento extraordinario. Tenía 12 años y era un festival más caótico, sin vallas que te separaran de los fotógrafos, por ejemplo. Así arrancó mi carrera como actriz [en la que ya ha logrado dos oscars] . Cuatro décadas después vuelvo como directora y me apasiona estar al lado de Almodóvar o Jarmusch”. Money Monster participa en la Sección Oficial, aunque fuera de concurso.

En la película, Clooney baila y hace el payaso, porque así arranca el programa semanal su personaje. “Le avisé a Jodie. Soy un terrible bailarín. Me pusieron a una joven y talentosa coreógrafa que al final me pidió que no dijera a nadie que ella tenía alguna relación con mis bailes”. Más en serio, y reflexionando sobre cómo ha cambiado la televisión desde los tiempos que mostraba su Buenas noches, y buena suerte y esta Money Monster, el cineasta comentó: “En esta evolución se ha cruzado la línea que separaba las noticias y el entretenimiento. Y esa peligrosa combinación afecta directamente a la vida real. El problema es que se hacen informativos para ganar dinero”. Y sobre ese personaje, una celebridad que se balancea entre la vanidad y la vulnerabilidad, Clooney adujo: “A lo mejor yo soy así. Se parece a los papeles que hago en las películas de los Coen, tipos que se creen listos hasta que descubren que son los más tontos. Intento prestar, en la vida real, atención a lo que me cuenta la gente, sus sentimientos y afectos… y puede que así ellos no se den cuenta de que soy más tonto que ellos”.

Jodie Foster también ha reflexionado sobre su carrera como directora, ya que Money Monster es su cuarto largometraje detrás de las cámaras: “El casting es la decisión más importante, porque luego no puedes cambiarlo. En mi primer filme, El pequeño Tate, intenté controlar demasiado a los actores. Mala idea. He madurado. Ahora siguen mis instrucciones pero tienen su espacio para expresarse. Y esta es una película de personajes, con tres papeles femeninos poderosos, que mandan sobre los hombres. Tal vez porque a estos hombres les mueve un gran miedo al fracaso y a decepcionar a esas mujeres. Ese es un logro de los guionistas”.

Para Julia Roberts, en cambio, es su primera vez en Cannes. Espera repetir más, aunque siempre como actriz: “Tengo claras mis limitaciones, entre ellas mi incapacidad para no poder responder muchas preguntas en poco tiempo, algo fundamental para dirigir. Dibujar, tocar el chelo, dirigir… Lo envidio, pero no entran en mi vida. Yo pongo mis habilidades interpretativas en manos de un director”. Y sobre el incremento de las medidas de seguridad en el certamen, comentó: “No me siento insegura rodeada de esta gente. Con uno de mis mejores amigos, George, con una cineasta a la que siempre he admirado, con gente de talento… Si hasta está Dominic West, que interpretó a mi novio en La sonrisa de Mona Lisa. Es mi primera vez aquí, en esta celebración del cine. Nada puede estropearme este escenario perfecto”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >