Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAURA GARCÍA LORCA | PRESIDENTA DE LA FUNDACIÓN DEL POETA

“Nunca pensamos en vender el legado de Lorca”

Laura García Lorca acusa al Ministerio de Cultura de sembrar dudas sobre el cuidado de la herencia del artista

Laura Garcia Lorca, presidenta de la fundación Garcia Lorca, posa en la Residencia de Estudiantes de Madrid. / EL PAÍS VÍDEO / Quality

Sobrina de Federico García Lorca, nieta de Fernando Giner de los Ríos, Laura García Lorca, presidenta de la fundación que lleva el nombre del poeta y alberga su notable archivo, sale de su habitual discreación para responder a la “afrenta” del Ministerio de Cultura al que acusa de sembrar dudas sobre el cuidado del legado por la repentina prisa con la que se ha tramitado la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC).

Pregunta. Cualquier noticia sobre Lorca sigue teniendo un gran impacto incluso internacional. ¿Por qué?

Respuesta. Porque es un clásico como autor; y por su personalidad, su simpatía, su vida... Todo forma parte de un todo en el que es difícil separar su vida, su obra y su asesinato. Pero lo fundamental es su obra. En la época de mayor represión en China, un grupo disidente de poetas adoptó la palabra verde como símbolo de libertad al descubrir un libro de Lorca.

P. ¿Es difícil llevar esa carga simbólica?

R. Es una responsabilidad que asumió la familia en 1936 cuando lo asesinaron. Sus padres eran conscientes de la importancia de su hijo y sus hermanos se convirtieron en los conservadores de su obra y legado. Desde que se exiliaron a Nueva York hasta que se volvió a España en 1982. Su hermana Isabel consultó a la familia, si estábamos de acuerdo en donar nuestro patrimonio para crear la Fundación García Lorca. El legado incluía manuscritos, cartas, dibujos, obras tan valiosas como los óleos de Dalí que se vendieron al Museo Reina Sofía para financiar la fundación. Cuando iniciamos el proyecto del Centro García Lorca en Granada incluimos perfiles más profesionales...

P. Proyecto que trabajan con el Ministerio de Cultura, la Junta andaluza, el Ayuntamiento y la Diputación de Granada...

Lo insultante es que se declare BIC a espaldas a la fundación”

R. Por eso es incomprensible que un secretario de Estado en funciones, José María Lassalle, tome la decisión a espaldas de la fundación de declarar el legado de BIC [lo hace la Comunidad de Madrid, competente en la materia, a instancias del Ministerio], lo que es una buena decisión. Se podía haber tomado antes. Lo insultante es que se haga a espaldas a la fundación y proyectando una sombra de sospecha sobre lo que hace la fundación con el legado, como si tuviera que actuar de repente para salvarlo de un peligro.

P. ¿A qué lo atribuye?

R. No lo sé. Puede encubrir otros problemas, como el conflicto entre el Consorcio y la Fundación porque cambiaron el pasado año los términos del convenio firmado en 2007 para quitarle peso a la fundación o excluir a la Residencia de Estudiantes [que hoy cobija el legado de Lorca], entre otras cuestiones.

P. Lassalle manifestó esta semana: “No podemos permitir que su herencia se nos escape”. ¿Han intentado vender el legado?

Pedimos a Christie’s que lo tasara en 2008 y valoraron el archivo en 20 millones

R. De ninguna manera. Hemos intentado poner en marcha ese centro de alcance internacional [abierto sin el legado el pasado año y con gestión municipal].

P. El Ministerio insiste en que sí les comunicaron la intención.

R. No. Llegó una comunicación ya con el trámite hecho. En ningún momento fuimos informados. Nos llegó una carta de la directora de Patrimonio de la Comunidad de Madrid ya comunicándonos lo del BIC.

P. ¿Cuánto vale el legado?

Es interesante para muchas instituciones pero queremos que se quede en Granada

R. En 2008 pedimos a Christie’s en Londres que lo tasara y lo valoraron en 20 millones

P. Pero han tenido ofertas, ¿no? De la Universidad de Austin, por ejemplo, que compró el legado de García Márquez.

R. Ha habido interés. Pero ninguna oferta ni contacto directo. Es un legado interesante para muchas instituciones, claro. Pero queremos que este archivo se quede en Granada.

P. ¿Y el Ministerio nunca ha intentado comprarlo, como ha hecho con el legado de la agente literaria Carmen Balcells?

R. Nunca hemos pensado en vender el legado. Ni el Ministerio nos ha hecho una oferta ni nosotros lo hemos ofrecido jamás.

P. ¿No se plantearon vender una parte para aliviar los problemas financieros de la fundación?

R. No.

P. ¿Esos problemas se derivan sobre todo de la gestión del antiguo secretario, Juan Tomás Martín, al que denunció por supuesta falsedad documental y apropiación indebida, y que dejó un agujero de unos cuatro millones?

R. Y de las gestiones y programas que he llevado a cabo la Fundación, porque el edificio debía haberse inaugurado en 2009. La fundación nunca dejó de generar programación y actividades. Además, el edificio de 4.500 metros cuadrados, fruto de un concurso internacional con un jurado presidido por Rafael Moneo, ha tenido sobrecostes y se ha tenido que modificar para incorporar una churrería. Nada fuera de lo normal.

P. ¿A excepción del secretario?

R. También las instituciones creían que llevaba bien la gestión, hasta el punto de que le nombraron gerente del Consorcio, a propuesta del Ministerio y de la Junta. Cuando supimos lo que se había llevado entre 2009 y 2010... Por su contrato con la fundación se debía llevar un 4% de las cantidades que él lograra, pero lo falsificó y subió esa cifra al 15% y del total. El caso está en instrucción.

P. ¿Cómo se puede solventar la situación y trasladar el legado de Madrid a Granada?

R. Hay que llegar a un acuerdo sobre los estatutos y entre todos hay que asumir las deudas. Es una situación delicada, pero el centro merece la pena.

P. El 18 de agosto se cumplirán 80 años de la muerte de Lorca y los derechos de propiedad intelectual pasarán a ser libres. ¿Cambiará la situación?

R. No. La fundación es propietaria del legado físico. Sólo cambiará que los familiares dejaremos de percibir los derechos. La obra es de muy fácil acceso y está presente en todo el mundo.

P. ¿Por qué no es favorable a las excavaciones en busca de los restos del poeta, que ahora parece que van a reactivarse?

R. La familia siempre ha estado de acuerdo. Nuestros abuelos, nuestros padres nos ha transmitido un sentimiento claro de respetar el lugar donde pueda estar. Defendemos la protección de todo ese lugar para la memoria histórica, el lugar donde se fusiló a más de mil personas en una de las represiones más salvajes en España. Y que Federico García Lorca esté mezclado con los restos de las otras víctimas asegura que, de alguna manera, se recuerde a todas. Nos gustaría que su nombre estuviera en orden alfabético entre los de todas las víctimas. Y tampoco es agradable la atención mediática que suscita un hecho tan personal e íntimo de escarbar entre los restos humanos de un familiar. Aunque nunca hemos querido impedir que los familiares de otras víctimas lo hagan. Es un derecho que comprendemos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >