Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tras (todos) los pasos de Hitler

Un volumen de 2.400 páginas detalla los lugares que visitó el líder nazi cada día de su vida

Hitler en 1940, junto a Speer y Arno Breker. En el ángulo, filmando, Walter Frentz. La foto es de Hoffmann.
Hitler en 1940, junto a Speer y Arno Breker. En el ángulo, filmando, Walter Frentz. La foto es de Hoffmann.

¿Qué lleva a alguien a ocupar la mayor parte de su vida en investigar de forma obsesiva dónde, cuándo y con quién estuvo uno de los mayores asesinos de la historia? Harald Sandner es la persona indicada para responder a esta pregunta. Acaba de publicar su obra Hitler. El itinerario, en cuyas 2.400 páginas distribuidas en cuatro volúmenes reconstruye paso a paso el recorrido del dictador nazi, desde su nacimiento, en la localidad austriaca de Braunau en 1889, hasta su suicidio en su búnker berlinés, 56 años más tarde. El libro no aporta nuevas ideas o interpretaciones de su carrera criminal. Tan solo fríos e incontrovertibles datos.

4 de octubre de 1929. Hitler conoce a Eva Braun, de 17 años, en el estudio de fotografía Hoffmann de Múnich. Hoffmann la presenta como “nuestra formal señorita Eva”. Hitler la invita de forma espontánea a la ópera.

5 de octubre de 1929. Mudanza a la plaza Prinzregente, número 16, con la sobrina Geli, el ama de llaves Anni Winter y su marido Georg. Esta dirección constará como lugar oficial de residencia de Hitler hasta su muerte.

Y así a lo largo de los más de 20.000 días de vida de Hitler, 4.000 de los cuales estuvo al frente de Alemania.

A la pregunta de qué aporta tanto detalle sobre las andanzas del dictador, Sandner responde con las palabras de la filósofa Hannah Arendt: “El traslado geográfico del poder suponía que nadie podía situar el aparato del régimen más allá de la voluntad del führer”. “Donde estaba Hitler, estaba el poder”, añade el autor. Y por lo tanto saber a dónde iba y con cuánta frecuencia da pistas sobre los vínculos creados en los 12 años de régimen nazi.

Sandner cita varios ejemplos. Según sus investigaciones, el líder nazi visitó la empresa Krupp en Essen (al oeste de Alemania) hasta en diez ocasiones, y no cuatro o cinco como hasta ahora se pensaba. Se ha repetido la idea de que al führer no le gustaba Hamburgo, quizás por el ambiente abierto y mezclado de esta ciudad. Sin embargo, el autor de El Itinerario contabiliza hasta 75 los días que Hitler pasó allí. Tras esta obra, predice el diario Süddeutsche Zeitung, algunas ciudades tendrán que reescribir su historia durante el nacionalsocialismo. El libro también recoge la famosa visita de Hitler a Franco en la frontera franco-española el 23 de octubre de 1940 con una fotografía en la que el dictador español hace el saludo fascista.

Una obra tan inusual como esta —a un precio también inusual: 399 euros o 499 con CD— se explica por distintos motivos. Por una parte, el autor recurre a su propia biografía. Nacido en Coburgo, localidad de Baviera pionera en adherirse al régimen nacionalsocialista, Sandner es hijo y nieto de nazis convencidos. “Soy el primer demócrata de mi familia”, asegura en el búnker de la II Guerra Mundial elegido por la editorial para presentar la obra a un grupo de corresponsales extranjeros en Berlín. Pero no solo influyen motivos personales. El autor ha querido rellenar los huecos que aún quedan en torno a la biografía del dictador. Sandner, que se define como “la persona que probablemente tenga más datos de Hitler en la cabeza” detectaba un sinfín de fallos en biografías y documentales, y quería atajar ese problema.

Hace 33 años que la industria alemana vivió una revolución con la publicación de los diarios de Hitler. Poco más tarde se sabría que lo que la revista alemana Stern había vendido como una exclusiva mundial era en realidad una falsificación. Hitler. El itinerario no suscitará el interés de esos supuestos diarios, pero sí servirá para esclarecer detalles poco conocidos de un personaje que 70 años después de su muerte aún despierta un interés mayúsculo y que sigue presente en el debate público en Alemania.